Bienvenido a la Hermandad del Valle
    Búsqueda

    Menú
· Inicio
· Presentación
· Recomendar
    Publicaciones
· Altar Mayor
· El Risco de la Nava
· El Brocal
    Envíos

Si deseas recibir nuestras publicaciones por correo electrónico, además de otras noticias de la Hermandad, indícanos tu dirección de correo-e:

Suscribirte
Cancelar suscripción

Dirección:

El Risco de la Nava
El Risco de la Nava - Nº 153
Lunes, 17 febrero a las 11:08:39

El Risco de la Nava

GACETA SEMANAL DE LA HERMANDAD DEL VALLE DE LOS CAÍDOS
Nº 153 – 11 de febrero de 2003

SUMARIO

  1. El Tejo: Entendimiento generacional, por Antonio Castro Villacañas
  2. Al-kanziyya: Habas contadas, por Aquilino Duque
  3. Utilidad del Parlamento, por Miguel Ángel Loma
  4. La crisis iraquí y el pensamiento único, por Kassler
  5. Significado de Europa para los Suramericanos, por Alberto Buela
  6. El sindicalismo alemán, un ejemplo para España, por Eduardo Acero Sáez
  7. La ONU, EE.,UU. Y ONGs promovieron esterilizaciones en Perú, de Zenit


EL TEJO
Por Antonio Castro Villacañas

ENTENDIMIENTO GENERACIONAL

«Las diferencias generacionales son esenciales en política: explican, por ejemplo, que Nicolás Sartorius, Rodolfo Martín Villa y Javier Solana puedan entenderse siempre, y que José Antonio Girón y Adolfo Suárez no llegaran a comprenderse nunca».

Tan luminosa teoría científica es propia del siempre asombroso Javier Tussel, preocupado por «situar a cada cual en el puesto que le corresponde».

Mi natural torpeza me impide comprender en virtud de qué afinidad generacional se entendieron Rodolfo Martín Villa, Adolfo Suárez y José Antonio Girón mientras Franco vivía, pues no consta que los jóvenes y el maduro dieran nunca a entender otra cosa, y cuáles son las diferencias generacionales existentes entre Rodolfo, Adolfo, Javier Solana y Nicolás Sartorius, por ejemplo, causantes de que ninguno de los cuatro (y otros muchos de sus coetáneos) se hayan llegado a comprender nunca del todo, a pesar de que cada uno de ellos -y especialmente el Duque y sus afines- se han caracterizado siempre por estar dispuestos a entenderse con cualquiera que favorezca sus particulares intereses.

No quiero entrar ahora a discutir o valorar la teoría histórico-política de las generaciones, tan cara a Ortega y Gasset y a Julián Marías. Me limito a resaltar que, sin perjuicio de aceptar otras posiciones, parece evidente que no todos los componentes o integrantes de una generación están siempre dispuestos a entenderse o a comprender sus diferencias, pues no en balde han existido y existen entre ellos disensiones -más o menos justificadas o explicables- que producen o han producido separaciones, escisiones y hasta dolorosas guerras civiles. Por eso me limito a esperar que el insigne Javier Tussel nos explique algún día cuál es la clave generacional motivadora del fracaso de la II República, si se diferenciaban mucho en edad los combatientes que en uno y otro lado lucharon en la guerra del 36, y qué motivó en Santiago Carrillo y José Antonio Girón (o mueve hoy a Zapatero y Arenas, por ejemplo) el que su patente pertenencia a la misma generación no les hiciera (o haga) llegar a un entendimiento generalizado y completo sobre lo que les conviene a los españoles.

AL KANZIYYA
Por Aquilino Duque

HABAS CONTADAS

La política son habas contadas y las relaciones internacionales de cada país están condicionadas por la geografía y por la historia. Así se explica que los únicos aliados más o menos seguros de la España democrática sean los mismos de la España autoritaria: Estados Unidos y la Santa Sede. La Pérfida está siempre al acecho, agazapada tras su Roca, y el Eje París-Berlín nos ignora olímpicamente. La llegada de la marea negra a las costas francesas permite a los medios de confusión de ultrapuertos proclamar que el Gobierno español y su jefe están en caída libre. En cambio, la Santa Sede, ya que España ha dejado de ser católica, no hace más que recompensarla por haberlo sido, y Estados Unidos debe sin duda de habernos hecho unas suculentas promesas secretas para granjearse nuestro apoyo incondicional en una guerra de la que no quiere privarse por nada del mundo. Dado a soñar, yo sueño que nuestros dirigentes le hayan pedido a Bush no menos de lo que Franco le pidió a Hitler en Hendaya, con la diferencia de que Bush está sin duda por encima de Hitler, al menos en punto a generosidad. De esa falta de generosidad de Hitler supo mucho el pobre coronel Beck, ministro de Exteriores de Polonia, al que de nada le valió plegarse en la Wilhemstrasse a todas las exigencias del belicoso vecino. Sí; la política son habas contadas.

UTILIDAD DEL PARLAMENTO
Por Miguel Ángel Loma

Pienso yo -a veces lo hago- que quizás sería conveniente buscarle una utilidad al Congreso de Diputados (y Diputadas) y ya puestos, también al Senado. Y no digo que esté mal eso de abrir sus puertas cada 6 de diciembre y mostrarle a los jubilados de Madrid los orificios que dejaron los tiros de los hombres de Tejero en el techo del hemiciclo, o eso otro de invitar a la gente de la farándula al gallinero para que se sientan por unas horas defensores de la paz, la justicia y la libertad de los pueblos oprimidos; pero a lo peor tan efímeras funciones no justifican el dineral que nos supone el mantenimiento del Congreso y todo el personal y servicios puestos a su disposición. Porque las cosas están cambiando mucho, y con la pérdida de capacidad de decisión que está significando nuestra pertenencia a organismos como la Unión Europea y la OTAN, el bacalao nos llega hasta en remojo y las cuestiones más importantes ni siquiera las deciden nuestros representantes (y representantas), sino que nos vienen impuestas desde fuera. Y total, si al final cada uno vota lo que le marca su jefe de grupo, ¿qué necesidad hay de que existan más de trescientos clones parlamentarios? ¿No nos resultaría mucho más económico el que hubiera una sola persona por cada partido representado, con derecho a tantos votos como escaños le hubiesen correspondido? Vamos, algo parecido a la Diputación Permanente que funciona tan ricamente con sólo una veintena de miembros (con perdón de la expresión). El otro día seguí el debate sobre la guerra que Bush se ha empeñado en lanzar contra Iraq, y no sé cómo se le pudo llamar a eso debate porque no se trataba de debatir nada, sino de colocar cada uno su rollo. Como siempre, nadie fue allí con la intención de convencer ni ser convencido, cada uno llevaba muy claro su discurso, y seguro que hasta sus réplicas si les hubiesen dejado replicar. Y eso que no hubo ni votación, pero no hay duda de que si llega a haberla, todos hubieran votado en bloque según lo que les indicase el mandamás de su partido. Y verán, yo entiendo que haya asuntos que no admitan el cambio de posiciones porque los parlamentarios se deben, eso dicen, a sus promesas electorales, pero eso será en cuestiones recogidas previamente en sus programas y no sobre problemas nuevos que surgen en cada legislatura, porque la verdad, no sé en qué parte de los programas electorales se hablaba de la guerra preventiva contra Iraq. Incluso la Constitución dice que las decisiones políticas de especial trascendencia podrán ser sometidas a referéndum consultivo de todos los ciudadanos, y si eso de meternos en una guerra no es cosa trascendente, no sé qué cosa será ya trascendente. Claro que a lo mejor también sería conveniente buscarle utilidad a algunos artículos de la Constitución..., pero esa es otra historia. En fin, que sería bueno abrir un concurso de propuestas para ocupar el tiempo de nuestros padres y madres de la patria, porque aunque gozan de unas vacaciones bastante generosas hay veces que televisan las sesiones y les da por asistir al Congreso, y no es justo condenar a tamaña pasividad a una gente sacrificada al servicio de la comunidad, por un sueldo tan miserable como el que cobran Sus Señorías (y Señoríos). No es bueno que se aburran tanto, que el aburrimiento es padre de muchos vicios.

LA CRISIS IRAQUÍ Y EL PENSAMIENTO ÚNICO
Por Kassler

Imbuidos por el clima prebélico que padecemos en las últimas semanas por la nueva crisis iraquí, la constante reiteración de mentiras y verdades a medias acaba convirtiéndolas en dogmas que ocultan los verdaderos propósitos de quienes han mantenido esta crisis larvada durante más de una década como un as en la manga para ser utilizado en función de sus intereses particulares.

El permanente y peligroso tambaleo en que George W. Bush, el Hijo, ha convertido el escenario político internacional desde su llegada a la Casa Blanca, sobre todo desde que su caída en las encuestas de popularidad le han llevado a adoptar medidas drásticas, pone de manifiesto que para la Casa Blanca el tablero político internacional no es más que un juego de intereses, sus intereses. Si William Clinton reactivó la crisis iraquí cuantas veces consideró precisas para arruinar el excesivo protagonismo de la becaria más famosa de la historia en los rotativos estadounidenses, George W. Bush, el Hijo, no vacila en transformar en vendetta la obra inconclusa de su padre George Bush, daddy, y conducir al mundo a una nueva confrontación bélica por intereses particulares, léase la adversidad de las encuestas de popularidad, el pago de favores a la industria armamentística que tanto le ayudó en su carrera hacia la Casa Blanca y el control yanqui de las reservas energéticas iraquíes, terreno en el que el Clan Bush se juega mucho.

También están en juego intereses políticos, donde la Casa Blanca trata una vez más de sembrar la división y la discordia en el seno de la Unión Europea; generando con su actitud imperialista la aparición, por un lado, de un grupo franco-germano hostil a una carrera bélica sin sentido y, por otro, la formación del grupo anglo-español, dócil al dictado yanqui. Esta misma estrategia de división interna es la que, como en 1991, vuelve a poner en práctica George W. Bush, el Hijo, en Oriente Medio, apelando al respaldo de los países llamados moderados y los estómagos agradecidos que subsisten en la zona, verbigracia, las monarquías feudales del Golfo.

Ignorando cualquier juicio crítico, el análisis superficial y simplista se ha instalado de nuevo en nuestros medios de comunicación que, como verdaderos campeones del pensamiento único, nos repiten una y otra vez las mismas consignas sin ni siquiera proponer planteamientos serios; no necesariamente audaces.

Entre las perlas que se han podido ver, escuchar y leer últimamente destaca la del pasado día 6 de febrero en el programa de Radio Intereconomía «La buena vida», conducido y presentado por el Sr. Tobías. Dicho programa dedicó cerca de una hora a recordarnos diversas flores que adornan el curriculum de Saddam Hussein como mal hijo, peor hermano, pariente mafioso, nefasto padre, estudiante incapaz, cruel esposo, sanguinario suegro y genocida líder político de su país. En el fragor del ambiente prebélico actual, esta clase de disertaciones son habituales en tertulias del tres al cuarto como la referida y hay que contar con ello. Sin embargo, a priori cabe presuponer cierto rigor al menos en los datos objetivos que se proporcionan entre tanto juicio barato e infundado. La vida seguiría siendo igual de placentera para los tertulianos del programa «La buena vida» si se tomaran la molestia de documentarse mínimamente antes de hablar, ya que al negar por activa y por pasiva que Saddam Hussein haya viajado al exterior a lo largo de su trayectoria política, y concretamente a España, demostraron un desconocimiento supino e impresentable.

Corrían los años setenta cuando Saddam Hussein realizó un viaje oficial a nuestro país, donde fue recibido por Don Juan Carlos I. La historia puede dar muchas vueltas y los hechos pueden perderse en la noche de los tiempos; pero afortunadamente las hemerotecas permanecen. Sólo es preciso ir a consultar y documentarse en los archivos para poder argumentar con criterio como ha hecho quien esto escribe, que entonces apenas daba sus primeros pasos en la escuela Primaria.

Señores de «La buena vida», como decía Descartes, «la verdad se opone al error» y Vds. incurrieron en un error conspicuo, aunque no todo está perdido. Ya lo dijo Bacheland, «la verdad nace del error rectificado».

SIGNIFICADO DE EUROPA PARA LOS SURAMERICANOS
Por Alberto Buela

Raro privilegio el nuestro de poder escribir sobre pedido de nuestros amigos europeos acerca de Europa, pues en general sobre el tema escriben ellos. Sucede en este dominio como en la filosofía, el monopolio es casi exclusivamente europeo con alguna excepción norteamericana, el resto sólo llegamos a la categoría menor de pensadores o ensayistas.

Podríamos comenzar con una caracterización ontológica de Europa y después pasar a responder a la pregunta qué significa el Viejo Continente para nosotros hoy, para terminar con una breve prognosis acerca de Europa.

Intentar la primera tarea no es difícil porque ya se ha hecho muchas veces, sobre todo si tenemos en cuenta que Europa et occidente convertuntur. Y en este sentido los rasgos fundamentales son:

a) El indoeuropeo como substrato lingüístico fundamental e irrecusable. Y aunque quisiera verse allí cierto matiz oriental, ha sido, en definitiva Occidente que le ha dado el carácter operatorio.

b) a) La noción de ser aportada por la filosofía griega, que es el menos natural de todos los problemas, aquel que las tradiciones no occidentales jamás presintieron ni barruntaron.

c) La concepción del ser humano como persona, esto es, como ser moral y libre. Este concepto conjuntamente con aquel de la propiedad privada, como el espacio de expresión de la voluntad libre, son el núcleo de una antropología que nos ha llegado de la mano del Imperio Romano a través de su concepción jurídica.

d) El Dios agapístico, uno y trino, personal y redentor como el aporte más propio del cristianismo.

e) La instrumentación de la razón humana como poder científico y tecnológico que ha dado hasta el presente la primacía de Occidente sobre Oriente.

Vemos pues cómo una concepción lingüística, una del ser, una de Dios, una del hombre y de las cosas que lo rodean y de su poder para transformarlas, es lo que conforma la base común de Occidente=Europa.

La segunda cuestión es describir qué significa Europa hoy para nosotros los suramericanos.

En primer lugar Europa se nos presenta como una cierta unidad, la Comunidad europea, la moneda común, nos están indicando la idea de un cierto bloque o conjunto de países que han decidido hacer cosas en conjunto.

En este sentido en Suramérica somos siempre arkagueutas (eternos comenzantes, como decía Platón de sí mismo), no hemos podido crear ninguna institución que nos unifique, que durara más de una generación, aun cuando desde nuestras guerras por la independencia (circa 1800) nuestros próceres -Bolivar, San Martín- las propusieran por todos los medios a su alcance.

Europa representa hoy la culminación del Estado de bienestar. Así el confort, la seguridad, cierta justicia y el goce de la vida forman parte de lo que los mass media se encargan de mostrar a diario. Claro que la contrapartida de ellos son los miles de inmigrantes ilegales que desde África, Asia y América la asaltan por los cuatro costados.

Vemos también la americanización de Europa, pero al mismo tiempo tenemos una cierta esperanza que el Viejo Continente colabore en la desnorteamericanización de Suramérica. Para nosotros el peso de yanquilandia es abrumador, y ello nos viene justificado por la Doctrina Monroe de 1823, un año antes de la batalla de Ayacucho, la última de nuestra aparente independencia.

Europa para nosotros, a pesar de quinientos años de tira y afloje, tiene algo de común, es algo de lo que formamos parte. Ni tan español ni tan indio afirmaba Bolivar para definirse a sí mismo y con ello a todos los iberoamericanos. Y en el español involucraba a todos los europeos.

Qué interesante relación existe entre Europa y Nuestra América. Ni una ni la otra fueron las mismas luego del descubrimiento-encuentro de 1492. Así ante la nueva idea de orbe Europa comenzó a verse como parte del mundo y no ya como «todo el mundo», en tanto que América pudo mostrarse a la totalidad del mundo. Sin embargo Europa no perdió su centralidad y siguió por cuatrocientos años llevando la batuta del mundo hasta que luego de la Primera Guerra Mundial lo cedió a la parte norte de América. Y así desde hace casi cien años son los Estados Unidos los que se reservan y ejercen el derecho a la conducción del mundo.

Pero los Estados Unidos no son otra cosa que la Europa limitada a la razón calculadora y a la técnica. No son otra cosa que europeos transterrados cuya expresión es el gigantismo. Salvo raras excepciones su gente está desprovista de vida interior y se parecen a la criaturas de los juegos de video que ellos fabrican. Lo grave es que intentan exportar la vaciedad de su estilo de vida al mundo entero.

Ante esto, la vieja Europa calla y acepta, en tanto que Suramérica padece el más profundo de los extrañamientos por obra y gracia del dios monoteísta del libre mercado. Sobre 346 millones de habitantes hay 290 millones de pobres producto de la política y la economía practicada por el Gran Hermano del Norte.

Qué podemos esperar de Europa, sería la tercera y última de las cuestiones.

Es sabido que la prognosis, que no la esperanza, es aquello que quedó encerrado en la Caja de Pandora cuando Epimeteo pudo al fin cerrarla. Y eso es lo que no nos está permitido a los mortales. No podemos conocer el futuro. Y es mejor que así sea. Pero de todas maneras siempre es bueno hacer algún ejercicio como para pergeñarlo.

Europa si sigue así, no sólo se va a extrañar en orden al tipo humano que rápidamente va a ser reemplazado sino también en el orden cultural, se va a producir su alienación. Se va a transformar en otra cosa. Las consecuencias de este cambio sustancial son imprevisibles, sobre todo cuando no aparecen en el horizonte ninguno de los mecanismo de defensa bio-cultural que le permitan permanecer en su ser íntimo. Pareciera que su índole estuviera atacada mortalmente. En ese sentido conviene recordar a Martín Heidegger, último gran filósofo europeo, cuando afirmó: Sólo un Dios puede salvarnos.

EL SINDICALISMO ALEMÁN UN EJEMPLO PARA ESPAÑA
Por Eduardo Acero Sáez

Debido a la proliferación de huelgas en España, entre ellas la huelga general, estimo dar a conocer las características más importantes de los sindicatos alemanes, con una gran aceptación por los trabajadores y como consecuencia de su gran número de afiliados:

· Los sindicatos alemanes no son partidistas ni confesionales, estando en contra de intervenir en cuestiones políticas.

· En Alemania los conflictos laborales sólo están permitidos con motivo de la concertación de los Convenios Colectivos, no estando permitidas las huelgas por solidaridad con otros ramos de la producción y de ninguna forma convocar una huelga general.

· Sólo el sindicato, como una parte contratante de los convenios colectivos, pueden organizar huelgas; pero una vez cerrado y aprobado el convenio colectivo por las dos partes sociales, éste es ya inalterable por el período fijado, por lo que ya no hay razón alguna de que pueda realizarse una huelga en un sector determinado de la producción.

· Las asociaciones de funcionarios alemanes no tiene facultades de llevar negociaciones colectivas y por lo tanto no puede convocar huelgas.

· Al ser las huelgas solamente consecuencia de la discusión de los convenios laborales, se trata de evitarlas, acudiendo sindicatos y patronos en muchos casos a normas de arbitraje.

· En los estatutos de la mayor parte de los sindicatos se exige, además, una votación previa entre solamente los afiliados para decidir la convocación de la huelga por mayoría cualificada.

· Los sindicatos alemanes, a diferencia de España, tienen un gran número de afiliados, entre otras razones por: 1. Para participar a través del sindicato en la defensa de sus derechos laborales. 2. En el caso de producirse una huelga sólo los afiliados reciben ayudas de las cajas sindicales de resistencia, no recibiendo ayuda alguna los no miembros de los sindicatos y por tanto verse obligados a vivir de los ahorros o de la ayuda familiar.

Estimamos de interés este resumido trabajo ante la proliferación de huelgas incontroladas en España, como es el caso de las generales, que en la mayoría de las ocasiones responden a cuestiones políticas que sólo deben debatirse en el Parlamento.

LA ONU, EE.UU. Y ONG’s PROMOVIERON ESTERILIZACIONES FORZOSAS EN PERÚ
De Zenit.org

El parlamentario Héctor Chávez Chuchón denunció ante una subcomisión del Congreso que la Organización de Naciones Unidas (ONU), el gobierno de Estados Unidos -en tiempos de la presidencia de Bill Clinton- y ONGs peruanas y japonesas, habrían tenido responsabilidad en las miles de esterilizaciones forzosas perpetradas durante el gobierno del ex presidente Alberto Fujimori.

Según revela la agencia ACI, Chávez señaló que la ONU, la Agencia Internacional de Desarrollo (AID) de Estados Unidos y poderosas ONGs financiaron acciones dentro del Programa Nacional de Planificación Familiar que incluyó la campaña de Anticoncepción Quirúrgica Voluntaria (AQV), en la que mucha de las 300 mil mujeres esterilizadas no habrían dado su consentimiento.

«En las Naciones Unidas estaban informados de esa política. Había personal de ese organismo que trabajaba en el Ministerio de Salud», denunció Chávez al ser interrogado por el presidente de la subcomisión, Luis Gonzales-Posada.

Chávez, que durante el gobierno de Fujimori trabajó como médico en uno de los departamentos más pobres del Perú, fue de los primeros en denunciar los atropellos del Programa Nacional de Planificación Familiar.

Durante sus labores en el Parlamento, el congresista se ha dedicado a investigar los casos de esterilización forzosa presidiendo un grupo de trabajo que reunió indicios para acusar como principales responsables a Fujimori y sus ex ministros de Salud, Marino Costa Bauer y Alejandro Aguinaga Recuenco.

Entre las infracciones constitucionales «en el ejercicio de sus cargos», que habrían cometido los funcionarios, Chávez considera delitos contra los derechos fundamentales de la persona, contra la libertad individual, contra la vida, el cuerpo y la salud, contra la administración de justicia, asociación ilícita para delinquir y genocidio, entre otros.

Según el parlamentario se puede hablar de genocidio porque éste término no sólo se refiere «a la matanza masiva de seres humanos, sino que se expresa también en acciones para impedir nacimientos de seres humanos».

En el caso del Perú, el programa de esterilizaciones forzosas fue dirigido contra los más pobres, analfabetos y pobladores de zonas rurales. Durante la campaña fallecieron 18 mujeres sometidas a programas de esterilización masiva.

Según Chávez, los médicos que trabajaron durante la campaña alegaron en las investigaciones haber trabajado bajo un gobierno autoritario que despedía a los que se oponían a las medidas.


 
    Opciones
· Versión Imprimible
· Enviar a un Amigo
    Otros enlaces
· Más Acerca de El Risco de la Nava


Noticia más leída sobre El Risco de la Nava:
El Risco de la Nava - Nº 124


Hermandad del Valle de los Caídos (hermandaddelvalle.org)
Colaboraciones, comentarios, sugerencias: