Bienvenido a la Hermandad del Valle
    Búsqueda

    Menú
· Inicio
· Presentación
· Recomendar
    Publicaciones
· Altar Mayor
· El Risco de la Nava
· El Brocal
    Envíos

Si deseas recibir nuestras publicaciones por correo electrónico, además de otras noticias de la Hermandad, indícanos tu dirección de correo-e:

Suscribirte
Cancelar suscripción

Dirección:

Altar Mayor T
Altar Mayor - Nº 84 (03)
Sábado, 01 marzo a las 18:25:08

Altar Mayor

REVISTA DE LA HERMANDAD DEL VALLE DE LOS CAÍDOS
Nº 84 – enero-febrero de 2003

¿QUÉ ES EUROPA?
Por Luis Suárez Fernández. Presidente de la Hermandad

Al pensar en las «Conversaciones» de este año dos cosas quedaron muy claras: la primera, que el tema, por lo mucho que está pesando sobre nosotros, debiera ser Europa. Alguien tiene que responder a la pregunta ¿qué es Europa? Y la segunda, que era conveniente invitar como ponentes a personas jóvenes, porque en realidad a ellos les va a tocar, en suerte o en desgracia, construir ese futuro, Europa, del cual depende todo.

Y hemos tratado de cumplir los dos objetivos; los cuatro ponentes de estas Conversaciones son gente joven, universitarios que se encuentran ya en ese momento de la madurez cuando nada tienen que ver con la generación pasada. Para ellos la Guerra es un viejo recuerdo, como podría ser para nosotros la de la Independencia; en cambio el futuro es algo que está pesando sobre sus hombros. Son profesores de Historia y de Derecho.

Pero entremos en el tema: ¿Qué es Europa? Nosotros no podemos olvidar que estamos en el Valle y que estamos tratando de cumplir una misión que el propio Franco explicó en una conversación de enorme importancia en la que intervinieron cuatro personas y de la que afortunadamente ha quedado una versión documental entre los papeles que he tenido yo la virtud de ver. Esas cuatro personas eran Herrera Oria, Martín Artajo, el futuro Papa Juan XXIII (que ha sido el gran protector de este Valle, pues tenemos un lignum crucis porque lo ha regalado él, como concedió también indulgencias especiales, que para los no creyentes no tienen importancia ninguna, pero que para los creyentes la tienen y mucha) y el propio Generalísimo, que vieron con claridad que en la coyuntura del mundo era imprescindible llegar a una comprensión de los problemas mediante el diálogo para evitar que tuviera que repetirse lo terrible que había ocurrido, no en España, sino en Europa. Hoy vemos que lo de España era pecata minuta al lado de lo que en Europa ocurrió en ambos bandos. Esta misión no ha sido sostenida por quienes cuentan con los medios abundantes y suficientes (me estoy refiriendo a las altas instituciones del Estado), pero nosotros hemos constituido la Hermandad para, en la medida de nuestras posibilidades, llenar un hueco. Pocas personas, pero siempre han sido pocas personas las que han movido las grandes ideas y las grandes doctrinas.

Y éstas se preguntan: ¿qué es Europa? Y si hubiera que responder yo diría: vamos al origen. Quitando el mito griego con la figuración de una mujer para indicar un espacio y una sociedad, la sociedad helénica indoeuropea, la primera vez que aparece el nombre de Europa, el año 679, es para referirse a una comunidad humana, y de la pluma de uno de los grandes autores ingleses: Beda el Venerable. Pasan pocos años y reaparece ese nombre de Europa referido a lo que podríamos llamar el mundo occidental que tras la caída del Imperio Romano ha venido a organizarse no sabemos bien cómo. Pero para mí el momento más importante y más decisivo es el año 748, cuando un monje, cuyo nombre desconocemos, en territorio ocupado por el Islam, en las afueras de Córdoba, al tratar de referirse a la batalla de Poitiers donde había cambiado el curso de la historia y se había detenido la expansión musulmana y empezaba el repliegue, escribe estas palabras: «Carlos Martel, con sus europenses, ha obtenido la victoria». Los cronistas de Carlomagno llaman a éste Emperador de Europa.

Pasa muy poco tiempo, cuaja esta organización, lo que es el antiguo Imperio Carolingio dividido ahora en reinos, y el término Europa se abandona para utilizar el término Cristiandad o Universitas Cristiana, lo cual nos están diciendo una cosa muy clara: Europa no es un espacio, es una manera de ser, es la forma en que una religión se hizo cultura. Ojalá fuésemos capaces aquí, en el Valle, al pie de esa Cruz que llama a todos los españoles a un cambio de mentalidad, de descubrir cómo una religión puede y debe hacerse cultura creando los fundamentos esenciales de la libertad, que eso es lo que crea Europa.

Por ello Europa fue, a lo largo de la Edad Media, la creadora de una forma de sociedad que no tiene parangón con ninguna otra. Fijémonos en la islámica (a esto nos invitaba Toynbee en 1947, al término de la Segunda Guerra). En la sociedad islámica poder espiritual y poder temporal son una misma cosa; es imposible que se cree la libertad. La libertad dentro del Islam no puede existir. Es un absurdo, es una contradicción. En la sociedad bizantina, en cambio, el poder espiritual está supeditado al Estado; el patriarca de Constantinopla es el más alto funcionario, si se quiere, dentro del esquema imperial. Sólo Europa ha sido capaz de descubrir que el hombre se mueve dentro de dos esferas completamente distintas, cada una de las cuales tiene su autonomía y su importancia irrebatible: la esfera de lo temporal y la esfera de lo espiritual.

Ahora, y es donde está el peligro, hemos olvidado esto. Hemos arrumbado el mundo espiritual, lo hemos convertido en una opción individual concreta a la cual uno puede adherirse o no; menos todavía que ser socio del Real Madrid, porque el Real Madrid tiene una entidad oficial de la que carecen los otros. Eso fue Cristiandad, eso fue Universitas Cristiana, eso fue lo que creó las tres grandes cosas que hicieron que Europa pudiera comerse al mundo. Primero estableció la diferencia entre autoridad y potestad, declarando: la autoridad es buena. Hoy ven que la autoridad es mala. No, la autoridad es buena; es aquella dimensión que indica a los seres humanos lo que deben hacer. Si todos cumpliésemos con nuestro deber, si no estuviese la naturaleza humana estropeada por esa pérdida que explicamos con la idea del pecado original, no haría falta poder, no sería necesario. ¿Para qué los guardias si todos en la carretera cumpliésemos con nuestro deber? No lo hacemos así y por eso es imprescindible un poder coercitivo. Pero Europa afirma: el poder (lo contrario al mundo islámico) no es bueno, es un mal menor necesario; cuanto menos haya, mejor. Cuentan que un rey de Dinamarca tenía tal dosis de autoridad que la gente podía dejar colgados anillos de oro en los árboles que nadie los robaba. Es una leyenda, es un cuento, pero nos explica muchas cosas.

La segunda cosa que inventó, que descubrió, que hizo grande Europa, fue descubrir que en el hombre existen dos condiciones fundamentales: la capacidad racional para el conocimiento especulativo, es decir, no estamos limitados únicamente a un conocimiento experimental, tenemos también un conocimiento de lo que es bueno, de lo que es bello y de lo que es justo; y una condición humana: libre albedrío que hace al ser humano responsable, porque en eso consiste la libertad. No son libres los pueblos que exigen el derecho, lo estamos viendo hasta la saciedad. Somos hoy menos libres que nunca: son libres aquellos en donde todo el mundo cumple con su deber.

Y la tercera función, la tercera misión fue descubrir que si Dios es amor, la dimensión fundamental del ser humano se endereza hacia el amor y no hacia el odio.

Hoy se han invertido muchos de estos términos, hoy se están negando muchas de estas cosas, hoy se está hablando de derechos del hombre y no de derechos humanos. Y no es lo mismo. Los derechos del hombre, que fueron enunciados en 1346 por primera vez, son aquellos que Dios ha puesto en la naturaleza humana y que los demás debemos reconocer; y entre ellos está el derecho a la vida, el derecho a la propiedad, y el derecho a la libertad como más fundamentales. Hoy ninguno de estos tres derechos es respetado.

Pensando, y hablando, vamos a intentar en estos dos días y medio llegar a penetrar en nosotros una idea clara acerca de lo que es Europa.


 
    Opciones
· Versión Imprimible
· Enviar a un Amigo
    Otros enlaces
· Más Acerca de Altar Mayor


Noticia más leída sobre Altar Mayor:
Altar Mayor - Nº 81 (12)


Hermandad del Valle de los Caídos (hermandaddelvalle.org)
Colaboraciones, comentarios, sugerencias: