Bienvenido a la Hermandad del Valle
    Búsqueda

    Menú
· Inicio
· Presentación
· Recomendar
    Publicaciones
· Altar Mayor
· El Risco de la Nava
· El Brocal
    Envíos

Si deseas recibir nuestras publicaciones por correo electrónico, además de otras noticias de la Hermandad, indícanos tu dirección de correo-e:

Suscribirte
Cancelar suscripción

Dirección:

El Risco de la Nava
El Risco de la Nava - Nº 192
Viernes, 14 noviembre a las 14:05:12

El Risco de la Nava

GACETA SEMANAL DE LA HERMANDAD DEL VALLE DE LOS CAÍDOS
Nº 192 – 11 de noviembre de 2003

SUMARIO

  1. Apuntaciones en torno a una exposición, por Antonio Castro Villacañas
  2. La cultura y la religión, por Dalmacio Negro
  3. Normas dinásticas matrimoniales, por Miguel Ángel Loma
  4. Comentarios, por Españoleto
  5. Médicos valencianos se niegan a hacer aborto, de Zenit.org-Veritas


APUNTACIONES EN TORNO A UNA EXPOSICIÓN
Por Antonio Castro Villacañas

La Abogacía Española celebró su VIII Congreso Nacional desde el día 1 al 5 del pasado mes de octubre en la ciudad de Salamanca. Como ilustración de sus sesiones y de la importancia social de esta profesión jurídica, durante esos días se exhibieron en la sala San Eloy de Caja Duero, articulados en un relato histórico, un centenar de retratos de figuras históricas de abogados relevantes por sus actuaciones ante los tribunales de España y por sus actividades políticas.

El primer retrato exhibido, que recibía a los visitantes de la exposición a la entrada de la sala, era el de don Melquiades Álvarez, pintado en 1923 por Nicolás Piñole. Quien fuera ilustre Decano del Colegio de Madrid fue asesinado por las hordas rojas en la Cárcel Modelo de Madrid el mes de agosto de 1936, donde se encontraba preso por haber defendido meses antes -en su calidad de Decano- al abogado de su Colegio don José Antonio Primo de Rivera. Como es natural, nada de esto se dice en la referencia histórica a su figura.

En la exposición podían contemplarse retratos de hombres de peso en la historia de España, desde el de don Agustín Argüelles, pintado en 1842 por Ricardo M. Navarrete, hasta el de don Fernando de los Ríos, obra de Manuel Ángeles Ortiz en 1936, pasando por los de Francisco Javier Istúriz, Juan Álvarez Mendizábal, Pascual Madoz, José de Salamanca, Juan Bravo Murillo, Salustiano Olózaga, Francisco y Manuel Silvela, Francisco Romero Robledo, Antonio Maura, José Canalejas, Eduardo Dato, Antonio Cánovas del Castillo, Francisco Pi y Margall, Jaquín Costa, Álvaro de Albornoz, Raimundo Fernández Villaverde, el conde de Romanones, José Calvo Sotelo, José Sánchez Guerra y Niceto Alcalá Zamora.

El criterio historicista y jurídico de la exposición se refleja en su catálogo, cargado de informaciones de ese tipo sobre tantas figuras de tan variados perfiles políticos.

Por eso destaca más en esta exposición la ausencia -según mis noticias- del retrato y el recuerdo de un hombre que fue saludado en su primer informe jurídico ante el Tribunal Supremo como una figura señera de la abogacía nada menos que por quien en aquel pleito defendía posiciones contrarias, era enemigo político de su padre y había ejercido o estaba ejerciendo el decanato de la profesión, don Francisco Bergamín. Esa persona, de extraordinaria influencia en la historia política de España desde 1930 hasta hoy, se llama José Antonio Primo de Rivera. Este año se conmemora el centenario de su nacimiento.

Lamentaría mucho que el haber prescindido de su retrato en la exposición que comento se debiera a la cobardía, la bajeza moral, la villanía y la vileza que definen lo «políticamente correcto» en la triste etapa actual de nuestra vida comunitaria.
 

LA CULTURA Y LA RELIGIÓN
Por Dalmacio Negro

Tomado de La Razón, 11.11.03

El Congreso Católicos y Vida Pública que auspicia desde hace unos años la Universidad San Pablo-CEU ha convocado su quinta reunión durante tres días de este fin de semana sobre el tema «¿Qué cultura?». La «novedad» estriba en que se propone abordar la relación de la cultura con la fe religiosa, un asunto bastante descuidado aunque concierne al destino de la civilización en Europa. Religión y cultura andan aquí de capa caída, como se percibe muy bien en España, donde la modernización o europeización, parece entenderse como liquidación de la cultura nacional y con ella de la religión. El resultado es una creciente anomia social a tono con la cultura europea, desde hace tiempo politizada en su conjunto y por ello degradada. No es extraño que la cultura de la postmodernidad no dude en definirse a sí misma como «débil», debilidad que ha contagiado a la religión, incapaz de informar la cultura, como es bien patente.

El tema tiene, pues, en sí mismo un gran interés: destruida -o congelada- la solidez y coherencia de la cultura tradicional, ¿cómo será la cultura del futuro inmediato? Sin embargo, tiene aún más alcance, va más allá, pues la cultura es en el caso específico de Europa -no todas las culturas, por ejemplo las que suelen estudiar los antropólogos, llegan a ser civilizaciones- la sustancia de la civilización. De modo que preguntarse aquí y ahora por la cultura equivale a preguntarse desde una perspectiva española por el destino de la civilización europea de un modo integral poco habitual en las reuniones para hablar sobre la cultura, puesto que se abordará el tema de la cultura en relación con la religión.

Y es que entre religión y cultura hay una relación que no es recíproca sino dialéctica, ya que no permanecen separadas sino que se unen, siendo por eso la religión, según la experiencia histórica, la clave de las culturas y civilizaciones. La fe religiosa las informa, les da forma. Influye en el estilo de la cultura y le da su unidad característica. Esto debieran tenerlo en cuenta, por ejemplo, los dignatarios europeos que andan afanados por imponer una Constitución al parecer sin la menor sustancia histórica, a menos que pretendan fundar una civilización enteramente nueva, si es que las civilizaciones se pueden fundar, o liquidar Europa como civilización.

Abordar el problema de la cultura desde la perspectiva religiosa es, pues, afrontarlo centralmente. La religión tradicional, en Europa el cristianismo, en España el católico, tiene hoy como rival principal una especie de religión más o menos sentimental a lo Comte, que en el lugar de Dios pone la humanidad, el propio hombre autodivinizado como sujeto y a la vez objeto; en contraste con la cristiana que es trascendente, es ésta una religiosidad de carácter inmanente, que se presenta como humanista: el humanitarismo de los derechos humanos, los valores y cosas así. Sin embargo, como lo decisivo en toda religión es la fe, que no es una forma cualquiera de creencia, lo cierto es que a lo que aboca en su trasfondo, es al nihilismo. De ahí el carácter débil de la cultura postmoderna informada por una religiosidad sin fundamento, incapaz de organizar la convivencia. Pues una religión, la que sea, al informar la cultura, orienta las pautas de la conducta alimentando el êthos que configura las sociedades, hoy en desintegración en Europa, pensemos en España, en tanto se nutre de la religión del hombre que suprime toda referencia objetiva.

Dado el declive del cristianismo, se duda si aún se puede hablar de una sociedad europea. La religión humanitarista, que se ha propuesto crear una nueva cultura ad hoc desconociendo que las religiones no crean cultura, que solamente pueden informarla, se ha revelado insuficiente para configurar un êthos o civilidad europeo con vitalidad. El cristianismo, que pervive aunque en estado algo latente, podría hacerlo, como ha ocurrido en el pasado. En este contexto, el congreso podría tener más consecuencias a la larga que las de un mero hecho cultural, en orden a revitalizar las fuentes de la cultura europea y, de manera más inmediata, las de la debilitada cultura española, a la que es consustancial velis nolis el catolicismo.
 

NORMAS DINÁSTICAS MATRIMONIALES
Por Miguel Ángel Loma

Con motivo de la avalancha informativa provocada por el reciente compromiso matrimonial del Príncipe Felipe, que tan felices tiene a los republicanos como preocupados a los monárquicos, algunos medios de comunicación nos han recordado las normas dinásticas vigentes en diferentes Coronas europeas. Entre éstas destacan, por su innegable «tolerancia» religiosa, las que aún rigen en la Corona británica: «Quienes estén en la línea de sucesión deben profesar la religión anglicana y quienes se casen con quien profese la religión «papista» (católica) quedan excluidos de la sucesión dinástica; y según el de 1700, están legalmente muertos». La cosa no es para escandalizarse porque los españoles bien sabemos, desde hace siglos, que los ingleses tienen patente de corso para todas sus cositas, y la vigencia de las anteriores prohibiciones, que serían absolutamente inaceptables en cualquier otra nación, no deja de ser un gráfico botón de muestra. Pero bueno, allá ellos con sus ovejas y sus parejas, que tampoco está la cosa como para echarles más leña al fuego después de la que se está liando con la posible «relación insana» que mantuvo el príncipe Carlos y su servicial mayordomo. Con su pan se lo coman, que sabido es que donde comen tres, comen cuatro, y que siempre hay un plato para la servidumbre de palacio.

Pero donde yo quería ir es a otro tema que nos afecta más directamente a los españoles en el momento actual. Es conveniente señalar que tras la Constitución del 78, y con independencia de la derogación expresa o no, de las normas dinásticas que regían la Corona española, hay que entender que en nuestra nación no caben ya imposiciones o prohibiciones respecto a la religión que profesen, o no profesen, los sucesores a la Corona y sus cónyuges; y para el caso de que no profesasen religión alguna podrían optar libremente por el matrimonio civil, evitando así la hipocresía que se suele originar cuando la religión se impone o es utilizada por la mayor fastuosidad de sus celebraciones. Este ejercicio público de hipocresía, en un aspecto tan íntimo pero fundamental como el religioso, si bien es reprobable en cualquier caso por el daño que produce a la propia credibilidad de la religión utilizada (que pasa a convertirse en un mero acompañamiento ritual de formas) y a la credibilidad de quienes la utilizan (que demuestran así su falta de sinceridad y coherencia), es más rechazable aún, cuando procede de personas que ocupan elevadas posiciones sociales, por el efecto multiplicador que genera la imitación de sus conductas. Todo esto suponiendo que no exista una automática conversión religiosa antes del himeneo, ya que la proximidad a la sucesión de una Corona suele ser ocasión propicia para las más sorprendentes conversiones.
 

COMENTARIOS
Por Españoleto

¿Y ÉSTA ES LA GRAN RESPUESTA DE AZNAR?

Aznar pide, en una reunión económica, una «contundente respuesta ciudadana» al Plan de Ibarreche. Parece sugerir una campaña de movilizaciones semejante a la que siguió al asesinato de Miguel Angel Blanco, hace cinco años. Va a dejar fría a la ciudadanía, como dicen los exquisitos al referirse a la Sociedad. Los españoles están tranquilos respecto al Plan, porque confían en las instituciones. Si la actuación de estas es pedir manifestaciones callejeras, ¡arreglados vamos!

Aún no se ha dado explicación convincente de por qué Atucha y los Albertos no están en la cárcel ya. Y ahora nos salen con esto. ¿Qué piden? ¿Un dos de mayo?
 

AUNQUE SE DECLARABA JOSEANTONIANO, ERA DE TALANTE LIBERAL

Así califica César Vidal al difunto F. Vizcaíno Casas en un artículo publicado en La Razón. Se trata de un texto elogioso y de defensa de una persona injustamente tratado por los ignorantes en el poder de la opinión pública. La frase es elogiosa para la persona, pero evidentemente denigratoria del calificativo joseantoniano.

Con ello, un historiador que ha publicado una biografía de José Antonio, demuestra que no es capaz de liberarse de prejuicios ni siquiera habiendo estudiado a su personaje. Y la dificultad de liberarse de los tópicos dominantes.
 

GALLARDÓN DA QUE HABLAR

El nuevo Alcalde de Madrid anuncia unos presupuestos que suben un 26% respecto a los del año pasado. Y lo defiende con su labia habitual frente a reproches de todo tipo, desde los dirigentes de su partido hasta comentaristas de prensa. Y mantiene que lo va a hacer sin otro aumento de la presión fiscal que «actualizar la base de los impuestos».

Resulta un personaje interesante, por su capacidad personal innegable y su predisposición a indisponerse con los suyos, incluso con quienes le votan. Es un caso misterioso de seducción política.
 

SE CIERRA LA VERJA SIN PERMISO INGLÉS

España ha cerrado durante unas horas la verja de tránsito peatonal con Gibraltar, con motivo del atraque en el puerto del «Aurora», con una plaga de disentería a bordo. Y ha aplicado durante tres días las medidas de control precisas para evitar el paso del virus. Todo ello ha provocado la irritación de gibraltareños y británicos. El Ministro Straw ha considerado conveniente protestar en rueda de prensa.

Ello demuestra dos cosas: que la medida molesta a los gibraltareños y que el RU sigue donde siempre: intentando imponernos su voluntad en el entorno de Gibraltar. Lo segundo es sobradamente sabido por cualquiera que tenga conocimientos históricos. Lo primero es algo que un sector de la población española tiende a olvidar, Y ello hace que no empleemos esa medida de presión como debiéramos.
 

UN CAMPEONATO AMORTIGUADO

España consigue por segunda vez la supercopa europea de balonmano. Algo impensable años atrás, cuando los nórdicos imponían su ley inexorablemente sobre los escuálidos mediterráneos. Algo que ilustra mejor que algunas estadísticas el cambio de nuestra sociedad. Y algo que en los informativos nacionales, dominados por el fútbol o los deportes de promoción propagandística de grandes patrocinadores, ha relegado a información de cuarta división.
 

UNA COLABORACIÓN IMPENSABLE AÑOS ATRÁS

La entrevista y reunión en Carcassone, entre los gobiernos de Francia y España ha terminado con acuerdos para facilitar las actuaciones policiales y judiciales de cada uno de los dos países en el otro. Algo inconcebible hace unos años.

Lo cual demuestra que la UE es una realidad superior a lo que pensamos habitualmente. Y que la política real es algo de mayor envergadura que los rifirrafes de opinión, tales como las discrepancias sobre Iraq.
 

MAYOR OREJA OSA DECIR QUE EL REY ESTÁ DESNUDO

Jaime Mayor Oreja ha denunciado la situación política de Cataluña, calificándola de más peligrosa que la vasca: Afirma que las pretensiones de los nacionalistas vascos son tan disparatadas que su posibilidad de éxito es nula. La sociedad española lo sabe y no presta atención al Plan Ibarreche. Pero la situación de los nacionalistas en Cataluña es mucho más fuerte, como demuestra que acaparan casi toda la intención de voto de las próximas elecciones. Y eso resulta más grave, por su mayor probabilidad de éxito separatista.

Piqué se ha enfadado, y dice que Mayor le ha desbaratado su posición política. Con lo que da la razón, implícitamente, a su antiguo compañero de gobierno. Mayor se ha atrevido a decir lo que nadie quiere poner en evidencia, como el niño que osó decir que el rey estaba desnudo.
 

UNA AUSENCIA IMPORTANTE

Entre todas las personas que han opinado felicitándose y felicitándonos por la «modernización» de la Monarquía hay Académicos, periodistas y políticos, aparte de gente común que se ha expresado en distintos medios de comunicación. Se echa de menos la opinión de Sabino Fernández Campos, Jefe de la Casa Real durante veinte años y antiguo preceptor del Príncipe.

Puede que esté enfermo.
 

UNA MENUDENCIA DE 300.000 CADÁVERES

Investigadores americanos e iraquíes ha descubierto lo que parecen ser tumbas de 300.000 víctimas de las represalias de Sadam Hussein. Independientemente de la precisión de las cifras, el descubrimiento se suma a otras evidencias anteriores de lo que ha sido ese gobierno durante dos o tres décadas. El gobierno cuyo derrocamiento aún reprochan Chirac y Zapatero. Aunque ya lo hagan sólo con la boca pequeña.
 

UN AÑO DESDE EL «PRESTIGE»

Se cumple un año desde la catástrofe ecológica. Un buen período de tiempo para analizar todo con perspectiva: El volumen económico de los daños; el auge y desaparición del «Nunca mais»; la generosidad popular del voluntariado; la eficacia de las tareas organizadas frente a las afluencias masivas; ll fracaso de la movilizaciones socialistas; lLa exigencia de nuevas tecnologías de recuperación; la desfachatez de los armadores, que ahora piden indemnizaciones por la carga «usurpada»... Muchos temas a los que sacar punta.
 

LA MAYOR PARTE DE LOS MÉDICOS DE LA SANIDAD PÚBLICA VALENCIANA SE NIEGAN A REALIZAR ABORTO
De ZENIT.org-VERITAS

La portada del periódico Las Provincias de Valencia anunciaba no hace mucho en portada que «el hospital Clínico de Valencia se ha visto obligado a contratar a dos nuevos ginecólogos para poder practicar los abortos legales que paga la sanidad pública».

Los médicos del centro han ejercido su derecho a la objeción de conciencia y han obligado al centro a recurrir a médicos externos para practicar abortos, tal como declaraba al periódico valenciano Manuel Montánchez, director del centro hospitalario.

«El hospital Clínico realiza este tipo de intervenciones desde el pasado mes de julio, fecha en que la Consejería de Sanidad anunció su intención de asumir la práctica de la mayoría de abortos gratuitos», afirma Las Provincias.

El mes de julio Vicente Rambla, consejero de Sanidad de la Comunidad, afirmaba a Las Provincias que, al asumir los hospitales públicos valencianos la mayoría de las intervenciones, «se permitirá realizar un mayor seguimiento de los casos y constatar en qué medida existe un cumplimiento estricto de los casos previstos por el Código Penal».

Ante los datos del 2002, que recogían que el 98 % de los abortos practicados en la Comunidad Valenciana eran realizados por mujeres que se acogían al supuesto que contempla el aborto en caso de riesgo psíquico para la madre, Sanidad pretende con esta medida vigilar las autorizaciones que firman los especialistas.

La Ley del Aborto de 1985 no especificaba si el dictamen psicológico debía ser emitido por un especialista de la sanidad pública o de la privada. Las nuevas disposiciones de la sanidad valenciana exigen que el dictamen médico para valorar la posible alteración psíquica sea realizado, cuando la paciente provenga de los centros de salud dependientes de la Consejería de Sanidad y el aborto se practique en un hospital público, por un psiquiatra de uno de estos hospitales públicos.

Justo Aznar, presidente de la Asociación Valenciana para la Defensa de la Vida, en un artículo de opinión en Las Provincias, sostiene que esta medida ha puesto de manifiesto «el fraude legal de las clínicas abortistas».

«Siempre me había parecido que el supuesto despenalizador del aborto fundado en una hipotética grave alteración psíquica de la madre podría ser, en las clínicas abortistas privadas, una puerta abierta al aborto prácticamente libre», dice Aznar.

«Ahora se pone de manifiesto con su alarma que lo que estaban y están haciendo, más que un servicio a la mujer es un servicio a sus bolsillos, a costa de la mujer, y sobre todo a costa de sus hijos no nacidos, pues nunca hay que olvidar que éstos son siempre los perdedores en el aborto», añade.

Con esta afirmación, el presidente de la Asociación Valenciana para la Defensa de la Vida se refiere al recelo de las clínicas privadas que «temen que ante el dictamen médico de un psiquiatra independiente, los pingües beneficios que obtienen por esta incalificable práctica, que difícilmente se puede llamar médica, se vean sustancialmente reducidos».


 
    Opciones
· Versión Imprimible
· Enviar a un Amigo
    Otros enlaces
· Más Acerca de El Risco de la Nava


Noticia más leída sobre El Risco de la Nava:
El Risco de la Nava - Nº 124


Hermandad del Valle de los Caídos (hermandaddelvalle.org)
Colaboraciones, comentarios, sugerencias: