Bienvenido a la Hermandad del Valle
    Búsqueda

    Menú
· Inicio
· Presentación
· Recomendar
    Publicaciones
· Altar Mayor
· El Risco de la Nava
· El Brocal
    Envíos

Si deseas recibir nuestras publicaciones por correo electrónico, además de otras noticias de la Hermandad, indícanos tu dirección de correo-e:

Suscribirte
Cancelar suscripción

Dirección:

El Risco de la Nava
El Risco de la Nava - Nº 236
Jueves, 16 septiembre a las 11:10:03

El Risco de la Nava

GACETA SEMANAL DE LA HERMANDAD DEL VALLE DE LOS CAÍDOS
Nº 236 – 14 de septiembre de 2004

SUMARIO

  1. Más Platón y menos Yasky o van Gelderen, por Alberto Buela
  2. Lenguaje sexista, por Miguel Ángel Loma
  3. La secesión estatutaria, de LaNoticiaDigital
  4. ¿Matrimonio homosexual?, por Antonio Cabrera
  5. Día tres después de ibarrazo, por Carlos Herrera
  6. Los mandamientos de la iglesia de la prisología, de ElSemanalDigital
  7. Comentarios, por Españoleto


MÁS PLATÓN Y MENOS YASKY O VAN GELDEREN
Por Alberto Buela

Con este título remedamos el, en estos días famoso, de Más Platón y menos Prozac del filósofo Lou Marinoff, quien propone volver a la filosofía y dejar de lado los antidepresivos a que nos tienen acostumbrados la psicología y la psiquiatría. La filosofía es recuperada como una terapia para los cuerdos.

En nuestro caso, Platón es la fuente de inspiración y Hugo Yasky secretario general del gremio docente de la provincia de Buenos Aires (Suteba) viene a representar, emblemáticamente, todo aquello que respecto de la educación no debe hacerse en un sistema democrático: nivelar por lo bajo tanto a alumnos, docentes como programas. El otro representante simbólico es van Gelderen, publicitado educador miembro de la academia de educación y de cuanto congreso sobre el tema se hace en Argentina, y factótum desde hace 40 años de cuanta reforma educativa se lleve a cabo.

En el libro octavo de la República, Platón (429-348 a.C.) se ocupa del estudio de los diferentes sistemas de gobierno: la monarquía donde gobierna un rey y cuyo objeto es el bien común, la aristocracia cuyo objetivo es la virtud, la timocracia donde se busca el triunfo y el honor, la oligarquía, gobierno de pocos que tiene por objeto las riquezas, la democracia, gobierno del pueblo que tiene por meta la libertad y la tiranía el poder despótico de uno solo.

Y así hablando de una ciudad (polis) gobernada democráticamente pero que sedienta de libertad tiene a su cabeza malos escanciadores que beben más de lo debido (no hace alusión al ministro de Vido) se emborracha, llega a castigar a sus propios gobernantes sino llevan la complacencia al punto de concederle la más absoluta libertad acusándolos de malvados y oligárquicos.

Los piqueteros y grupos como Quebracho acusan hoy al gobierno en estos mismo términos en que hablaba Platón hace 2.500 años. Cualquier analogía con lo que le suceda al gobierno argentino, corre por cuenta de quienes la realicen, como la hecha por el ex presidente Alfonsín y su prevención ante un posible golpe de Estado o puch.

Siempre hemos definido como clásicos a aquellos autores antiguos en donde podemos encontrar respuestas para asuntos o problemas modernos. El autor clásico siempre tiene vigencia, nunca pierde actualidad. Este es su mérito y su secreto.

Y continúa Platón a renglón seguido: «bajo semejante gobierno el maestro teme y adula a sus discípulos, y éstos menosprecian a sus maestros y preceptores; en general, los jóvenes quieren igualarse a los viejos y medirse con ellos en palabras y obras, y los viejos, a su vez, llenos de condescendencia con las bromas de los jóvenes, afectan un tono festivo y tratan de imitarlos para no parecer fastidiosos y despóticos» (503 a3-b2).

Luego del desafortunado y desquiciante plan Polimodal, remedo del plan español, que modificó las materias, sus contenidos y los años de estudio de las escuelas secundarias argentinas para peor, provocando gravísimos daños a dos puntas: a) La deserción escolar se multiplicó y los alumnos no terminan la escuela secundaria, y b) Los que terminan no están capacitados para ingresar a la universidad. Los grandes diarios y la televisión suelen comentar con grandes titulares pruebas de ingreso en donde nadie aprueba.

La cita de Platón tiene que ver con todo esto. Se la podrá tomar alguna vez en serio. Nuestros hombres vinculados a la educación ¿podrán beber alguna vez en las fuentes genuinas de nuestra cultura? ¿Podrán dejar de imitar mal y crear un mínimo plan de estudios que tenga que ver con nuestras necesidades e idiosincrasia?

Tan difícil les resulta pensar en términos de realismo filosófico a nuestros sedicentes educadores y así instalar un primario de 5 años y un secundario de similar duración con títulos intermedios en el segundo o tercer años para que el que no pueda terminar (la pobreza castiga hoy a todos y más a los pobres), obtenga lo mismo algún título habilitante. Más que habilitante estos títulos intermedios lo que hacen es institucionalizar a una persona, y eso sólo ya es una protección en una sociedad desquiciada como la nuestra.

Como a ningún político le interesa la educación porque ésta no trae votos, y al ser un servicio lo único que le provoca al Estado es gastos, tampoco le interesa mucho a los administradores públicos o agentes del gobierno de turno. La educación o mejor aún, la falta de educación y sus consecuencias nefastas para una nación no inquietan a los poderes públicos. El principio es siempre el mismo, la fórmula del gatopardismo, cambiar algo para que nada cambie.

Para romper este corset, no se necesita ser un cráneo, ni un filósofo para pensar, ni un gerente para llevarlas a cabo. Sólo se necesita sentido común para preparar planes adecuados a la edad y las circunstancias del educando y voluntad política de poner las cosas de la educación en su lugar.
 

LENGUAJE SEXISTA
Por Miguel Ángel Loma

D. José Antonio Alonso, Ministro del Interior, firmaba recientemente una Tercera de ABC titulada «Contra el terrorismo de ETA», que en su primer párrafo comenzaba con la expresión de «las españolas y los españoles», para enseguida, y como suele ser habitual siempre que se comienza del modo anterior, referirse sólo a «los muertos..., los miles de heridos..., los allegados, y los afectados», obviando sus respectivos femeninos. Y aunque un poco más adelante volvía a retomar su primer criterio y hablaba de «hombres y mujeres», decía que se habían sentido «amenazados», omitiendo injustamente a las «amenazadas». Y si de nuevo reiniciaba su discurso refiriéndose a «esa mayoría de vascas y vascos», olvidaba definitivamente la mención de ambos géneros en el resto de su artículo. Pero lo verdaderamente curioso, y cuyo uso no es una excepción en el Sr. Ministro, sino que de tal curiosidad participan muchas y muchos, a cuya cabeza figura el lendakari Ibarreche, es que en cinco referencias, cinco, que hace el Sr. Alonso en su escrito sobre «los terroristas» de ETA, siempre utiliza la expresión así, en masculino, se supone que para designar a ambos géneros porque no creo que ni Ibarreche ni el ministro ignoren que, desgraciadamente, las mujeres también cuentan con un criminal protagonismo en la banda asesina. Pero no, nunca se oye la expresión de «las asesinas y los asesinos de ETA», «las y los criminales», «las y los delincuentes», etc. Esta mutilada forma de expresarse, arrastra reminiscencias de épocas un tanto caballerescas y machistas que no dejan de significar una profunda e injusta discriminación de género. No comprendo cómo una muestra tan clara de sexismo en el lenguaje no ha sido aún denunciada, y más aún en estos tiempos en que gozamos de un Gobierno sumamente paritario y con una Ministra de Cultura a la que no se le escapa una, o uno.
 

LA SECESIÓN ESTATUTARIA
LaNoticiaDigital.com

Los estatutos de autonomía son leyes fundamentales en los que queda patente la vinculación política de la región a la nación común. Esto lo saben bien melillenses y ceutíes que llevan veinticinco años implorando una ley tal que resuelva una españolidad que la Constitución obvió mencionar deliberadamente.

La reforma estatutaria impuesta por la alianza ERC-PSC al gobierno de Zapatero y la misma operación desde el gobierno secesionista vasco sólo buscan disolver el vínculo claro que los actuales estatutos establecen con España. El resto, la imitación andaluza, gallega y cuantas otras se apunten, son el «café para todos» con el que se pretende oscurecer la victoria del separatismo.

Parte fundamental de la vida política española y, sobre todo, la entidad política «España» depende del dictado de unos centenares de miles de votos que, a modo de bota, pisan la dignidad de millones de compatriotas.

El gobierno socialista, amante de la eutanasia, acabará aplicándola a la realidad propia de España en su cesión permanente ante el chantaje separatista. No hay alternativa desde el gobierno frente a la ruptura. Asistimos a una permanente batida en retirada, al crecimiento de la tierra de nadie política que acabará ocupando el totalitarismo secesionista.

Desde la administración de la enseñanza de lo diferente y el odio a lo común; desde la administración de la cultura en forma de pesebre de la inteligencia disgregadora; desde el ejercicio permanente del victimismo como eje central de un discurso aldeano, el separatismo consigue con sus pocos votos, aplicar la eutanasia a España. Mientras tanto, el gobierno pone buen talante terminal como niebla tras la que ocultar la nada política.
 

¿MATRIMONIO HOMOSEXUAL?
Por Antonio Cabrera

El lobby rosa está radiante. El presidente Rodríguez ha decido desde su púlpito monclovita que puedan contraer matrimonio las parejas del mismo sexo y otorgarles el derecho a ser padres y adoptar o a criar niños. Magnífico impulso para su democracia ejemplar. La de los principios, las ansias infinitas de paz y amor al bien. Signos evidentes del progreso socialista.

Con esas directrices, el Gobierno presentó a finales de junio una proposición no de Ley para la plena equiparación legal de homosexuales y lesbianas con el verdadero matrimonio, siendo aprobada por la mayoría «progresista» del Congreso. El ministro de Justicia, Juan Fernando López Aguilar, ya ha anunciado que en septiembre remitirá a la Cámara un proyecto de Ley en este mismo sentido, y ha expresado su confianza en que el matrimonio homosexual sea una feliz realidad legal para comienzos del año próximo.

Para arropar tan despreciable decisión, el Gobierno de ZP ha iniciado otra campaña de manipulación informativa. El Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) ha difundido los resultados de una encuesta , donde se afirma -con gran aplomo- que el 66% de los españoles se muestran favorables al matrimonio entre homosexuales, mientras que un 48% son partidarios de que puedan adoptar niños. No me lo creo. Afortunadamente las previsiones de CIS gozan de una acreditada insolvencia, como lo atestiguan sus rotundos fracasos en todo tipo de pronósticos.

Por otro lado, leo estupefacto que el alcalde socialista de Getafe, Pedro Castro, ofició la primera boda entre homosexuales que se celebrará en la Comunidad de Madrid. Aunque no tendrá validez jurídica, los «cónyuges» firmarán en el correspondiente libro de registro y el alcalde firmará como testigo de su «unión». Se da la circunstancia de que el pasado 1 de julio el regidor izó sobre la fachada del Ayuntamiento la bandera con los colores del arco iris -símbolo de la comunidad gay- para festejar la aprobación por el Pleno municipal de un acuerdo autorizando la celebración de «matrimonios» entre homosexuales en el municipio. Otra patada a la institución matrimonial.

El planteamiento de los derechos de gays y lesbianas -tan activamente reivindicados por el lobby rosa-, parte de un engaño manifiesto. Se pretende hacer creer a la opinión pública que la condición -o el comportamiento- homosexual, es una particularidad humana comparable a las naturales diferencias por razón de raza o sexo. Y, por tanto, que sufren una «discriminación injusta» cuando las leyes impiden su acceso al matrimonio y a la adopción, equiparable al racismo, la xenofobia o la discriminación sexual. La trampa de la presunta «injusticia» es evidente, por cuanto es obvio que tales restricciones no vienen impuestas por esos motivos, ya que, como personas, los homosexuales gozan de los mismos derechos que cualquier otro ciudadano.

Otra cosa bien distinta son los derechos que la sociedad otorga a sus miembros por la función social que desempeñan como consecuencia de su orientación sexual. Y la sociedad -todas las sociedades, en todas las religiones y en todos los tiempos- ha asignado a la pareja humana (hombre y mujer) la esencial función social de la procreación, la educación y el cuidado de los hijos. Y recompensa su dedicación, y su decisiva contribución al bien común, con los derechos asignados a la institución matrimonial y familiar.

Por eso a las personas del mismo sexo no les asiste ningún derecho a contraer matrimonio. Consideraciones morales aparte, mil razones sociales, antropológicas y jurídicas lo avalan. El Estado no puede reconocer un derecho inexistente sin actuar de modo arbitrario y sin dañar gravemente al bien común. Como manifiesta la Conferencia Episcopal española en su documento , «fabricar moneda falsa es devaluar la moneda verdadera y poner en peligro todo el sistema económico. De igual manera, equiparar las uniones homosexuales a los verdaderos matrimonios, es introducir un peligroso factor de disolución de la institución matrimonial y, con ella, del justo orden social». Asimismo, exhorta a los parlamentarios católicos a ejercer su deber moral de expresar clara y públicamente su desacuerdo, y a votar contra el proyecto de ley que pretenda legalizar las uniones homosexuales.

La petición de los Obispos no es suficiente. Millones de españoles, católicos o no, creyentes o agnósticos, pero unidos en torno al verdadero matrimonio, de hecho o de derecho, tenemos la obligación inexcusable de expresar nuestro rotundo rechazo a esta ley, profundamente inmoral e injusta. Alcemos nuestra voz. Organicémonos. Esta ley no debe aprobarse.
 

DÍA TRES DESPUÉS DEL IBARRAZO
Por Carlos Herrera

Tomado de ABC (10.9.2004)

Los primeros compases de la vuelta a clase han dado una primera muestra evidente de lo que va a ser el debate más grueso de este próximo curso político. No han pasado ni seis días desde que Rodríguez y los suyos se reinstalaron en el BOE y Rodríguez Ibarra, ese tocapelotas, ha dado con la clave para amargarle el desayuno a los que se las proponían muy felices en el trasiego permanente a la refederalización de las Españas y su transformación en una amalgama de cosas desuniformemente arrejuntadas. Ibarra podría haber esperado unas semanas, haber dejado que el presidente del Gobierno recibiera en las escaleras de Moncloa hasta al lucero del alba, haber moderado el ariete de su deslenguado verbo en atención al buen rollito que lo preside todo... pero no, ha preferido segar al delantero contrario con su pierna buena en los primeros minutos del partido, sin piedad ninguna. Justo cuando Rodríguez y Rajoy escenificaban su desencuentro de sofá y café -del malísimo café que, presidente tras presidente, siguen dando en palacio-, llegó el Ibarrazo en forma de declaración institucional y contaminó la información de dos largos días: ¿ha sido casual la elección del momento? Buena pregunta para ser contestada por los medidores de tiempo y estrategia. Analicemos: dice Ibarra que lo que él ha dicho no deja de ser lo que piensa su partido, lo que piensan las bases históricas y lo que pensaron en Santillana los santones del «burubatzar» del PSOE, pero algo hace pensar que no es así y que la apoteosis de lo políticamente correcto en la que viven los sociatas impide que nadie afirme con tanta rotundidad una obviedad, por otra parte, llena de sensatez y cordura. Ese algo no es otro que el proceso de intenciones que desvela cada día todo el establishment pesoíta cuando, para diferenciarse del PP y su excrecencia, subraya alborozado todo lo que le llega desde las campas del PSC, sea lo que sea y diga lo que diga. Para un bizarro representante de la España más equilibrada, esa sobredosis permanente de asimetrías y demás estupideces supone un aguijón diario en su balance de cuentas, y, ante la expectativa de ver difuminarse un sistema de reparto que le ha permitido evolucionar tímidamente desde su legendario subdesarrollo, reacciona mascando el verbo áspero de la verdad. El dirigible llega directamente al corazón del laberinto socialista y despierta el mohín nuestro de todos los días. Han pasado tres días desde el sereno borbotón del extremeño y se atisban signos de irritación mal disimulada en el seno de la llamada izquierda española: los catalanes del PSC deben defender los intereses de Cataluña y, si se puede, hacerlo levantando polvo para que tosa la España incómoda a la que no acaban de renunciar pero a la que sitúan en el centro de sus desafecciones; los demás, un tanto aturdidos por la entrada en el baile de un provocador suelto e incontrolado, buscan al líder para que calme las cosas y esperan su palabra balsámica. Pero el líder no dice nada. El que tiene ahora que hablar es Rodríguez Zapatero, y no decir sólo «yes». El que decide qué se va a hacer y cómo se va a hacer es RZ, pero a la hora de escribir este libelo tan sólo se puede asegurar que ha esbozado la mejor de sus sonrisas y se ha puesto a ver a través de los cristales blindados de Moncloa mientras constataba la pasión con la que habla el presidente de la hermosa esquina extremeña. ¿Con quién está Rodríguez? ¿Con los que encuentran cómico a su homónimo o con éste mismo?

Tres días después del Ibarrazo seguimos sin saberlo y nos sentimos un tanto huérfanos. Nos sea dicha, por compasión, la verdad revelada cuanto antes.
 

LOS MANDAMIENTOS DE LA IGLESIA DE LA PRISOLOGÍA
Por Luis Minguez Macho

El Semanal Digital

No es difícil darse cuenta, y ya me he referido a esta cuestión en ocasiones anteriores, de que una de las estrategias principales del nuevo Gobierno socialista para mantenerse en el poder es promover medidas legislativas destinadas a satisfacer a minorías ínfimas de la población, pero que cuentan con el beneplácito de los creadores de opinión que definen lo políticamente correcto.

Con esto trata de disimular su incapacidad para emprender actuaciones en positivo que beneficien a la mayoría de la gente como las que llevó a cabo el PP. Y es que esa incapacidad no tiene remedio alguno en la situación actual, debido a la precariedad de la posición parlamentaria del Gobierno y su dependencia de las exigencias de los nacionalistas, contrarias a la solidaridad interterritorial y a los intereses generales, y cada vez más desorbitadas.

El éxito de tal estrategia depende en buena parte de que las medidas se aprueben sin oposición política y social relevante. Por eso desde el poder fáctico fácilmente reconocible que gobierna al Gobierno de la Nación no sólo se ha emprendido la inevitable campaña mediática para convencer a los españoles de lo humanamente necesarias y muy progresistas que resultan todas esas ocurrencias, sino también una campaña específica para forzar al PP a que pase por el aro.

La táctica es la habitual: explotar los complejos del centroderecha español. Dado que la Iglesia Católica es la principal abanderada de la resistencia frente a esas medidas, y la Iglesia Católica ya no es un poder fáctico en España, porque sus orientaciones no las sigue ni el veinte por ciento de la población, y además no hay otro poder fáctico que el que resulta fácilmente reconocible, entonces se sacan titulares en acusando a quienes se oponen a aquéllas dentro del PP de ser democristianos obedientes a los obispos.

Yo no puedo dejar de decirlo clara y abruptamente: después de la manera feroz y despiadada en que el grupo Prisa trató al Gobierno de Aznar en su segundo mandato y, sobre todo, de lo acontecido entre los días 11 y 14 de marzo, si alguien en el PP tiene todavía en cuenta las opiniones y consejos políticos de es que padece de algún problema mental o psicológico sin remedio ni curación posible. Ese grupo mediático, que es hoy en España el principal poder fáctico y oligarquía económica de poder, representa para el centroderecha el enemigo a batir, y es de tontos seguir las indicaciones del enemigo.

Pero es que además la Iglesia de la Prisología nos pretende hacer comulgar con ruedas de molino. Según su razonamiento, si uno no es católico, o no es democristiano (¿pero es que quedan democristianos?), o no le caen bien los obispos, así tenga ocho hijos, tiene que aplaudir el abandono de la política de protección de la familia y de conciliación de la vida familiar y laboral que inició el PP y su sustitución por medidas contrarias al matrimonio y a la familia.

Lo siguiente será argumentar que, como la Iglesia Católica condena el asesinato, quien no sea católico tiene que contemplarlo con simpatía o incluso apoyarlo entusiastamente. Claro que en cierto modo esto ya se está haciendo cuando se nos quiere convencer de que aceptemos la ampliación del aborto o la legalización de la eutanasia, esta última tan de moda estos días en que hay una campaña montada para acabar con los tetrapléjicos y los bebés enfermos; a los viejos de momento se les dejará vivir, porque se espera que subiéndoles las pensiones volverán a votar al PSOE.

Que el matrimonio monógamo entre un hombre y una mujer y la familia que surge del mismo sean los pilares de la sociedad no es un invento de los curas de la Iglesia Católica, que, por lo demás, no se pueden casar. Estamos hablando de las raíces últimas y más profundas de nuestra tradición occidental, desde Roma y los pueblos bárbaros europeos. Y la preservación de la vida de los débiles y los enfermos es (o era hasta ahora) una conquista irrenunciable de los avances de la Civilización.

Por tanto, la protección del matrimonio y la familia y la defensa de la vida no es algo que deba interesar únicamente a los católicos, a los democristianos y a los obispos, sino a la inmensa mayoría de los ciudadanos que son padres y madres de familia, hijos que viven o vivieron en familia y que fueron bebés y serán viejos y enfermos. Sólo una minoría transtornada por el fanatismo ideológico puede ser tan ciega e irresponsable como para minar los fundamentos de la sociedad en la que vive.

Si esa minoría consigue convencer a otros sólo es explicable por el punto de masoquismo que muchas personas llevan dentro y que en ciertos casos les hace actuar contra sus propios intereses. Pero yo tengo una receta infalible para calmar ese prurito masoquista sin dañar el interés público: basta flagelarse todos los días un ratito con un ejemplar de enrollado.
 

COMENTARIOS
Por Españoleto

ENGAÑADORES SINCEROS

Así califica en portada el Economist a Bush y Blair, por haber sido ambos confundidos por sus servicios de Inteligencia acerca de las armas de Iraq. Si Aznar hubiese estado ahora en el poder, su foto saldría con ellos. A Zapatero ya no le puede engañar su servicio de Inteligencia en Iraq, pues Bono los ha retirado.

El calificativo tiene un significado elogioso, sin embargo, que en España, instalados en el navajeo político, los comentaristas no quieren admitir.
 

EL SUICIDIO DE LA ETARRA ERAZQUIN

Marca la situación de desánimo de quienes componen la banda. La carencia de nueva recluta descorazona a los inmersos en ella. El alejamiento indefinido de la consecución de sus objetivos desalienta a los aún ilusionados. El silencio que obtienen ante sus campañas de reagrupamiento de presos desmoraliza tanto a los que están dentro como fuera de las cárceles. Todo ello es consecuencia de la coherencia persistente en la política del PP sobre el terrorismo. Todo él se puede desmoronar si al inepto gobierno actual le da por aplicar «un talante diferente».
 

GUINEA, UN PIB 50% MAYOR QUE EL ESPAÑOL

Per cápita, se entiende. Es consecuencia de la aparición de bolsas de petróleo en sus aguas territoriales. Los beneficios de su explotación, aplicados a su escasa población, hacen que ésta tenga, nominalmente, una de las mayores rentas per capita del mundo. Una ocasión magnífica para Obiang, que puede sacar a su pueblo de la miseria. Ha dado suficientes motivos para ser escépticos respecto a ello. Lo que si está claro es que se ha convertido en objeto de apetencias, como demuestra el reciente caso del hijo de Tatcher.
 

EL GOBIERNO EXIGE A LA IGLESIA LIBERTAD PARA GOBERNAR

Es decir, exige que la Iglesia no opine, puesto que nadie del Gobierno piensa seriamente, claro está, que la Iglesia tenga capacidad para obstruir ninguna acción gubernamental. Esa demanda de no opinión va contra la misma esencia de la Iglesia, que consiste en mantener la vigencia y audiencia de una Verdad a ella encomendada. Y marca un distanciamiento peligroso entre el gobierno y una parte de la sociedad española, de cuantía difícil de precisar, pues variará en la medida que el enfrentamiento se agudice.
 

AYUDAS AL ALQUILER PARA MENORES DE 35 AÑOS

Dentro de las denominadas «actuaciones habitacionales», el Gobierno anuncia su intención de subvencionar con una cantidad superior a los 500 euros mensuales el alquiler de viviendas por parte de los jóvenes. Una vez más, subvenciones que fomentan la comodidad por parte de quien las recibe, y que no contribuirán sino a encarecer el mercado de alquileres, pues la oferta disponible se ajustará a las nuevas condiciones de la demanda.

¿Habrá discriminación positiva para quienes vayan con el carné en los dientes?
 

OTRA SALVAJADA ISLAMISTA

Los terroristas chechenos secuestran unos centenares de niños en un colegio ruso. Y advierten que están dispuestos a matar a cincuenta de ellos por cada baja que les haga la policía. Bush reacciona ofreciendo a Putin todo su apoyo. En Europa, en cambio, los políticos se callan, temiendo que una posición clara de condena les ponga en el punto de mira de los islamistas (¿o islámicos?). Y se alzan voces recordando la «salvajada anterior de resolver el secuestro del teatro con gas paralizante». Europa está decididamente paralizada.

La interpretación del desenlace y la masacre final requiere, como de costumbre, un tiempo para lograr información fiable. Los periódicos españoles interpretan, más que informan, y pretenden conducirnos a sus conclusiones predeterminadas.


 
    Opciones
· Versión Imprimible
· Enviar a un Amigo
    Otros enlaces
· Más Acerca de El Risco de la Nava


Noticia más leída sobre El Risco de la Nava:
El Risco de la Nava - Nº 124


Hermandad del Valle de los Caídos (hermandaddelvalle.org)
Colaboraciones, comentarios, sugerencias: