Bienvenido a la Hermandad del Valle
    Búsqueda

    Menú
· Inicio
· Presentación
· Recomendar
    Publicaciones
· Altar Mayor
· El Risco de la Nava
· El Brocal
    Envíos

Si deseas recibir nuestras publicaciones por correo electrónico, además de otras noticias de la Hermandad, indícanos tu dirección de correo-e:

Suscribirte
Cancelar suscripción

Dirección:

Altar Mayor T
Altar Mayor - Nº 96 (01)
Sábado, 06 noviembre a las 23:38:00

Altar Mayor

REVISTA DE LA HERMANDAD DEL VALLE DE LOS CAÍDOS
Nº 96 – Noviembre-Diciembre de 2004

¿PAZ?
Por Emilio Álvarez Frías

Aunque cuando llegan las entrañables fiestas navideñas hacemos cantos de alegría, de esperanza y de buenos deseos, pidiendo al Niño Dios con el aleluya más sincero el evangélico paz en la tierra a todos los hombres, lo cierto es que la reflexión enseguida nos lleva a la realidad presentando ante nosotros la película del discurrir de cada día: guerras, guerras por todas partes; crueldad de los hombres con sus semejantes, una crueldad inconcebible de unos pueblos con otros pueblos, de unas gentes con otras gentes, de los seguidores de creencias religiosas con los de otras creencias, de los miembros de la familia con otros componentes de la misma, de hermanos con hermanos. ¿Cómo es esto posible?, nos preguntamos perplejos, asombrados. «Es», sería la escueta respuesta.

Es difícilmente comprensible este comportamiento humano. Dios dio el libre albedrío al hombre para un uso justo y correcto. Pero, ¿qué ha sucedido, qué ha podido impulsar al hombre a ese proceder injusto, abyecto, salvaje? Probablemente tendríamos que contestarnos que porque se ha apartado de la ley natural que rige el universo, de la moral que debe tutelar a los hombres, sustituyendo el bien por el egoísmo, la moral por un exceso de libertad que trastoca la armonía y el equilibrio. Ha perdido las buenas formas, se ha revestido de vulgaridad, ha tomado los hábitos de la soberbia, se ha encastillado en el poder. ¿Pero ha pensado si lo que hacía era lo correcto, si con ello ayudaba a vivir a sus semejantes, si sus andanzas servían para el buen orden de la sociedad, si sus comportamientos eran justos, si su proceder le hermanaba con los otros, si su conducta le acercaba a lo excelso, si actuando con desprendimiento servía para que los menos favorecidos pudieran alcanzar una vida más digna?

¿Cómo es posible, podemos llegar a pensar, que los hombres se dejen dominar por el odio, las rencillas, el rencor, y se emperren en mantener unas ideas que, serán mejores o peores que otras, pero en ningún caso son la Verdad? ¿Alguien se preocupa por acercarse a la Verdad? Es señal evidente que los hombres no atienden al pálpito del amor, de que no abren su mente a la valoración de las posibles opciones que tienen ante sí, que rasgan sin piedad la túnica de lo bello con que podrían cubrirse para adentrarse en lo sombrío que fue quedando atrás por el avance de los tiempos.

En este nuevo encuentro con el Hijo de Dios nacido de María, donde el soplo divino lo engendró, parece que nos vestimos con el ropaje de la tragedia. Nada más lejos de nuestra intención. Digamos que nos dolemos de lo que el hombre hace. Porque, pudiendo trabajar para el bien de la comunidad, ya sea la próxima o la más alejada, tercamente se recluye en posiciones cerradas, sin ventilación, sin dar cobijo a vientos que aportan la bonanza y liberan de gérmenes nocivos.

Como nuestra intención es la permanente renovación henchidos de esperanza, oremos y cantemos ante el Dios que cada año se nos muestra pleno de bondad en estas fiestas navideñas, dándole cobijo en nuestro interior para que nos plenifique.

Tomemos ejemplo de los modestos pastores que cuidaban de sus rebaños en Belén y fueron a adorar al Hijo de Dios; y de los Magos de Oriente que llegaron de lejanas tierras para postrarse de hinojos y ofrecerle oro, incienso y mirra.

Y pidámosle paz para los hombres.


 
    Opciones
· Versión Imprimible
· Enviar a un Amigo
    Otros enlaces
· Más Acerca de Altar Mayor


Noticia más leída sobre Altar Mayor:
Altar Mayor - Nº 81 (12)


Hermandad del Valle de los Caídos (hermandaddelvalle.org)
Colaboraciones, comentarios, sugerencias: