Bienvenido a la Hermandad del Valle
    Búsqueda

    Menú
· Inicio
· Presentación
· Recomendar
    Publicaciones
· Altar Mayor
· El Risco de la Nava
· El Brocal
El Risco de la Nava
El Risco de la Nava - Nº 345
Lunes, 06 noviembre a las 21:26:44

El Risco de la Nava

GACETA SEMANAL DE LA HERMANDAD DEL VALLE DE LOS CAÍDOS
Nº 345 – 24 de octubre de 2006

SUMARIO

  1. Apuntaciones en torno a la cultura Iberoamericana, Antonio Castro Villacañas
  2. Eutanasia y «etanasia», Miguel Ángel Loma
  3. Arrepentidos y desencantados, Germán Yanké
  4. El Senado chileno apoya la autodeterminación de Euzkadi, Minuto Digital
  5. Comunicados de Foro El Salvador


APUNTACIONES EN TORNO A LA CULTURA IBEROAMERICANA
Antonio Castro Villacañas

¿Qué debemos recordar y homenajear cada 12 de Octubre? A título íntimo y privado, más en unos territorios y hogares que en otros, la Virgen del Pilar, sobre todo en Aragón, y sobre todo en Zaragoza. A título oficial y comunitario, el patronazgo de esa misma Virgen sobre la Guardia Civil, institución armada que tiene la admiración y el afecto de muchos españoles, entre los cuales me incluyo con sumo gusto. Y abarcando un ámbito superior en lo político y en lo histórico, el Descubrimiento de América y su incorporación a un mundo pleno de valores superiores en lo cultural y en lo religioso. Este 12 de Octubre es con toda evidencia el mejor de los tres, y por ello el que debemos cultivar con más atención y respeto. Conviene recordar que –si no me equivoco– antes de nosotros comenzaron a honrar esta fecha y su significado los argentinos, pues su presidente Irigoyen fue quien instituyó en este día la Fiesta de la Raza hispánica, antes de la I Guerra Mundial y cuando todo lo referente a lo racial no tenía el carácter ominoso que alcanzó tras ella.

Para librarla de ese matiz y ampliar el pretendido por su creador, durante el franquismo se le festejó como Día de la Hispanidad o Día de la Cultura Hispánica, con el sano propósito de hacerlo en común con cuantos países de América se sintieran ramas y raíces de ese mismo tronco. La desdichada monarquía democrática que sucedió al franquismo, acomplejada por su inevitable e indiscutible condición de ser obra directa de Franco, en su afán de rectificar y contradecir cuanto pudiera unirle a éste para con ello lograr el aprecio de sus enemigos, prescindió del adjetivo «hispánico» y se hizo servidora del «latinoamericano», aunque con ello dejara de ser cabeza de león, o de puma, o de águila, para convertirse en una simple pata de las cuatro propias de la loba romana.

Yo me precio de haber hecho cuanto ha estado a mi alcance, desde que tuve uso de razón política, en la tarea de contribuir a la conquista y a la difusión de una auténtica cultura hispánica (o si queréis ibero-americana, para no ofender los castos ojos y oídos democráticos), sin pasar por ello factura económica o política como otros hicieron. Entendíamos los jóvenes y los hombres de los años 1940-1970 que cultura hispánica era cualquier tentativa de comunicación humana y el entero proceso de desafíos y respuestas que deriva de ella y se produce a consecuencia de las relaciones internas que impulsa la vida de una unidad de destino común. Esta concepción vital de la cultura abría un abanico más amplio a todos los temas y más ambicioso a todos los resultados que el manejado por Manuel Fraga o Alfredo Sánchez Bella, por ejemplo. Nosotros queríamos darle la palabra a más gente que la ligada por una misma fe religiosa y una determinada tendencia política. Por eso fuimos pronto apartados de ese campo de acción.

Sigo –seguimos– creyendo que la cultura es una aventura de comunicación entre personas y pueblos que tienen señas comunes de identidad. Seguimos –sigo– creyendo que se debe romper el viejo esquema que rige el vigente esquema de producción y de consumo de una cultura propia y distintiva de una y veintiuna comunidades históricas, para que no siga siendo producto y disfrute de una minoría. Queríamos –seguimos queriendo– dialogar con el hombre común, con el pueblo simple, de todo el ámbito iberoamericano, devolverle lo que de él recibimos y seguimos recibiendo. Ambicionábamos –continuamos ambicionando– recoger y difundir las voces de cualquier otra cultura que no sean la mera repetición degradada de la que se fabrica en serie para atontar a la opinión pública, para crear en vez de ella una especie de cultura nueva, más o menos subterránea, a modo de Guadiana político, que surge y se esconde en las calles de las ciudades y los pueblos.

Esa cultura popular auténtica, original y propia del mundo hispánico, reveladora de una realidad que el actual sistema político enmascara, profética de un mundo diferente, es lo que deberíamos a mi juicio celebrar, construir, honrar, difundir, en este Día que fue de la Raza y debe ser «más y mejor cada año» el Día de la Nueva Iberoamérica.
 

EUTANASIA Y «ETANASIA»
Miguel Ángel Loma

Aunque bajo el nombre de eutanasia nos venden cosas que no se corresponden propiamente con el concepto, es indudable que su aceptación, junto con la del aborto y el matrimonio entre personas del mismo sexo, constituye uno de los postulados que fundamentan el moderno credo progresista. Quien no quiera ser tachado de facha, reaccionario, opositor y freno al imparable avance del género humano, ha de manifestarse tolerante y comprensivo con quien intente procurarse la muerte. A favor de la eutanasia nos han machacado por pasiva y por activa desde todos los medios de comunicación, que hasta tenemos película española oscarizada sobre el tema con actores guapetes que sirven para edulcorarnos el producto y hacerlo más amable y digerible.

Pero ahora resulta que un tipo como el etarra De Juana Chaos, con 25 asesinatos a sus espaldas, un criminal sin piedad que se ha jactado desde la cárcel de disfrutar con el asesinato de un matrimonio inocente, elige marcharse de este mundo, no por la vía del cianuro, sino por el único medio que tenía a su alcance: practicando una voluntaria huelga de hambre; y, oh sorpresa, el Gobierno ZP que abandera toda causa progresista se pone nerviosísimo, y decide hospitalizarle y alimentarle contra su voluntad. ¿En qué quedamos? ¿Hay que respetar la voluntad de quien quiera quitarse la vida sólo si está impedido y es inocente, pero no si se trata de un asesino encarcelado? ¿Eutanasia para inocentes, sí, y «Etanasia» para etarras, no? Que me lo expliquen.
 

ARREPENTIDOS Y DESENCANTADOS
Germán Yanke

Tomado de ABC

«Soy el hombre más derrotado del mundo», responde Mikel Azurmendi cuando se le pide una impresión personal sobre el proceso de diálogo con ETA. Y luego desgrana la historia de su abandono de la banda, que comienza con un hecho pavoroso, «cuando en el invierno de 1966 se reunió Julen Madariaga con los que formábamos el “comando” de Guipúzcoa y nos propuso que votásemos si íbamos a matar al que era entonces jefe de ETA, Patxi Iturrioz. Madariaga, además, se reservó dos votos. Salió que no, pero yo ya no me podía quitar de encima el horror moral de haber participado en aquella votación. Más tarde pude pedirle perdón a Iturrioz».

El año siguiente se exilió en Francia, dejando los estudios de Economía iniciados en Bilbao y matriculándose en Filosofía. Ahí comienza, además, su abandono paulatino del nacionalismo y su utópica vuelta para tratar inútilmente de desarticular ETA desde dentro en la asamblea celebrada en 1970. «Soy el hombre más derrotado del mundo –insiste el actual profesor de universidad, que tuvo que abandonar amenazado el País Vasco– y lo tremendo es que ahora veo a ETA en el poder, logrando sus objetivos, en un Gobierno de coalición con los socialistas».

Javier Elorrieta y Eduardo Uriarte coincidieron en la cárcel de Basauri en 1969. El primero, que abandonó la banda varios años antes que su amigo, piensa que el Gobierno, después de lo anunciado y hecho hasta ahora, «seguirá dando pedaladas para no caerse de la bicicleta». Uriarte coincide con él: «Se han metido tan dentro de este asunto que hay visos de que llegarán a algún tipo de acuerdo y, mientras, se está proporcionando una inmensa propaganda a una Batasuna colocada en una posición dominante».

Cuando se le pregunta a Elorrieta –un escritor antiguo parlamentario vasco independiente en las listas socialistas, que ha publicado hace poco su Poesía reunida– por los intentos de diálogo de gobiernos anteriores, del PSOE o del PP, constesta como si hubiera meditado largamente sobre ello: «Fracasaron, si se puede hablar así, porque, en realidad, no querían negociar. Sólo querían buscar el modo de acabar con ETA. Ahora se quiere negociar».

Iñaki Viar, psicoanalista y profesor de la Universidad del País Vasco, tampoco tiene nostalgia alguna de su pasado. En los anales de la resistencia al nacionalismo está el artículo que en 1989 firmó en El País con Jon Juaristi –«Proezas melancólicas»– y en el que se desmontaba la añoranza nacionalista de un país que en realidad no había existido nunca. Habla de su militancia en ETA como una «errancia breve», que «afortunadamente no fue a más», de la que no puede hacer responsable –añade– ni al franquismo ni al ambiente familiar dominado por el nacionalismo y el recuerdo de la Guerra Civil.

«No puedo encarar este llamado “proceso de paz” –apunta– sino desde la radical rectificación de los métodos violentos. Yo soy responsable, en mi propio contexto, de un inmenso error y ahora sólo reivindico mis rectificaciones». Javier Elorrieta, en la reseña de su obra literaria y periodística, recuerda precisamente un artículo titulado «Yo sí me arrepiento», escrito tras el asesinato de Yoyes, cuando se debatía si la antigua militante se había realmente arrepentido o solamente lo había dejado. «No éramos demócratas, no perseguíamos la libertad. Ser antifranquista y de ETA no era defender lo que desde hace ya mucho defiendo».

Por eso le parece a Elorrieta que sólo los que no se han arrepentido verdaderamente pueden pensar ahora con cierto pesar, cuando se especula sobre el éxito de una negociación con la banda, que quizá se consiga lo que entonces se buscaba. «La causa de abandonar no era que los objetivos fuesen imposibles, sino que eran y son aberrantes. Así que yo no puedo pensar ahora que me equivoqué al marcharme, o que los que se quedaron terminan teniendo razón, sino, por el contrario, debo contemplarlo con desazón. Porque el terrorismo y su objetivo, o lo que de él puedan lograr en la negociación, es lo indigno».
 

No olvidarse de las víctimas

Iñaki Viar, desde la doble perspectiva personal y profesional, considera que, entre los aspectos más graves del «proceso», no debe olvidarse a las víctimas. «Ha sido tremendo que, durante tantos años, se haya matado doblemente, como en el mito de Antígona. Una vez, con los asesinatos; otra, con la muerte simbólica de la ausencia de honra y del olvido». Rememora a continuación la reacción cívica que se inicia tras el asesinato de Miguel Ángel Blanco –él mismo participó en la fundación del Foro de Ermua– y recuerda que «hay tanta más paz cuanto más honor a las víctimas, como ocurre en los países libres y no, por ejemplo, en Rusia con respecto a las del stalinismo». «Lo de ahora –continúa– me preocupa en muchos aspectos, pero de forma muy especial porque es una suerte de inversión de ese proceso de desagravio y honor, es decir, el de dar un sentido positivo al duelo. Nada peor que engañar a las víctimas, dejarlas a un lado, convertirlas en un obstáculo porque se trata de dar alguna razón a los terroristas».

«Y es que no la tienen –apunta Eduardo Uriarte, condenado a muerte en el famoso proceso de Burgos– aunque se lo crean ellos, se lo digan sus familiares o el mismísimo Gobierno. Cuando yo tuve razón de verdad fue cuando hace algo más de treinta años abandoné ETA». Uriarte, quizá el más próximo amigo y colaborador de Mario Onaindía, se refiere también con ironía a esa hipotética «depresión» al ver que ahora, con el argumento de que la banda lleva tres años sin matar, se pueda conseguir «una nueva situación, un cambio en la Constitución, algo como el inicio de un proceso constituyente». Gesticula con las manos, se ajusta las gafas, se incorpora en el sillón y, con un gesto duro, concluye: «Lo verdaderamente deprimente sería pensar que, para cualquier cambio político, lo único que vale es la amenaza, la extorsión, la posibilidad de matar…».

¿Pero ETA puede volver a matar? Quizá en la recámara del Gobierno, al menos desde luego en su retórica, late la idea de que ya no es posible, y que por ello saldrá adelante la negociación. Según Eduardo Uriarte, hay que tener en cuenta dos cosas. La primera, que una reforma del modelo autonómico «y de los pactos constitucionales del 77 hecha como se viene haciendo con formulaciones ambiguas no es fácil de colar a ETA». Y, en segundo término, que, aunque los grandes atentados islamistas hayan desacreditado el terrorismo como nunca antes había ocurrido, «el riego de violencia política no desaparece en nuestras sociedades y, en la vasca, se ha cultivado el odio de modo más que lamentable. Así que no es imposible».

Uriarte, que milita en el PSOE y fue candidato a la alcaldía de Bilbao, apunta la posibilidad de que su partido piense que con la actual Batasuna se pueden llegar a acuerdos como los que en el pasado se suscribieron con Euskadiko Ezkerra, un partido que terminó integrándose en el socialismo vasco de la mano de Mario Onaindía. No se trataría ahora, naturalmente, de un proceso similar, pero sí de «un acuerdo para establecer las bases de una nueva relación de Euskadi con el ordenamiento general de España». Lo considera un error, una posibilidad que puede dar al traste con el principio de ciudadanía y el reconocimiento de los valores democráticos que había hecho ya Euskadiko Ezkerra pero no Batasuna. Elorrieta añade: «Si he dicho que los anteriores Gobiernos no querían negociar y éste sí, debo añadir también que da la impresión de que muchos sectores del socialismo vasco muestran, más allá del afán negociador, un compadreo con Batasuna que resulta alarmante».

Mikel Azurmendi ve con espanto esa posibilidad «porque ETA es un cuerpo político para matar». Pero va un paso más allá. «Esto del diálogo y el pacto con la banda es sólo una pieza en un tablero más complejo, en los móviles de un Gobierno que ha pactado con todos los que han estado en contra de la más eficaz legislación antiterrorista y con todos los que han estado de un modo u otro en contra del Estado de Derecho. ¿Estamos ante un nacional-socialismo de nuevo cuño? ¿Y estamos, además, ante la dejadez y la pasividad de una sociedad para la que todo vale, que no reflexiona sobre el futuro político y social?»

Se suele quemar a los herejes, no a los paganos, y ellos, junto a otros, resultan estar, por su pasado y su arrepentimiento, entre los más odiados por los nacionalistas vascos. Parecen considerarlo parte de un pasado ya amortizado y no quieren renunciar ni a sus ideas ni a vivir en el País Vasco. Pero se rebelan con una mezcla de dolor y rabia en contra de que algunos consideren que quieren poner obstáculos a la paz. «Cuando se oye decir a una alta autoridad del Estado –dice Azurmendi– que quienes se oponen al proceso quieren más muertos se me desgarra el alma. ¡Qué vergüenza!». «Si lo que deseamos es defender la libertad, opinar razonablemente y te dicen que estás crispando, lo que realmente quieren es apartarte sin más», concluye Javier Elorrieta.
 

EL SENADO CHILENO APOYA LA AUTODETERMINACIÓN DE EUZKADI

Hoy día hay un empeño especial de algunas gentes en meterse en asuntos que no le importan, bien por deseo de notoriedad, bien por tapar otros huecos en casa propia. Así, el juez Garzón se empeña en perder el tiempo en el caso Pinochet o en sus aventuras en Colombia en vez de buscar la justicia en silencio y eficazmente con los asuntos que le son asignados; así el Gobierno español anda metido en el innecesario berenjenal de la memoria histórica o en el empeño de encontrar la paz en las provincias vascas, tema que se escapa de todo intento en este sentido si no se aceptan todas las exigencias de la banda asesina ETA, lo que están consiguiendo; así, por lo que se ve, sucede en el Senado de Chile, enfangado en este asunto de la independencia de Euskadi desconociendo, seguramente, de qué va.

Minuto Digital

Como se decía de los masones, los peneuvistas no descansan. Sus dirigentes se pasan los días maquinando, impulsados por su odio a España y «liberados» gracias a los fondos públicos que manejan. El presidente del Gobierno vasco, Juan José Ibarretxe, ha viajado a Chile y Argentina para promover sus planes separatistas, con desprecio a los vascos que se oponen a ellos. Y en Chile el lobby abertzale ha conseguido, a través de la Democracia Cristiana, que el Senado de ese país apruebe una resolución en defensa de la autodeterminación de Euzkadi.

Después de meses de tramitación y de cabildeos, el PNV se ha apuntado otro tanto en su plan de internacionalizar –con la ayuda inestimable del Gobierno socialista– las exigencias separatistas vascas. En Estados Unidos y Argentina habían conseguido que instituciones estatales y provinciales aprobasen sendas resoluciones favorables a los planes del PNV. En Chile el pronunciamiento ha sido más grave, porque proviene de una de las dos Cámaras de un Parlamento nacional, representante de la soberanía de ese país.

En una sesión desarrollada el miércoles 18, los 38 parlamentarios que forman el Senado chileno aprobaron por unanimidad un proyecto de acuerdo presentado por representantes de todas las formaciones políticas para «expresar su reconocimiento al proceso que busca poner término a la violencia en el País Vasco».

El documento se inmiscuye en los asuntos nacionales españoles y se decanta por el derecho de autodeterminación para el llamado pueblo vasco, pues «reconoce y felicita el proceso tendiente a terminar con el flagelo de la violencia y de la división en el País Vasco, con el fin de instalar un nuevo escenario de paz que permita el libre ejercicio de todas las libertades políticas, respetando plenamente la soberana voluntad democrática del pueblo vasco».


Aznar trató de evitarlo

A mediados de mes, el ex presidente del Gobierno José María Aznar viajó a Perú, Chile y Uruguay. Cuando llegó a Chile, donde le recibió la presidenta de la república, la socialista Michelle Bachelet, y el presidente del Senado, Eduardo Frei. Allí trató de impedir que el Senado votase la resolución promovida por el PNV a través de sus aliados democristianos, los hermanos Andrés y Adolfo Zaldívar, y el propio Frei.

Adolfo Zaldívar, senador y ex presidente del partido democristiano, declaró lo siguiente al diario abertzale Deia: «Los planteamientos de José María Aznar o de quien tenga una opinión contraria a lo que pensamos y anhelamos nos trae sin cuidado. A nosotros lo que nos interesa en esta materia, y lo que nos mueve a respaldar esta decisión soberana y democrática del pueblo vasco, es nuestro afán por respaldar cualquier proceso justo en cualquier parte y más aún en la tierra vasca».

El presidente del Senado chileno, Eduardo Frei, va a ser recibido hoy en el Senado español. ¿Se atreverán los senadores españoles a reprocharle su injerencia en los asuntos de una nación soberana?
 

COMUNICADOS DE FORO EL SALVADOR

Foro El Salvador censurado por la Diputación Provincial de Huesca

Foro El Salvador, asociación cívica inscrita en el Registro Nacional de Asociaciones con el nº 172174, nacida en defensa de las víctimas del terrorismo y del pluralismo social anegado por el nacionalismo excluyente en el País Vasco, quiere hacer pública su protesta ante un comportamiento sectario e informal de la Diputación Provincial de Huesca.

1. El pasado 28 de septiembre de 2006 la Diputación Provincial de Huesca denegó a Foro El Salvador, por vía telefónica, la cesión de su Sala de Conferencias de la ciudad de Huesca, previamente solicitada, por escrito y conforme el correspondiente cauce reglamentario, para la realización de tres actividades públicas promovidas por esta asociación, alegando que tal uso no se encuentra contemplado en el proyecto de reglamento regulador todavía no aprobado.

2. Las actividades previstas eran la presentación del libro La tregua de ETA: mentiras, tópicos, esperanzas y propuestas y dos conferencias a cargo del periodista de investigación D. Luis Del Pino y la Concejal por el PSE-EE-PSOE en el Ayuntamiento de Getxo, Dª. Gotzone Mora.

3. Foro El Salvador desea manifestar su indignación ante esta actuación falsamente reglamentista que atenta contra uno de los más relevantes derechos reconocidos y amparados por la vigente Constitución Española: la libertad de expresión.

4. La Sala de Conferencias, al ser pública, debiera estar abierta a todas las asociaciones reconocidas y aprobadas por la autoridad competente.

5. Pedimos y exigimos a la Diputación Provincial de Huesca que reconsidere su prohibición, prescindiendo de semejantes métodos antidemocráticos y rectificando su proceder, comunicando –por escrito, como tiene que ser en un Estado de Derecho– la respuesta afirmativa o negativa, en su caso, y motivando las razones de tal proceder.

6. Foro El Salvador continuará con sus actividades en Aragón pese a este tipo de actuaciones que, en lugar de promover la participación ciudadana, expresada por cauces democráticos, la ahoga conforme partidistas en un intento, acaso, de marginar opiniones discrepantes con el poder.
 

Foro El Salvador exige transparencia y responsabilidad al Partido Socialista de Navarra.

La asociación cívica Foro El Salvador, recogiendo la preocupación de numerosos ciudadanos navarros en las actuales circunstancias políticas, quiere dirigirse públicamente al Partido Socialista de Navarra exigiéndole un ejercicio de responsabilidad y transparencia políticas.

No es admisible, desde una perspectiva democrática, la falta de concreción y la ambigüedad manifestada, desde diversas instancias del PSOE, ante el futuro de Navarra en el marco del mal llamado «proceso de paz».

Los silencios, declaraciones parciales, rumores, calladas o abiertas discrepancias internas…, que PSOE, PSE y PSN vienen transmitiendo a la ciudadanía ante las pretensiones de ETA/Batasuna con Navarra, exigen un posicionamiento público, firme, definitivo y claro. Por ello, nos permitimos preguntarles, en un ejercicio democrático de responsabilidad: ¿qué actitud adoptarán los interlocutores socialistas presentes –en la mesa o mesas de partidos– ante las exigencias nacionalistas de territorialidad y soberanismo?, ¿contemplan los socialistas un órgano común de cooperación Navarra-Euskadi o una eurorregión, y, con qué alcance y perspectiva?

Los electores navarros no pueden ser dejados de lado. Tenemos derecho a ser informados con absoluta claridad de todos los aspectos del programa electoral del PSN-PSOE, y de su estrategia presente y futura, para obrar en consecuencia. Una vez celebrada cualquier convocatoria electoral, no es admisible que partido político alguno desarrolle actuaciones trascendentes no anunciadas –expresa y claramente a todos los ciudadanos– y acaso tendentes a la modificación del actual status quo de la Comunidad Foral de Navarra. De suceder así, constituiría un atentado gravísimo contra la voluntad de los electores, la estabilidad de Navarra, y un fraude a las reglas del juego democrático.

Foro El Salvador exige al PSN-PSOE, igualmente, que se comprometa públicamente con la ciudadanía navarra, informando sobre el papel que reserva en su juego político a la Disposición Transitoria 4ª de la Constitución Española, y le recuerda que la misma tiene la fuerza procedente del consenso entonces alcanzado, y ahora cuestionado, y, sobre todo, la propia de una Ley fundamental; de modo que sería ilícito e ilegítimo eludirla mediante cualquier artificio, o pacto político, que no siga los procedimientos previstos.

Insistimos en que, desde nuestra perspectiva ciudadana no partidaria, el verdadero debate de la sociedad navarra es el de terrorismo totalitario versus libertades y no progresismo versus reacción; con las correspondientes implicaciones electorales e institucionales.

El Pacto por las libertades y contra el terrorismo sigue siendo la principal herramienta de los demócratas para cerrar las heridas de la violencia terrorista. No es posible moralmente ninguna equidistancia entre víctimas y verdugos, entre Estado de derecho y totalitarismo violento y excluyente. Por encima de los intereses partidistas a corto plazo, los demócratas debemos perseguir el bien común, la paz, la justicia, la reparación del daño causado a las víctimas y el castigo de los verdugos terroristas; sin caer en sus trampas dialécticas, ni en los espejismos de supuestos atajos y recetas mágicas que ignoren la realidad por ellos violentada.

Pamplona, 20 de octubre de 2006


 
    Opciones
· Versión Imprimible
· Enviar a un Amigo
    Otros enlaces
· Más Acerca de El Risco de la Nava


Noticia más leída sobre El Risco de la Nava:
El Risco de la Nava - Nº 124


Hermandad del Valle de los Caídos (hermandaddelvalle.org)
Colaboraciones, comentarios, sugerencias: