Bienvenido a la Hermandad del Valle

    Búsqueda


    Menú
· Altar Mayor
· El Risco de la Nava
· El Brocal
· Cuestiones sobre la
Memoria

· Notas sobre el
Valle de los Caídos

Altar Mayor T
Altar Mayor Nº - 140 (10)
Thursday, 19 May a las 11:56:55

Altar Mayor artículos REVISTA DE LA HERMANDAD DEL VALLE DE LOS CAÍDOS
Nº 140  - marzo / abril de 2011

 

NUESTROS AMIGOS NO SON LOS ÚLTIMOS CABALLEROS
Antonio Brea
*



 
 
Alguien dijo un día lejano que todo hombre debe, antes de dejar este mundo, acometer tres nobles tareas: plantar un árbol, engendrar un hijo y escribir un libro. Siguiendo las analogías de este aforismo, siempre he encontrado ciertas semejanzas entre el acto de presentar públicamente la nueva obra de un autor amigo, y el de apadrinar a un recién nacido ante la pila del bautismo. Como hasta la fecha no he tenido el honor de ejercer de padrino de ningún infante, no tengo inconveniente en reconocer que la propuesta que Javier Compás me formuló, hace pocos días, para que presentara su flamante novela, Los últimos caballeros, en este recinto que nos acoge, me ha causado una notable ilusión.

Ilusión reforzada por los profundos nexos que me unen a Javier Compás. Ambos nacimos en la misma ciudad y en la misma década. Por esa ciudad, en la que nacimos y residimos, compartimos, desde la conciencia de sus numerosos defectos, un amor sincero. Hemos pisado las mismas aulas, separados en el tiempo, para completar nuestra formación académica en el campo de la Historia. Coincidimos en numerosos foros educativos, en los que participamos activamente, desde una federación de asociaciones de padres y un sindicato de profesionales de la enseñanza. Por otro lado, nuestra común independencia política, que nos mantiene al margen de cualquier partido, no nos impide colaborar, a veces conjuntamente, en modestas empresas culturales y de comunicación, de carácter abiertamente subversivo con respecto al conformismo que impera en nuestra sociedad.

Tanto ese espíritu subversivo como nuestra afición por las Letras nos han conducido a participar, en distintas ediciones, en el Certamen Literario de Novela Corta Disidente que, con carácter anual y desde el año 2007, convocan el salmantino Círculo de Estudios La Emboscadura y las catalanas Ediciones Nueva República. Y si en 2008 una novela llamada Quisimos transformar España, obtuvo el galardón de ser publicada junto a otros dos relatos firmados respectivamente por Alberto Vázquez Cordero y Jordi Garriga, en esta ocasión es la novela de Javier, Los últimos caballeros, la que se publica junto a otros cuatro relatos, prologados todos ellos de forma magistral por el gran escritor mexicano José Luis Ontiveros.

Es Los últimos caballeros una fuente de gratas sorpresas literarias. En sus apenas cuarenta páginas descubrimos, como bien afirma Ontiveros, a «un escritor ya hecho y derecho». Su sencillo argumento, en buena parte autobiográfico, nos muestra la trayectoria vital de un hombre corriente cuya vida discurre como la de la gran mayoría de sus semejantes, hasta que un día descubre, alcanzada la madurez, a un pequeño círculo de amigos, «los últimos caballeros», con los que inicia una lucha por una sociedad mejor.

En el desarrollo de este argumento, que guarda una apreciable semejanza con el de la primera novela de Jordi Garriga, Bajo un cielo rojo, exhibe Javier Compás sus magníficas dotes para ilustrar escenas de la vida cotidiana. Como ejemplo, esos pupitres llenos de vida, en los que un grupo de adolescentes, entre los que se encuentra el personaje protagonista, recibe, en los últimos años del régimen anterior, las enseñanzas de un profesor de Formación del Espíritu Nacional, cuyo mensaje constituye el alfa y omega de la novela.

Entre uno y otro, se suceden episodios de la vida del protagonista, evidente alter ego del autor. El colegio, la universidad y la empresa de seguros en la que trabaja durante años, se convierten en escenarios de brillantes y minuciosas descripciones conjugadas con una ácida ironía, digna del mejor Vizcaíno Casas.

Si esa ironía nos conduce en algunos momentos a la sonrisa, los pasajes intimistas sobre los efectos del paso del tiempo o la relación entre los sexos, nos llevan a nostálgicas reflexiones. En estos fragmentos y como corresponde a su condición de poeta, alcanza Javier sus mejores cotas, en contraste con las breves digresiones políticas y filosóficas que constituyen los momentos más grises de su relato. Lo que nos reafirma, a aquellos que lo conocemos, en que Javier Compás no tiene alma de político, sino de artista.

No quiero cerrar esta presentación, breve como la propia novela de Javier, sin manifestar mi discrepancia hacia el título escogido. Me niego a pensar que los entrañables amigos cuyos nombres aparecen en sus páginas finales sean «los últimos caballeros». El ideal caballeresco que enarbolan, entendido como la noble defensa de una causa justa, sin perspectiva de recompensa, no morirá con ellos. Personalmente, no dudo que su ejemplo y el del propio Javier inspirarán a futuras generaciones de «caballeros» que perpetuarán su combate contra la mediocridad.


Antonio Brea es Profesor de Enseñanza Secundaria y autor de la novela Quisimos transformar España. Palabras pronunciadas en Sevilla, el 18 de noviembre de 2010, durante la presentación de la novela de Javier Compás, Los últimos caballeros.
 

 
    Opciones
· Versión Imprimible
· Enviar a un Amigo
    Otros enlaces
· God
· God
· Más Acerca de Altar Mayor artículos


Noticia más leída sobre Altar Mayor artículos:
Altar Mayor Nº - 132 (6)