Bienvenido a la Hermandad del Valle
    Búsqueda


    Menú
· Inicio
· Presentación
· Estatutos
· Conversaciones
  en el Valle

· Convocatorias
· Recomendar
· Contacto
    Publicaciones
· Altar Mayor
· El Risco de la Nava
· El Brocal
El Brocal: El Brocal Nº - 47
Domingo, 23 marzo a las 18:16:27

El Brocal REVISTA DE ESTUDIOS Y DE DOCUMENTACIÓN
Nº 47 –  6 de marzo de 2008


JORNADA DE REFLEXIÓN Y TERRORISMO
L. Fernando de la Sota

De nuevo, al igual que hace cuatro años, el terrorismo ha irrumpido en la campaña electoral. Y lo ha hecho asesinando por la espalda y con un  tiro en la nuca a un indefenso y oscuro militante del partido socialista, cuando en compañía de su hija se acercaba a su casa, sin más motivos que el de haber sido anteriormente concejal en su pueblo.

Y al igual que al atardecer, en los bosques o en los parques, la algarabía de los pájaros al acostarse se vuelve atronadora, y basta una sola palmada, para que se haga un silencio expectante y acobardado, han bastado el sonido de tres disparos en Mondragón para que el estruendo de la campaña electoral también haya cesado y se haya hecho un silencio sepulcral.



De nuevo, al igual que hace cuatro años, el terrorismo ha irrumpido en la campaña electoral. Y lo ha hecho asesinando por la espalda y con un  tiro en la nuca a un indefenso y oscuro militante del partido socialista, cuando en compañía de su hija se acercaba a su casa, sin más motivos que el de haber sido anteriormente concejal en su pueblo.

Y al igual que al atardecer, en los bosques o en los parques, la algarabía de los pájaros al acostarse se vuelve atronadora, y basta una sola palmada, para que se haga un silencio expectante y acobardado, han bastado el sonido de tres disparos en Mondragón para que el estruendo de la campaña electoral también haya cesado y se haya hecho un silencio sepulcral.

Han callado los altavoces de las caravanas, se han apagado las luces de los focos, se desmantelan los preparativos ya casi a punto, de las últimas intervenciones de los líderes, y se guardan, sin llegar a lanzarse, las luminarias y los cohetes, con que se iban a celebrar las galas eufóricas del cierre de la campaña.

ETA, ha forzado que la jornada de reflexión se adelante unas horas.

Lo cierto es que este periodo establecido por las leyes electorales, no está demostrado que sea especialmente útil ni determinante para los resultados de los comicios. La inmensa mayoría de los votantes potenciales ya hace tiempo que tienen tomada su decisión y son sólo unos pocos los indecisos.

Unos, tanto en la izquierda como en la derecha, ya tienen su voto decidido de antemano. Los debates televisivos, los artículos editoriales o de opinión, pueden hacerles pensar que en algunas cosas lo adversarios pueden tener razón, pero no por eso van a cambiar de voto. Van votar a los suyos, a los de siempre, sin leer los programas, sin hacer comparaciones ni balances.

Los otros, los que están contra el sistema, los que ignoran la importancia de la cosa pública, los que se empeñan en considerarse ajenos a las responsabilidades del buen o mal gobierno, aunque luego se lamenten de sus consecuencias, tiene también decidida la abstención.

Por eso, sólo unos pocos pueden todavía en esas horas cambiar esa decisión y modificar su voto.

Para ellos, van estas líneas, si es que llegan a leerlas.

Se trata esta vez de tomar una gran decisión. La de realizar un cambio en España. Hacer una reflexión sobre lo que ha ocurrido en estos últimos cuatro años, y valorar si en ese camino se debe continuar otros cuatro años más.

El destino parece que ha dispuesto que los cuatro temas emblemáticos, las cuatro naves estrella de la legislatura de Zapatero, estén haciendo aguas.

La bonanza económica se oscurece y se disparan los precios, suben las hipotecas, hay recesión en la industria y en la construcción, y el paro aumenta y dentro de muy poco el paro de los españoles y sobre todo el de los emigrantes se va a multiplicar.

La paz, esa paz de la que tanto se ha presumido, se ha vuelto a romper dolorosamente esta mañana con un nuevo asesinato, y si no ha habido más, ha sido gracias a la acción de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, a la habilidad de sus artificieros, y a la providencia, que en varias ocasiones han desviado las mortíferas cargas etarras, o han abortado siniestros planes islamistas.

La controvertida Ley de Educación de la Ciudadanía, con la que se pretende adoctrinar a los niños españoles, negando a los padres ese derecho, ha recibido un duro golpe con la sentencia de Tribunal Superior de Justicia de Andalucía que reconoce ese derecho.

Y por último resulta, que la otra Ley, la de la Memoria Histórica, que entre otras cosas iba a sacar a la luz multitud de fosas junto a los caminos de España llenos de víctimas de la represión franquista, va a tener ahora que asumir que hasta ahora la única fosa, la de Alcalá de Henares recién descubierta, contiene seguramente los restos de las víctimas de sacerdotes y seglares asesinados por el Frente Popular durante la guerra civil, e incluso, posiblemente, los de anarquistas eliminados por los comunistas en sus luchas intestinas.

Buen momento para pensar en todas estas cosas. Puede haber otras soluciones. Otros proyectos, otras ideas, otros comportamientos. Que es posible que no nos satisfagan al cien por cien. Que seguramente seríamos partidarios de otros modos y de otras personas. Que nos gustaría que se defendiesen también otros valores. Pero la partida está planteada así, hay mucho en juego, y tenemos la obligación de valorar la responsabilidad de nuestra apuesta. Y procurar elegir, responsable y honestamente, lo que creamos más conveniente para España.

 

 

A LA INTEMPERIE
Miguel Ángel Loma

 
Rosa Díez, fundadora y líder del nuevo partido Unión, Progreso y Democracia (UPyD), anda denunciando justificadamente el ninguneo y discriminatorio trato que tanto ella como su partido están recibiendo en la presente campaña electoral. Se queja de las dificultades para la financiación de su campaña, de que la excluyan de la participación en los grandes debates o que no se informe en los medios de titularidad pública, como se hace con los otros, de las actividades y propuestas de su partido.

Pero todas esas circunstancias que denuncia doña Rosa, ni son de ahora, ni se le aplican exclusivamente a ella. Son las mismas que padecen desde siempre todos los partidos políticos que no lograron obtener representación en las últimas elecciones o que se presentan por primera vez a ellas. Una situación que se asemeja a una carrera de obstáculos donde, a quienes vencieron en la última, no sólo se le asignan las mejores calles de salida, sino que gozan de menor número de dificultades mediante ayuditas bajo diferentes formas: como la continua presencia de sus representantes en los medios de comunicación, la asignación de mayores espacios gratuitos, etcétera. Aunque todo ello signifique una clara merma del principio de igualdad de oportunidades, así lo dispone la ley; y como ésta la hacen quienes ganan, pocas reformas cabe esperar de quienes se benefician con su repetida aplicación.

No obstante, la más indicada para quejarse de tan injustas reglas del juego no es Rosa Díez, porque ella participó en bastantes campañas electorales cuando era candidata por el PSOE, ocupando cargos tan relevantes como Consejera de Turismo del Gobierno Vasco (1991-1998) y europarlamentaria socialista (1999-2007). Cuesta creer que una mujer tan inteligente no supiera cómo funcionaba todo esto.

Y en cualquier caso, tampoco doña Rosa puede quejarse demasiado, porque al menos cuenta con el cariñosísimo y privilegiado apoyo de un medio de comunicación tan influyente como es la cadena COPE, pese a que el programa electoral de la UPyD abogue por expulsar la asignatura de religión del currículo educativo, por retirar los símbolos religiosos, por impulsar el desarrollo de políticas dirigidas a la laicización progresiva del Estado, por reformar la Constitución para suprimir la mención a la Iglesia Católica en el art. 16, 3; etc., etc. Un partido que cuenta entre sus máximos ideólogos con un Fernando Savater (el que decía que España se la suda) acérrimo defensor de la imposición de la asignatura de Educación para la Ciudadanía, y que no desaprovecha ocasión para arremeter contra la Iglesia y contra la moral cristiana. Parece que con tal de que gane el PP, en la COPE todo vale; incluso promocionar a quienes se muestran abiertamente contrarios a los valores e ideario de la cadena. En fin, ellos sabrán...

Lo que otros sabemos es el miserable trato que esa misma cadena dispensa a los pocos partidos políticos que defienden explícitamente los principios no negociables para la actuación del cristiano en política, que señala Benedicto XVI: «el respeto y la defensa de la vida humana, desde su concepción hasta su fin natural; la familia fundada en el matrimonio entre hombre y mujer; la libertad de educación de los hijos y la promoción del bien común en todas sus formas». Un trato tan miserable que, como sucede con uno de estos partidos, Alternativa Española (AES), llega hasta el punto de vetar cualquier publicidad pagada en sus ondas.

Y me pregunto: ¿para qué se preocupan los obispos en emitir una nota de orientación ante las elecciones, si luego el medio de comunicación del que son titulares no sólo promociona a los contrarios a dichas orientaciones, sino que ni siquiera permite la publicidad de quienes se identifican con ella?

¿Misterium fidei? No precisamente; y si es misterio de fe, no es fe de pobre, sino fe de rico.

 

 
MANIFIESTO POR UN GRAN ACUERDO NACIONAL EN DEFENSA DE LA DEMOCARACIA Y LA UNIDAD DE ESPAÑA
Luis Bouza-Brey

elmanifiesto.com

 

Estos días he intentado buscar apoyos para emitir este manifiesto, pero me he encontrado solo. No obstante, como creo que la situación del país es gravísima y uno no puede desentenderse de la necesidad de impulsar la movilización de la ciudadanía, a fin de impedir o frenar la destrucción de la democracia, he decidido hacerlo público por mi cuenta, enviándolo a asociaciones cívicas, blogs y medios de comunicación digital.

El que quiera apoyar este manifiesto o alguno similar, que lo publique o lo firme. Lo importante es que estas ideas cuajen: no importa quién sea el autor.

Las asociaciones cívicas y ciudadanos individuales que apoyamos este manifiesto queremos hacer llegar a la opinión pública nuestra indignación y preocupación ante el proceso de crisis de la democracia española inducido durante la última legislatura.

Durante los últimos años se ha impulsado desde el poder una ruptura de los acuerdos fundacionales de la transición que se plasmaron en su momento en la definición constitucional del modelo de Estado democrático y autonómico.

Estos acuerdos se fundamentaron en una política de amplio consenso que obligó a todos los actores políticos a renunciar a sus postulados máximos en aras de la convivencia. Pero después de la aprobación de la Constitución, los partidos nacionalistas han estado incrementando constantemente sus demandas de descentralización, sin que los Gobiernos sucesivos del PSOE y el PP hayan sido capaces de ponerles freno, forzados a concesiones permanentes a cambio de conseguir apoyos para alcanzar el poder o mantenerse en él.

Y en esta última legislatura se han traspasado todos los límites, llevando a su extremo la pauta de concesión constante a los nacionalistas:

Mediante las alianzas frentepopulistas diseñadas por el liderazgo sectario e inepto de Rodríguez Zapatero, el Gobierno del PSOE, autodenominado de izquierdas pero alejado de los postulados igualitarios y patrióticos de la izquierda, respaldado en el anacronismo de IU-IC y la deslealtad de los nacionalistas, ha impulsado una ruptura de los equilibrios básicos del sistema democrático y la violación de la Constitución.

La ruptura se ha concretado en un proceso de promoción de la legitimidad de la Segunda República, de reapertura de las heridas de la Memoria Histórica, de deslegitimación sectaria de la oposición democrática y de la democracia vigente, complementado por diversas reformas estatutarias inconstitucionales orientadas a la búsqueda del pacto con los grupos soberanistas, independentistas y terroristas.

Para realizar este proceso de ruptura el Gobierno ha incumplido su obligación de defensa de la Constitución y de los valores constitucionales, manipulando el poder judicial y el Ministerio Fiscal y desactivando los controles judiciales de la constitucionalidad y legalidad de las decisiones políticas.

Las consecuencias de este proceso de ruptura han sido el fortalecimiento del terrorismo y la deslegitimación del Estado democrático, el impulso del nacionalismo periférico hacia el soberanismo, y la imposición de sus políticas antidemocráticas en la educación sectaria, el monolingüismo, la inconstitucionalidad, la bilateralidad confederal, la insolidaridad fiscal y el vaciamiento del Estado.

El gobierno del PSOE ha conseguido en esta legislatura fortalecer el terrorismo y abrir camino a la continuación del chantaje de las minorías nacionalistas sobre los partidos mayoritarios, las cuales han comenzado a abusar de su papel necesario para la constitución de mayorías parlamentarias suficientes para formar gobierno, ampliando el alcance de sus objetivos hacia el soberanismo.

Como consecuencia de todo ello, el Gobierno ha desatendido el interés general, las necesidades de modernización de la economía y la sociedad y los problemas y necesidades reales de los ciudadanos en el ámbito de la educación, la sanidad, la vivienda, el empleo, el transporte, las infraestructuras y la transparencia y responsabilidad democráticas.

Nos encontramos, por consiguiente, ante una encrucijada histórica de la democracia española. El 9-M tendremos que optar entre permitir que el proceso de crisis terminal de la democracia se prolongue y consume con un segundo gobierno ZP-PSOE y aliados, o buscar una salida democrática a la crisis.

Lo que ya resulta claro es que nuestra democracia será inviable si se continúa el camino de desvertebración emprendido. Se producirá un caos político y administrativo creciente y se incrementarán la perversión democrática, la mentira, la corrupción y la coerción. La democracia se paralizará y el Estado acabará de desarticularse mientras que crecerá el nacionalismo autoritario y totalitario y el caciquismo en diversas partes del país.

Mediante la movilización ciudadana hemos de demostrar si nuestra democracia es capaz de regenerarse y orientarse en función del interés general, cambiando el Gobierno y sus alianzas, o está condenada al hundimiento en el medio plazo, como consecuencia del caos derivado de la suma de intereses particularistas, el abandono de las prioridades y problemas reales de los ciudadanos o la secesión de partes del Estado.

Por ello, los impulsores de este manifiesto por un gran acuerdo nacional

queremos impulsar la movilización de los ciudadanos y asociaciones cívicas a fin de que se comience a postular ya antes de las elecciones la necesidad de un gran acuerdo, al menos entre los dos partidos mayoritarios, dirigido a salvar a la democracia española del caos y el derrumbe.

Para lograr este acuerdo, es preciso que los dos grandes partidos modifiquen la forma de actuar seguida desde el comienzo de la democracia y se comprometan antes de las elecciones a rechazar el pacto con los nacionalismos soberanistas e independentistas como requisito inevitable para alcanzar el poder.

El instrumento para salir de la crisis es un gran acuerdo nacional pp-psoe y minorías no nacionalistas

cuyo contenido mínimo habría de concretarse en los siguientes puntos:

1. Reformar la Constitución e impedir la desvertebración y desintegración del Estado, mediante la definición de las competencias estatales intransferibles, la reforma del Senado y el incremento de los vínculos de cohesión y solidaridad entre los españoles.

2. Reforzar la división de poderes y el control judicial de la constitucionalidad y legalidad de las decisiones políticas y administrativas.

3. Reformar la ley electoral a fin de recuperar la vigencia de la voluntad de la mayoría de los españoles frente al chantaje de las minorías.

4. Regenerar la democracia e impedir el incumplimiento de las normas constitucionales y los compromisos electorales por parte de los representantes electos, incrementar la democratización de los partidos, la responsabilidad de los dirigentes y la apertura y renovación de las elites políticas.

5. Instaurar un Gobierno cuyas políticas prioricen el interés general, la atención a las necesidades de modernización de la economía y la sociedad y a los problemas y necesidades reales de los ciudadanos en el ámbito de la educación, la vivienda, el empleo, la sanidad, el transporte, las infraestructuras y la transparencia y responsabilidad democráticas.

Llamamos a los ciudadanos, asociaciones cívicas y grupos de opinión a movilizarse a favor de este gran acuerdo nacional que permita superar la crisis terminal de la democracia española.

 

¿CÓMO ES POSIBLE QUE PUEDAN REELEGIR A AZAPATERO?
Luis Bouza-Brey
elmanifiesto.com

 Y mi respuesta a las dos preguntas anteriores es que sí, que el país se ha vuelto loco, a consecuencia de la perversión mentirosa y demagógica del sistema democrático, puesta en práctica por la mayoría de los medios de comunicación, ayudados por la traición a la verdad de numerosos creadores de opinión que articulan la opinión pública. Por eso el país se ha vuelto loco, sin ser capaz de desvelar las capas de mentira gubernamentales, mediáticas e intelectuales que corrompen la democracia. Por eso el país camina ciego hacia la reproducción de la demencialidad gubernamental, reforzada por el anacronismo de IU y el delirio de los nacionalismos periféricos.

Todos ellos nos empujan hacia el basurero de la Historia, nos conducen a un retroceso hacia el sectarismo antidemocrático, el anacronismo de los privilegios feudales, y la ruptura con los principios de libertad, igualdad y solidaridad en que se fundamentaba la Constitución, violada con nocturnidad y alevosía por esta coalición de particularismos miopes.

Por eso creo que es necesario hacer llegar a la opinión pública la necesidad de dar un giro a la política del país, para acabar con la pauta constante y creciente de cesión de los dos grandes partidos nacionales ante el nacionalismo periférico. Porque los límites ya se han sobrepasado, porque el nacionalismo soberanista destroza el Estado y la igualdad entre los españoles, y ataca la libertad en cada una de las sociedades que gobierna. Porque consumará la imposición del monolitismo antidemocrático si el Gobierno sigue traicionando sus deberes constitucionales para seguir en el poder.

Por eso creo que el 9-M nos jugamos la libertad y la democracia y que los que somos conscientes de ello debemos despertar a la opinión con los medios a nuestro alcance, a fin de presionar a los dos grandes partidos –o al menos al PP, de momento– para que se comprometan a rechazar el chantaje soberanista anticonstitucional e iniciar nuevas políticas para defender el Estado.

Y la única política posible para corregir el rumbo es crear una nueva relación de fuerzas que impulsen otra vez a España hacia la libertad. El instrumento imprescindible para ello es un gran acuerdo o pacto nacional entre PP, UPyD, y un PSOE regenerado. Pero hay que impulsar que el PP se defina en esta dirección, porque si sigue pecando de prudencia y miedo a arriesgar, perderá las elecciones, por no hacer un diagnóstico correcto de la situación proponiendo esta solución a los electores.

Porque la reedición de un pacto con los nacionalistas por parte de ZP o de Rajoy consumaría la ruptura definitiva del Estado y hundiría la democracia.

Este es el por qué del manifiesto cuyo apoyo les solicito.


[1]


 
    Opciones

 Versión Imprimible Versión Imprimible

 Enviar a un Amigo Enviar a un Amigo