Bienvenido a la Hermandad del Valle
    Búsqueda


    Menú
· Inicio
· Presentación
· Estatutos
· Conversaciones
  en el Valle

· Convocatorias
· Recomendar
· Contacto
    Publicaciones
· Altar Mayor
· El Risco de la Nava
· El Brocal
El Risco de la Nava: El Risco de la Nava Nº - 439
Wednesday, 03 December a las 20:40:55

El Risco de la Nava

GACETA SEMANAL DE LA HERMANDAD DEL VALLE DE LOS CAÍDOS
Nº 439  –  2 de diciembre de 2008

SUMARIO

  1. Libertad de expresión, ¿para todos o sólo para los mandamases?. José Vicente Pascual
  2. El gran oriente francés y ZP. César Vidal
  3. Apuntaciones sobre José María Socias. Antonio Castro Villacañas
  4. Recordatorio. Jesús Flores Thies
  5. Los españoles no quieren que el Estado financie a los sindicatos. Minuto Digital
  6. Chavez no celebra, amenaza. A.C. Democracia y Desarrollo
  7. Cabrera culpa al franquismo de la violencia de género. Mercedes Cabrera




LIBERTAD DE EXPRESIÓN, ¿PARA TODOS O SÓLO PARA LOS MANDAMASES?
ElManifiesto.com

Como ya contamos a nuestros lectores, el profesor y poeta granadino Luis García Montero ha sido condenado por un delito de injurias contra otro profesor de la Universidad de Granada, José Antonio Fortes, al que insultó en un artículo publicado en El País por mantener en sus clases la idea, inasimilable por cualquier «progre», de que la poesía de Federico García Lorca, surcada y cimentada en mitos interclasistas, no entra en contradicción con la ideología fascista.

A raíz de esta condena, García Montero y la «progresía» en general se han desgarrado las vestiduras, colgándose el primero la medalla de «perseguido», «autoexiliado» y otras victimistas lindezas por el estilo. Éstos son los hechos a partir de los cuales José Vicente Pascual se interroga sobre la libertad de expresión presuntamente confiscada a dichos jerarcas de la «cultura oficial».

JOSÉ VICENTE PASCUAL

Es cierto, debería abrirse un amplio debate sobre la libertad de expresión. Lástima que haya tenido que producirse la chusca circunstancia de dos profesores de la universidad liados a mamporros para que semejante sugerencia aparezca en los periódicos. Deberíamos poder hablar libremente sobre la libertad de expresión, sin necesidad de la redundante paradoja, y ése es el problema. En España, al día de hoy, con la oficialidad cultural reinante y obrante, es casi imposible reclamar libertad de expresión sin sentir la amenaza de esos poderes fácticos y muy reales que controlan con obsesivo celo el panorama de las letras.

¿Libertad para calificar de «perturbado» a un profesor o a quien sea? Muy bien, eso está estupendo siempre y cuando al «perturbado» no le entre el capricho de llevarnos a juicio. Pero no se trata de debatir sobre la libertad de un articulista para escribir los epítetos que considere oportunos, ni siquiera la libertad para exigir que ese profesor renuncie a su libertad de cátedra y deje de explicar su versión sobre la figura y obra de García Lorca. De lo que se trata es de definir cuál es el marco real de ejercicio efectivo de la libertad de expresión, constitucionalmente amparada y en la práctica negada a muchos, demasiados articulistas, escritores, poetas, novelistas, que de forma sistemática ven su obra ignorada, ninguneada, cuando no directamente saboteada por la mano de hierro que lleva el índice a los labios, avisando «¡Silencio!». Junto al censor siempre hay un íntimo consorciado al que se le llena la boca con el término «libertad de expresión».

Libertad de expresión significa poder escribir sin miedo. Vuelvo a escribirlo porque en letras de molde la frase queda pimpolluda: escribir sin miedo, eso es libertad de expresión. Miedo a que tus palabras toquen las partes sensibles de quienes todo lo manejan y todo lo dirigen; miedo a que te pongan siete cruces –yo debo de tener setecientas–, y las editoriales y medios de comunicación pongan tu nombre en la lista de aborrecibles y te cueste más publicar una novela que acertar a la primitiva. Miedo a que el periodista a quien has enviado tu libro sea «uno de ellos» y el ejemplar acabe en la papelera, junto a las colillas y las cáscaras de pipas. Miedo a no poder ser nunca lo que siempre hemos querido ser: escritores en un país donde se ejerce la censura previa por vía de poco sutiles filtros editoriales, se discrimina positivamente a los afectos al régimen y se condena a la nada a los díscolos, discordantes, malquistados o simplemente críticos con el poder.

Libertad de expresión para llamar «perro judío» a cualquier menda ya hay de sobra. La ley ampara ese derecho de la misma forma que ampara el recíproco privilegio de la querella. Hay jueces y tribunales que velan por estos principios básicos de convivencia; jueces y tribunales porque vivimos en una sociedad democrática; si dicha función la ejerciesen policías del pensamiento, agentes de información del Estado, comisarios políticos y demás carroña burocrática, viviríamos en una dictadura. No es el caso.

Por el contrario, sí sucede que el mundo de la cultura y no digamos de la literatura está plagado de informantes, chivatillos, tiralevitas, pelafustanes, codiciosos vigilantes de la ideología oficial y enérgicos verdugos de cualquier palabra que no guste o, peor aún, disguste a los mandamases del cotarro. Se recurre a la muerte civil del escritor desafecto con pasmosa espontaneidad, como la cosa más natural del mundo. Si un escritor no rinde la debida pleitesía a los guardianes de la corrección política, no existe. Sus obras, al olvido.

Nunca habrá un juez que ordene abrir las fosas comunes de la creación literaria, porque nuestra cultura sigue viviendo en 1969, en pleno estado de excepción.

Lo que no merma la desfachatez con que algunos intelectuales orgánicos exigen un debate sobre la libertad de expresión.
¿Libertad de expresión para quién? Venga ya...

 

 

EL GRAN ORIENTE DE FRANCIA Y ZP
César Vidal
Blog en LibertadDigital.com


El pasado viernes, leí un editorial en La Linterna que provocó una conmoción extraordinaria hasta el punto de que ha sido una verdadera multitud la que ha pedido su texto. Lo reproduzco a continuación.

Corría el año 1801, cuando en el puerto francés de Brest se constituyó la primera logia masónica formada por españoles. Su nombre era La Reunión Española y de ella sabemos que tuvo 26 miembros, entre los que había varios sacerdotes. La finalidad de la logia era obvia. Napoleón pretendía crear, valiéndose de la masonería, una quinta columna que corroyera España desde dentro y que la facilitara su dominio por parte de Francia. Algo más de seis años después de la constitución de aquella primera logia masónica en Francia, Napoleón invadió España y, de manera bien significativa, los traidores más destacados se encontraron en las capas superiores de la pirámide social española.

En las últimas horas, hemos tenido acceso a documentación procedente de la obediencia masónica conocida como Gran Oriente de Francia. Sin ánimo de ser exhaustivos, los hechos son los siguientes:

1. En uno de los documentos denominado el Librito blanco de la laicidad, el Gran Oriente de Francia indica que «la laicidad pretende liberar al niño y al adulto de todo lo que aliena y pervierte… especialmente… el orden religioso».

2. El documento del Gran Oriente de Francia afirma igualmente que «la moral laica… es esencial en la construcción de la armonía social y el reforzamiento del civismo democrático».

3. Ese mismo documento del Gran Oriente de Francia señala que «la educación laica» es una de las condiciones para la igualdad en la sociedad y que «la escuela laica… debe ser preservada de toda penetración confesional».

4. En ese mismo documento, el Gran Oriente señala que «si las iglesias quieren existir… la religión debe convertirse en un asunto privado y las iglesias no pueden estar dotadas de status oficial».

5. De manera bien significativa, este mismo documento del Gran Oriente de Francia indica que la regulación legal del «nacimiento, la vida y la muerte» no deben ser consideradas «bajo el ángulo de la religión» lo que abre la puerta a fenómenos legales como la ampliación del aborto o la legalización de la eutanasia.

6. Este mismo documento del Gran Oriente de Francia subraya igualmente que «los progresos de la ciencia deben verse libres de toda influencia… especialmente de grupos religiosos» lo que es una manera apenas oculta de abogar por la experimentación biológica sin restricciones.

7. Este mismo documento del Gran Oriente de Francia insiste en que «la laicización del estatuto del cuerpo (amor y sexualidad, muerte, enfermedad) no está concluida» considerándose como meta la regulación de «las modalidades sociales de la vida de las parejas y de las familias», un eufemismo para el matrimonio de homosexuales.

8. Finalmente, en este documento del Gran Oriente de Francia, se indica la necesidad de evitar influencia religiosa en la cultura y la creación artística y en la información y la comunicación.

9. En documento emanado del Gran Oriente de Francia y fechado el 31 de octubre de 2007, esta obediencia masónica se refiere a la ley de memoria histórica señalando que «en la hora en que España se apresta a cumplir con valor el examen de uno de los períodos más sombríos de su historia, el Gran Oriente de Francia quiere manifestar su apoyo a este necesario trabajo de memoria».

10. En este mismo documento, el Gran Oriente de Francia lamenta, sin embargo, que el Vaticano haya beatificado «a cerca de quinientos religiosos víctimas de la guerra civil española» e indica que «mientras que la decisión del gobierno español debería ser saludada por todos, algunas corrientes – entre las más reaccionarias– trabajan para reafirmar la actualidad de ideologías que no pueden sino inquietarnos».

11. A la hora de interpretar la crisis económica, en otro documento de fecha 17 de octubre de 20008, el Gran Oriente de Francia, como ZP, la atribuye a que «el viento del liberalismo sin freno arrastraba todo a su paso» y señala la solución, también como ZP, en la «refundación de un estado providencia»

12. Hoy, el diario Le Fígaro ha informado de que tras conceder Sarkozy una silla a ZP para que asistiera a la reunión de Washington, el presidente español dijo al francés: «Todo lo que me pidas te lo daré».

A la vista de estos datos procedentes del Gran Oriente de Francia, cabe formularse algunas preguntas:

1. ¿Es casualidad que la asignatura de Educación para la ciudadanía reproduzca el modelo masónico educativo?

2. ¿Es casualidad que la ampliación del aborto y la legalización de la eutanasia preconizadas por ZP se encuentren entre las metas de la masonería?

3. ¿Es casualidad que el matrimonio de homosexuales defendido por la masonería haya sido uno de los proyectos estrella de ZP?

4. ¿Es casualidad que la ofensiva laicista de ZP se corresponda milimétricamente con los planes expresos de la masonería?

5. ¿Es casualidad que la vía libre para los experimentos científicos sin ningún tipo de barrera moral que defiende el ministro Soria se corresponda con las tesis de la masonería?

6. ¿Es casualidad que el análisis erróneo y demagógico de la actual crisis económica que realiza ZP sea el mismo que propugna la masonería?

7. ¿Es casualidad que la masonería respalde el proyecto parcial y sectario de la mal denominada memoria histórica?

8. ¿Es casualidad que los movimientos separatistas de Vascongadas y Cataluña coincidan con el deseo histórico de Francia de mantener ambas regiones como estados colchón que debiliten a España?

9. ¿Tiene alguna relación el juez Garzón con la masonería?

10. ¿Tienen alguna relación ZP con la masonería?

11. ¿Ha tenido algún papel la masonería en la concesión de una silla en Washington para ZP?

12. ¿Qué legitimidad tiene ZP para prometer a Sarkozy que le dará todo lo que le pida?

Todas y cada una de estas preguntas deberían recibir una respuesta clara y veraz porque, de lo contrario, tendríamos que temer que a los doscientos años de que el pueblo español se alzara contra la invasión francesa, nuevos traidores estén entregando la patria en manos de sus enemigos y que, una vez más, el instrumento privilegiado para esa traición sean las logias masónicas.

 


APUNTACIONES SOBRE JOSÉ MARÍA SOCÍAS
Antonio Castro Villacañas


El pasado lunes día 3 de este mes de noviembre falleció en su natal ciudad de Barcelona, en el Hospital del Valle de Hebrón, José María Socías Humbert, uno de los muchos amigos y camaradas que desde mis años universitarios tuve la suerte de hacer y mantener en Cataluña hasta que las tramontanas borbónicas de los años 1976-78 ensuciaron los cielos y los suelos, las ciudades y los campos de tan entrañable nación, fundamental componente del Reino de Aragón y de la Patria Hispánica. Los vientos del norte democrático y palaciego esparcieron por toda España nuevas semillas de servicio político y dispersaron otras. Consecuencia de esos vientos fue mi apartamiento de la vida política oficial, en la que durante algún tiempo continuó trabajando Socías. Dejamos por tanto de vernos y hablarnos, entre otras cosas porque él tardó poco tiempo en regresar a su Barcelona natal, a la que yo no he vuelto después de mi jubilación forzosa en el servicio público.

José María Socías nació el 24 de octubre de 1937 en Barcelona. No fue, pues, «un niño de la guerra», sino de la postguerra, y se educó políticamente en el espléndido Frente de Juventudes catalán de los años 40-60 del siglo XX. Estudió Derecho y Administración de Empresas, especializándose en materias de Mercado y Cooperación, lo que le permitió prestar eficaces servicios en la Organización Sindical barcelonesa, en la que llegó a ser vicesecretario de ordenación social, secretario general y finalmente delegado provincial y procurador en Cortes, todo ello a lo largo del periodo 1967-1976 y de la mano de Rodolfo Martín Villa, quien como ministro de la Gobernación del Reino lo nombró Alcalde de Barcelona en diciembre del último año citado.

Dos años estuvo Socias al frente del primer ayuntamiento catalán. Sustituyó en la alcaldía a Joaquín Viola con el objetivo de preparar el terreno para la llegada de la «democracia pura o inorgánica» a una ciudad que con la «orgánica» había conseguido un extraordinario crecimiento en todos los órdenes sociales y económicos. Fue una tarea que realizó de modo satisfactorio para sus mandos y para los partidos que se aprestaban a tomar el poder por medio de las oportunas elecciones municipales. En enero de 1979 cedió la alcaldía a Manuel Font, políticamente indefinido, para que a su vez éste se la entregara a Narcís Serra, socialista. Como premio a su labor, José María Socías fue designado senador real. En la Alta Cámara se adscribió al grupo mixto y de este se pasó al de Entesa dels Catalans. No quiso ser de la UCD. Se acercó luego al Partido Socialista de Cataluña, pero –según me parece– no llegó a integrarse en él del todo. De hecho, y salvo que alguien mejor informado me diga lo contrario, tengo para mí que se apartó de la política en la medida que su pasión por el servicio social se lo consentía.

Los barceloneses le recuerdan como un alcalde emprendedor y próximo a los ciudadanos. Junto al arquitecto Juan Antonio Solans pretendió ordenar el caótico y asfixiante urbanismo barcelonés. Iniciativa suya fue crear las primeras zonas verdes de las últimas décadas, el edificar los primeros centros cívicos de la municipalidad, el abrir unas cuantas plazas para alegrar la cerrada vida de otros tantos barrios humildes, y el proyecto para remodelar y transformar el viejo Raval, de tanta significación para Barcelona.

Por haber compartido con él sueños e ilusiones, ambiciones y esperanzas, trabajos y desengaños, cuando me llega la noticia de su muerte no puedo por menos de pensar en cuántas cosas buenas hubiera hecho José María Socías en los últimos treinta años si en España en vez de una tra(ns)ición se hubiera llevado a cabo una transición verdadera... Si en vez de una derecha vergonzante y una izquierda rencorosa hubiera regido España una izquierda nacional y sindicalista.

 


RECORDATORIO
Jesús Flores Thies
Coronel de Artillería-retirado


Es conveniente este recordatorio porque, tal como van las cosas, pronto no nos vamos a acordar ni de nuestros apellidos. Hemos tirado de Reales Ordenanzas y, con mucho cuidado, de la Constitución que como es de goma de muy mala calidad, si se estira demasiado, corre peligro de romperse.

En fin, recordemos que los....

Apagafuegos y ONGEs son cosas muy interesantes pero no conviene olvidar que….

Artículo tres de las Reales Ordenanzas para las Fuerzas Armadas, es decir, para el Ejército:

• La razón de ser de los Ejércitos es la defensa militar de España y su misión garantizar la soberanía y la independencia de la Patria, defender la integridad territorial y el ordenamiento constitucional.

• La antigüedad queda aplastada por el favor y la arbitrariedad, ya que el Ejército es sólo una carta en la baraja política, por eso convendría releer el Artículo catorce de las Reales etc, etc….

• La justicia debe imperar en los Ejércitos de tal modo que nadie tenga nada que esperar del favor ni de la arbitrariedad.

La «Memoria Histórica» parida en los ergástulos del odio podría tener su digna respuesta en el mismo librito:

• Artículo dieciséis: Los Ejércitos de España son herederos y depositarios de una gloriosa tradición militar. El homenaje a los héroes que la forjaron es un deber de gratitud y un motivo de estímulo para la continuación de la obra.

Abundando en esa «Memoria Histórica» redactada y aprobada por miserables y cobardes, recordemos el… Artículo diecisiete: El espíritu que anima a la Institución Militar se refuerza con los símbolos trasmitidos por la Historia. Los símbolos fortalecen la voluntad, exaltan los sentimientos e impulsan al sacrificio.

Con en siguiente artículo se ahorrarían muchos trabajos en los Juzgados que obligan a poner Banderas en centros oficiales. Y si el Ejército actuara, siguiendo el mandato de las Ordenanzas para la defensa de la Bandera, los que la queman, aun en el caso de ser absueltos de su felonía, lo serían bastante «escalabrados».

Artículo dieciocho: La Bandera de España y el Himno Nacional merecen el máximo respeto y veneración. La Institución Militar es la encargada de la custodia, honores y defensa de la Bandera, como símbolo de la Patria y de su unidad.

El siguiente artículo deberían haberlo recordado aquellos mandos de la Guardia Civil que actuaron de forma indigna en el Valle de los Caídos, obedeciendo órdenes que, por propia dignidad, deberían haber rechazado.

Artículo treinta y cuatro: Cuando las órdenes entrañen la ejecución de actos que manifiestamente sean contrarios a las leyes y usos de guerra o constituyan delito, en particular contra la Constitución, ningún militar estará obligado a obedecerlas; en todo caso asumirá la grave responsabilidad de su acción u omisión.

Y es que esa Constitución que no hemos querido votar, es desobedecida e ignorada por los mismos que la alaban como la quinta esencia de la Ley. Porque el artículo 14, el más inútil de esta Constitución que nos lleva a la disolución de España dice, como si se tratara de un mal chiste, que…

Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social.

Y para acabar, un regreso a las Reales Ordenanzas

Como si se tratara de otro chiste malo, los redactores de este texto escribieron:

Artículo cuarenta y dos: Velará por el buen nombre de la colectividad militar y por el suyo propio en cuanto a miembro de ella, manifestando con su forma de proceder los principios que animan su conducta y el propósito de no dar motivos de escándalo

 


ELIMINAR DE LOS PRESUPUESTOS GENERALES DEL ESTADO LAS SUBVENCIONES A LOS SINDICATOS
LOS ESPAÑOLES NO QUIEREN QUE EL ESTADO FINANCIE A LOS SINDICATOS
Minuto Digital


Una sugerencia para ahorrar dinero:
En la idea de que cada cual aguante su vela, nos sumamos a la información que facilita Minuto Digital:

La mayoría de los españoles prefiere que el Estado no financie a los sindicatos. Es el reflejo de una encuesta que publica hoy La Razón, que afirma que un 51,2% de los entrevistados considera que las centrales sindicales deberían financiarse con recursos propios y las cuotas de sus afiliados.

El 39,1% de los sondeados por NC Report indica, por el contrario, que deben seguir percibiendo todos los años una asignación económica de las cuentas del Estado.

El sondeo, realizado por teléfono del día 3 al 6 de noviembre entre 1.000 personas, considera que la influencia en la sociedad de los sindicatos ha ido retrocediendo.

Sólo el 34,7% está convencido de que las organizaciones sindicales han aumentado su presencia y casi un 11% no sabe ni contesta sobre la función sindical.

El sondeo recoge que sólo un 14,8% de los trabajadores españoles afirma estar afiliado a alguna organización sindical.

Los líderes sindicales no aprueban

La Razón publica que los consultados puntúan con un 4,4 a UGT y con un 4,3 a CCOO. Sus líderes tampoco aprueban y así, Cándido Méndez saca un 4,6, mientras que José María Fidalgo no llega ni al 4,5.

 


CHÁVEZ NO CELEBRA, AMENAZA (Pura democracia)
A.C. DEMOCRACIA Y DESARROLLO

PáginasDigital


La primera página de los diarios está dedicada a la reelección presidencial indefinida. El anuncio lo hizo Chávez en cadena nacional de radio y televisión. Argumentó que el triunfo fascista en Miranda y en alcaldías caraqueñas era una amenaza que le impone declarar que no se va, que se queda hasta el 2019 o el 2021. «Empezó el tercer periodo de la revolución. Ahora sí vamos a demostrar quién manda en Venezuela».
Sobre el gobernador de Miranda expresó: «ese caballero, en vez de estar asumiendo la gobernación, debería estar en prisión por golpista, son fallas que tenemos». Como viene siendo usual, hizo citas de Fidel y de Marx. «La historia de la humanidad, como lo enseñó Marx, es la historia de la lucha de clases, y la batalla en Venezuela es entre ricos y pobres». Respecto a los resultados del Zulia manifestó que dentro de poco habrá elecciones en Maracaibo, porque Manuel Rosales irá a prisión.

Advirtió que si el Gobierno de Colombia no retira al cónsul en Maracaibo, será expulsado. «O se lo llevan o yo lo echo del país». De acuerdo a declaraciones del canciller Maduro, ya Chávez estaba enterado de que Bogotá había ordenado el retiro del cónsul y enviado una nota mostrando malestar por la intervención de los teléfonos del consulado, pues la grabación que hizo pública el Canal 8, la televisión estatal, registraba una conversación del cónsul con un asesor del presidente Uribe sobre los resultados en el Zulia. Es evidente que no hay solución de continuidad en la política exterior como consecuencia del 23-N.

Dos días después reunió el ALBA, su alternativa política para la región. Concurrieron Cuba, Nicaragua, Bolivia, Honduras y Dominicana. Correa, de Ecuador, quien asistió como observador, solicitó apoyo a su propuesta de no pagar la deuda externa por considerarla «ilegal». Chávez estuvo de acuerdo y propuso salirse del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y «hacer nuestro propio banco». Agregó que la CAF, el brazo financiero de la Comunidad Andina de Naciones, maneja los créditos al estilo del FMI, razón por la cual «habría que cerrarla, quitarle el edificio para convertirlo en sede de nuestro banco». Los miembros del ALBA aprobaron crear una zona monetaria común, en cuya fase de implementación Venezuela aportará 500 millones de dólares. La moneda común se llamará sucre, según dijo Chávez.

En la reunión con el presidente ruso Medeved, firmó un acuerdo para desarrollar energía nuclear y crear un banco binacional. Medeved dijo estar dispuesto a participar en el ALBA como asociado, a lo que Chávez contestó que las puertas están abiertas. Ambos mandatarios recorrieron un gigantesco buque antisubmarino que atracó en La Guaira, acompañado del crucero a propulsión nuclear Pedro el Grande y otros dos navíos, que realizarán, con equipos militares venezolanos, maniobras conjuntas en aguas territoriales, limítrofes con Estados Unidos.

Chávez declaró estar feliz de compartir el Caribe con Rusia. Según la analista Rocío San Miguel, los rusos vienen a cobrar, pues los acuerdos de compras de armas pueden llegar a los 10.000 millones de dólares y Venezuela confronta dificultades en la capacidad de pago por la caída de los precios del petróleo. Vienen también con fines geopolíticos. Chávez les abrió camino para que regresen con presencia militar después de 50 años de ausencia del Caribe, para ratificar la decisión de acentuar su proyección internacional a cualquier precio. Aspecto clave de la profundización de la revolución que anunció en la noche del 23 de noviembre.

 


Sandeces
CABRERA CULPA AL FRANQUISMO DE LA VIOLENCIA DE GÉNERO

COPE

MERCEDES CABRERA
Ministra de Educación

Durante la inauguración de las jornadas «Las mujeres bajo la dictadura franquista», organizadas por la Fundación Pablo Iglesias, la ministra explicó que el problema de la violencia machista «guarda relación con la herencia de un pasado en el que las mujeres no eran ciudadanas de pleno derecho».

Incluyéndose entre las personas que vivieron la dictadura, ha subrayado que la democracia «no es algo que viene dado», sino «una conquista de los ciudadanos», por lo que, a su juicio, los jóvenes «deben saber que las instituciones democráticas no se sostienen por sí mismas y que hay que trabajar para mantenerlas».

Cabrera, en calidad de historiadora, ha señalado que la sociedad demanda a los expertos información sobre los «años más oscuros» del pasado reciente. «Quienes no conocieron el franquismo quieren saber más sobre él, y quienes fueron víctimas quieren que la sociedad sepa lo que realmente ocurrió», ha sentenciado.


 
    Opciones

 Versión Imprimible Versión Imprimible

 Enviar a un Amigo Enviar a un Amigo

Disculpa, los comentarios no están activados para esta noticia.