Bienvenido a la Hermandad del Valle
    Búsqueda


    Menú
· Inicio
· Presentación
· Estatutos
· Conversaciones
  en el Valle

· Convocatorias
· Recomendar
· Contacto
    Publicaciones
· Altar Mayor
· El Risco de la Nava
· El Brocal
El Risco de la Nava: El Risco de la Nava Nº - 442
Jueves, 08 enero a las 20:27:05

El Risco de la Nava

GACETA SEMANAL DE LA HERMANDAD DEL VALLE DE LOS CAÍDOS
Nº 442 –  23 de diciembre de 2008

SUMARIO

  1. Ha nacido el Hijo de Dios, ha nacido Dios mismo. Homilia de Navidad, Benedicto XVI
  2. Mientras la izquierda-caviar se dedica a la propaganda, la Iglesia española tiene 15.000 misioneros ayudando a los pobres. Minuto Digital
  3. Saber lo que se dice.  Arturo Robsy
  4. Apuntaciones sobre los crímenes de Franco y el franquismo: el caso de Federico García Lorca. Antonio Castro Villacañas
  5. Justicia, justicieros y chulos. Jesús Flores Thies
  6. Por la ampliación del aborto hasta las 1.500 semanas. Pablo Molina



HA NACIDO EL HIJO DE DIOS, HA NACIDO DIOS MISMO
Benedicto  XVI


Homilía de Navidad de 2006

La señal de Dios es la sencillez. La señal de Dios es el niño. La señal de Dios es que Él se hace pequeño por nosotros. Éste es su modo de reinar. Él no viene con poderío y grandiosidad externas. Viene como niño inerme y necesitado de nuestra ayuda. No quiere abrumarnos con la fuerza. Nos evita el temor ante su grandeza. Pide nuestro amor: por eso se hace niño. No quiere de nosotros más que nuestro amor, a través del cual aprendemos espontáneamente a entrar en sus sentimientos, en su pensamiento y en su voluntad: aprendamos a vivir con Él y a practicar también con Él la humildad de la renuncia que es parte esencial del amor. Dios se ha hecho pequeño para que nosotros pudiéramos comprenderlo, acogerlo, amarlo. Los Padres de la Iglesia, en su traducción griega del antiguo Testamento, usaron unas palabras del profeta Isaías que también cita Pablo para mostrar cómo los nuevos caminos de Dios fueron preanunciados ya en el Antiguo Testamento. Allí se leía: « Dios ha cumplido su palabra y la ha abreviado» (Is 10,23; Rm 9,28). Los Padres lo interpretaron en un doble sentido. El Hijo mismo es la Palabra, el Logos; la Palabra eterna se ha hecho pequeña, tan pequeña como para estar en un pesebre. Se ha hecho niño para que la Palabra esté a nuestro alcance. Dios nos enseña así a amar a los pequeños. A amar a los débiles. A respetar a los niños. El niño de Belén nos hace poner los ojos en todos los niños que sufren y son explotados en el mundo, tanto los nacidos como los no nacidos. En los niños convertidos en soldados y encaminados a un mundo de violencia; en los niños que tienen que mendigar; en los niños que sufren la miseria y el hambre; en los niños carentes de todo amor. En todos ellos, es el niño de Belén quien nos reclama; nos interpela el Dios que se ha hecho pequeño. En esta noche, oremos para que el resplandor del amor de Dios acaricie a todos estos niños, y pidamos a Dios que nos ayude a hacer todo lo que esté en nuestra mano para que se respete la dignidad de los niños; que nazca para todos la luz del amor, que el hombre necesita más que las cosas materiales necesarias para vivir.

MIENTRAS LA IZQUIERDA-CAVIAR SE DEDICA A LA PROPAGANDA, LA IGLESIA ESPAÑOLA TIENE 15.000 MISIONEROS AYUDANDO A LOS POBRES
MinutoDigital.com



Dime de qué presumes y te diré de qué careces. Mientras el PSOE y sus amigos, los autoproclamados intelectuales comprometidos, se dedican a salvar pobres de boquilla, gastando dinero público a espuertas en su propaganda multicultural, cúpulas multimillonarias y todo tipo de hipócritas discursos y proyectos, que tienen más que ver con la propaganda política que con un verdadero deseo de ayudar eficazmente a los más marginados, la Iglesia católica española mantiene, sin alharacas ni autobombos, 15.000 misioneros trabajando en el Tercer Mundo.
En concreto 14.706 misioneras y misioneros españoles, miembros de distintas órdenes y congregaciones religiosas se reparten por el mundo subdesarrollado, especialmente en Sudamérica, que con 8.715 misioneros (el 59%) es el destino preferido de los religiosos españoles dedicados a ayudar a los más desfavorecidos. Estas Navidades sólo un 10 % de estos religiosos volverán a España de vacaciones para pasar las fiestas con sus familias, según los datos que maneja la Conferencia Española de Religiosos (Confer), la absoluta mayoría permanecerá en sus Misiones, al lado de sus menesterosos.

Debería tomar buena nota esa izquierda-caviar, instalada en la comodidad del presupuesto, de la subvención, de los negocios a la sombra del poder, de la promoción facilona en los medios amigos. La misma izquierda empeñada en su ofensiva laicista que insulta y se burla de los religiosos, mientras pasa estas Navidades en sus opulentos, burgueses y capitalistas hogares, vendiéndonos el espejismo de que son ellos y no los «curas», quienes en verdad se preocupan de la justicia social en el mundo.

Sin embargo, al igual que nunca vimos a ningún Saramago, Almudena Grandes, Almeida, María Antonia Iglesias, Maruja Torres, Sarda, Almodovar, Bardem etc. etc. mudarse de sus decadentes casas Occidentales a uno de esos paraísos socialistas que tanto defienden, léase Cuba, o la URSS otrora, tampoco les hemos visto nunca acercarse a ayudar a esos pobres del Tercer Mundo, salvo, claro, rodeados de una nube de periodistas que den fe para la posteridad de su «generoso» humanismo socialista.

Mucho debería aprender esta patulea progre de la labor callada de esa Iglesia católica que tanto odian, que con aciertos y con errores, hace algo de verdad por los necesitados, en vez de de dictar discursos hipócritas.

SABER LO QUE SE DICE
Arturo Robsy


Muchas de las grandes mentes del momento tienden a suponer que el hombre moderno no sabe muy bien lo que dice. Las palabras se han ido apartando del origen, de modo que el mito se apodera de ellas, unas veces por mal aprendizaje, otras por la conveniencia de volver más dóciles los conceptos.

Cuando Dios hizo pasar ante Adán todas las cosas de la tierra para que las nombrara, el primer humano, a la fuerza, tuvo que trabajar por semejanzas, por los parentescos de sonido o de contenido, o del lugar donde esas cosas se albergaban. Pero es cierto que esos trabajos de Adán ahora entran en el campo de lo mítico. No es de buen tono creer ni citar el Génesis si se pueden cometer bonitos circunloquios a través del Big Bang, de la Teoría de Cuerdas y de Gramsci. Las cosas son y significan lo que conviene que sean y signifiquen: Esta es la verdad más sólida que se puede dar sobre el estado actual de sabiduría popular.

Pero hay pruebas de lo contrario, pruebas de que las palabras, los conceptos que representan, se mueven en familia. Un vistazo a la lengua madre de las nuestras, el protoindoeuropeo, demuestra relaciones que hoy pueden servir para restablecer parte de la verdad perdida, olvidada o enterrada.

Hay ahora mismo una familia que necesita alguna luz para que sepamos cómo los grandes antiguos entendían procesos mentales elevados y peligrosos, porque, al ser los únicos seres con esta capacidad de pensamiento, sólo podíamos parecernos a nosotros tanto entonces, hace diez o veinte mil años, como ahora mismo, ya desde el suelo, ya desde el estrado.

Se trata del hecho diferencial básico: Que pensamos, es decir, que tenemos una mente capaz de procesos basados en la analogía Todos sabemos que «pesar» y «pensar» son del mismo origen y base de cualquier decisión que deba tomarse. El peso de la inteligencia y el modo con que ésta sopesa los hechos y las circunstancias.

La mente, en cambio, es algo más amplio que el pensamiento, o sea, trata del pensamiento y su intención; de la inteligencia que es entender y hacerse cargo de qué se dice cuando se dice algo, más el rumbo que marca cada voz. No es, pues, el pensamiento a solas, sino que incluye la capacidad de medir y aquilatar cuidadosamente los procesos de la mente que, en buena medida, son los de la voluntad.

El catecismo, hijo de dos mil años de observación, es una herramienta insubstituible incluso cuando te aproximas sin fe ni voluntad de creer. Así, no duda en unir, bajo el epígrafe del alma, la memoria con el entendimiento y la voluntad. La buena o la mala, es decir, la intención del pensamiento y de la comprensión de las cosas.

El catecismo, en general, nos muestra lo que ahora, tozudamente, traducen como alma, en intento perverso de cambiar su sentido: el Alma. No pasa nada y no se puede ir en esa dirección: el espíritu, por ejemplo, es la respiración, el aire incoloro que «anima», que da nombre a la inspiración y que asocia perfectamente la respiración con la elevación. Y mucho más.

Mucho antes de que nadie pensara en escribir nuestro primer catecismo, la familia de las palabras sobre los estados de la mente, daba las verdades que parecen ahora olvidadas. Se citarán una vez, como ejemplos, para evitar lo que, en adelante, sería farragoso.

En sánscrito, «mányate» vale por «él piensa»; en avéstico, «mainyeite» y en viejo persa «Mazda» es memoria. Y desde ahí, y por los siglos, era base de Mente-Memoria, toma el sentido de las actividades del alma, no todas lícitas: estar fuera de sí, vencer, querer, poder, ambicionar, viveza, disposición. Una suerte de catálogo de la capacitación humana. Ni hace falta decir que mazda (Ahura-mazda) –memoria– es el nombre del Dios del Bien en el zoroastrismo parsi. También para nosotros Dios lo recuerda todo.

No hay mucho más que demostrar –búsquense los datos donde mas abajo se dirá–, pero sí bastante que decir: Los estados de alma, de la mente: Autómata («mata»), dispuesto. Energúmeno: fuera de sí. Y la «Mens-tis», latina: demente, mentecato, vehemente, mención, mentir (mémini), acordar (como memento), comentar, reminiscencia, manía, «cleptomanía».

Es hora de cortar los muchos ejemplos de estados humanos de la mente. No tenemos fondo conocido, se use la sonda que se use. Sí conviene recordar un par de ideas más, relacionadas con Mente y Memoria: Demostrar y moneda, advocación de Juno como Consejera. También monstruo y amnesia.

Eso y mucho más contiene la mente, y sobre todo cuando uno se atreve a disimular confundiendo historia con memoria. La sabiduría, que es el viejo significado de «historia», ha sobrevivido a muchos brujos. Memoria incluye «mentira» y, sin ir más lejos, todos sabemos que la memoria engaña y que el sabio, para guardarse, apunta.

Hay una cierta tristeza al comprobar que las viejas palabras, salidas de las cuevas o del deshielo, dicen aún lo que los antiguos emparentaron sin muchas dudas: que el hecho de pensar, de recordar, de desear, contiene buenas y malas cosas y que mente, entendimiento, espíritu son otras formas de advertir sobre lo tornadizo y falso de las intenciones.

Esta familiaridad entre mente y mentira, entre memoria y manía, es una alarma que viene desde el fondo de los tiempos: Cuidado con lo que creéis entender. Pensar es el requisito obligado para mentir, y la mentira es una «mancia», o sea, una forma de ver y prever el futuro. Pensamiento entero y no de pregonero.

Todo esto es de suponer que no se lo sabe Zapatero. Pero lo entiende de sobra. Somos nosotros los que no guardamos «mem-oria» de los antifaces idénticos de la men-tira desde hace diez mil años de progreso. Ni menos con el auxilio de la «moneta», la consejera moneda. Y el olvido. El facilísimo olvido. Y la amnesia, un monstruo.


APUNTACIONES SOBRE LOS CRÍMENES DE FRANCO Y EL FRANQUISMO: EL CASO DE FEDERICO GARCÍA LORCA
Antonio Castro Villacañas

Dicen que hablaba con voz de madera. Dicen que tenía el duende asomado al cielo de la frente ancha, una risa con chaqué de ronqueras, y que por donde pasaba iba dejando el yodo de una alegría con pistón de tragedia. Dicen que era un poeta de deslumbrantes intuiciones, con la gracia exacta del inesperado genio, cantor de dos razas malditas –la negra y la gitana–, un ser libre con pantalón de lino que tomó la poesía como la más alta expresión de la vida...

Sabemos que vivió en la efervescente Residencia de Estudiantes del Madrid de la segunda decena del siglo XX, entre pintores, eruditos y simples matriculados. Fue una de las mejores cabezas de la literaria «generación del 27», a la que ornó con una astronomía de romances, contracorrientes gongorinas y jadeos flamencos. Con su «Poeta en Nueva York» se desató, en su momento de máxima apertura, dentro del mundo lírico y veloz surrealista, diciendo lo aún no dicho con versos que siempre serán geniales. Conquistó la apabullante fama que siempre da el espectáculo, en su caso mediante los telones y los escenarios del teatro. Amó a muchachos ceñidos como juncos y se dejó amar por otros hombres amplios de moral y cintura. Esa fue, y no otra, la verdadera causa de su muerte.

Nadie pudo imaginar, y mucho menos él, que iba a morir de esa manera en su propia tierra a consecuencia de celos y malentendidos amorosos y políticos despertados hacía tiempo y avivados por las circunstancias del momento. En toda España, pero con mayor intensidad en Madrid, durante la primavera de aquel año, 1936, había sonado opaco el viento del pueblo. Un interrumpido y reanudado sonido de pistolas y voces amenazaba con romper la paz del verano. Federico dejó Madrid la noche del 15 de julio en la primera clase de un tren cargado de humo y de presagios. Quería celebrar con su familia la fiesta de su santo patrón. Llegó a Granada en la mañana del 16, día de la Virgen del Carmen, y en el carmen familiar encontró la alegría y la paz necesarias para festejar los santos de algunas mujeres y de algunos hombres. Entre árboles y flores, celebrando a San Federico, le llegaron las primeras noticias del alzamiento militar que treinta días después, al amanecer del 19 de agosto, le llevaría hasta el robusto olivo donde estaba esperándole la muerte...

La histérica e interesada memoria de quienes quieren justificar su actual posición política –socialdemocracia al servicio del capitalismo– se apoya en las muertes de García Lorca y de otros muchos miles de españoles, todas igualmente repudiables pero no todas equiparables, para considerarlas obra de «las escuadras negras falangistas y los militares y civiles alzados» contra la legitimidad de la República... A ese falso e insuficiente punto de vista se suman de muy buena gana, para limpiar su manchada genealogía política, los monárquicos de siempre y los recién llegados, los cristianos a medias –cautelosos o demagogos–, los pequeños burgueses que sólo desean mantener en paz su siesta, y los pobres pijos que, cueste lo que cueste, sueñan con lograr de los socialistas y sus aliados una benevolente licencia democrática que les libre de disgustos y sofocos cada vez que se habla del pasado. Las injustas muertes de cuantos la encontraron en la España alzada se convierten en naipes o fichas aptas para el juego de la timba política que tarde y noche frecuentan y disfrutan los incapaces de alcanzar notoriedad en tareas que exijan normal trabajo y proporcionen menos dinero.

Puntualicemos: 1) no es verdad que García Lorca buscara la Huerta de San Vicente, el carmen de su familia, para resguardarse de los exaltados que se rebelaron en Granada el 18 de julio de 1936 contra la degenerada caída de la II República Española; 2) no es verdad que Lorca sufriera amenazas de falangistas, sí de derechistas populares, durante el corto tiempo que estuvo en la Huerta; 3) sí es verdad que Lorca se refugió en casa de su amigo Luis Rosales, hermano del jefe provincial de la Falange granadina, donde estuvo viviendo, muy a gusto y bien atendido, hasta que le sacaron de ella a la fuerza los miembros de las milicias de la CEDA gilroblista dirigidos por Ramón Ruiz Alonso, diputado de Acción Popular y tipógrafo del derechista diario Ideal de Granada; 4) también es cierto que Lorca fue entregado por Ruiz Alonso a José Valdés Guzmán, militar que actuaba como Gobernador Civil de la ciudad sublevada, quien no hizo caso a José Rosales cuando éste le pidió la libertad de Lorca por haber sido sacado a la fuerza de su casa aprovechando que él estaba en el frente al mando de las milicias falangistas, que no se dedicaban a la «limpieza de la retaguardia»...; 5) verdad es también que del Gobierno Civil salió en la noche del 17 al 18 de agosto, esposado con el maestro de Pulianas, don Dióscoro Galindo, y así fue conducido al cercano pueblo de Viznar, donde le encerraron en lo que se conocía como palacio del arzobispo y entonces era cuartel de las tropas sublevadas; 6) igualmente es cierto que en ese cuartel compartió prisión con el citado maestro y los banderilleros Paco Galadí y Joaquín Arcollas hasta que los cuatro fueron llevados a La Colonia, una casona dedicada en la sierra a albergar durante el verano turnos de escolares granadinos, de donde fueron sacados la madrugada siguiente –19 de agosto– y conducidos al barranco en que fueron fusilados tras cavar su propia fosa junto a uno de los más viejos troncos del gran olivar que rodea a la Fuente Grande; y 7) no es verdad, en cambio, que en ese mismo olivar estén enterrados más de 6.000 personas, ni que todas ellas fueran en vida «defensoras de», o «luchadoras por», la democracia, puesto que la mayor parte eran socialistas, comunistas o anarquistas...

Última apuntación: el crimen se cometió en Granada el 19 de agosto de 1936. El general Franco no mandaba nada ese día, ni en los siguientes, en aquella ciudad, en esa provincia, ni en la práctica totalidad de la España sublevada. Hasta el 1 de octubre Franco solamente mandaba en las fuerzas militares expedicionarias de Marruecos y en los territorios que éstas ocupaban. Hasta el 19 de abril de 1937 no se hizo cargo del mando único político. Ni el asesinato de García Lorca ni cuantos se cometieron antes de esas fechas pueden por tanto atribuirse o achacarse ni a Franco ni al franquismo.


JUSTICIA, JUSTICIEROS Y CHULOS
Jesús Flores Thies

Coronel de Artillería-retirado

Hace años, cuando se organizó el proceso contra «Els Joglars» que habían representado un bodrio teatral histriónico contra la Guardia Civil y los Tribunales Militares, fuimos testigos de él y de sus incidencias. El coronel presidente del tribunal, que era el del Regimiento de Costa nº 7 de guarnición en Barcelona, suspendió la primera audiencia pública al ver que los abogados defensores llegaban con cinco minutos de retraso. Ante las protestas de los retrasados, les dijo: «el respeto a este Tribunal les obliga a llegar con tiempo suficiente». Y hasta el día siguiente no se reiniciaron las sesiones públicas de aquel proceso porque ¿alguien lo duda? los abogados defensores llegaron al día siguiente con tiempo más que suficiente.

A lo largo del tiempo que duró aquel juicio, mantuvo el presidente una estricta vigilancia sobre él, para que en todo momento se respetara la ley y no se produjera nada que de alguna forma representara una falta de respeto al Tribunal. Como debe de ser.

Esto era lo habitual en aquella época, tanto en los tribunales militares como en los civiles. Han pasado los años y todo ha cambiado, por supuesto que a peor. Porque en el campo judicial ha aparecido una nueva figura que antes se consideraba imposible: la del chulo. Y el chulo campa por sus respetos sin que haya ningún presidente de tribunal que imponga orden, vergüenza y dignidad.

Hemos visto a etarras pegar patadas a los cristales de la jaula o saludar sonrientes y triunfadores a partidarios de sus fechorías asentados entre el público de la sala. Sentados de forma grosera y vestidos con camisetas, con o sin letreros, las mismas que visten sus conmilitones de la sala. Y no pasa nada. Y hemos visto en los alrededores de las Audiencias a estos conmilitones jalear y animar a gritos a los procesados cuando son introducidos en ella. Y no pasa nada. Claro que cuando son detenidos a altas horas de la mañana en una redada de la Guardia Civil, ya hay en las proximidades rufianes de la misma cuerda que los detenidos que dan gritos contra la Guardia Civil o a favor de los detenidos. Y no pasa nada.

Pero es que en procesos que nada tienen que ver con el terrorismo de la basura etarra, pasa lo mismo. Ante el Tribunal, procesado o testigo habla con las manos en los bolsillos, y a veces vestido con vaqueros y camiseta. Los policías, cuando son Mozos de Escuadra, suelen estar sentados junto a los reos con las piernas cruzadas como si estuvieran en el Bar de la esquina. Pero es que, además, el tremendo poder de los «medios» permite a los periodistas gráficos estar en la sala en condiciones que en otras épocas serían prohibitivos. Recordamos el proceso contra Lola Flores por asuntos de Hacienda, en el que los reporteros gráficos se sentaban en el suelo, frente a nuestra Lola, y de espaldas a la mesa del Tribunal. Y no pasaba nada.

El sentido de la propia dignidad de la Justicia y de los Justicieros está por los suelos. Con motivo del juicio contra unos minimundis separatistas que habían quemado retratos del rey, estos bellacos se negaron a hablar en español (castellano…) y hubo que buscar un intérprete oficial para que pudiera realizarse la vista. Mucho celebrar la Constitución de goma-chicle, y poco respetarla, porque en ella se dice que el español, y ellos lo son mal que les pese, tienen el deber de conocerla y el derecho a usarla. Pero esto mismo ha ocurrido con los felones etarras y su infecto batúa. Los jueces han tragado, y no decimos que se han humillado, porque este sentimiento al parecer les resbala, nos han humillado a todos porque, aunque lo dicen a cada momento en cuanto se les deja sueltos, que son los representantes del pueblo, esa tontería la pasan por alto. Y no pasa nada.

No queremos meternos hoy en esas decisiones absurdas de jueces, y habrá que decir juezas, que parece que son mayoría, que escandalizan durante un par de días, y ahí quedan «p´a los restos» creando, además, una jurisprudencia envenenada.

Desde el momento en que hay asociaciones de jueces para esto o lo otro, la «Justicia» se convierte en «justicia parcial», es decir, en injusticia legalizada.

Y los chulos, envalentonados, creando su particular «jurisprudencia».


POR LA AMPLIACIÓN DEL ABORTO HASTA LAS 1.560 SEMANAS
Pablo Molina

El SemanalDigital.com

Los expertos en ética progresista parecen haber llegado a un consenso en torno a la inminente ley de ampliación del aborto, según el cual el derecho de la madre a suprimir la vida del niño hijo debería ser total, al menos durante las primeras veinticuatro semanas de gestación.

En esa fase del embarazo el bebé tiene todos sus órganos perfectamente formados, es capaz de succionar (lo hace frecuentemente utilizando los pulgares), de reaccionar ante los estímulos externos y, por supuesto, de sentir dolor, sobre todo si el especialista en salud reproductiva le clava una aguja monstruosa o le destroza los miembros uno a uno para extraerlo del vientre de su madre con mayor facilidad. Cuando esto sucede, y mientras el celador tira a la basura los restos, la comunidad democrática se felicita a sí misma porque un derecho humano irrenunciable ha sido ejercitado.

Recuerden: ética es la ciencia que profesan estos pensadores de progreso.

En un capítulo de South Park, la madre de Cartman quería abortarlo cuando éste ya contaba siete años. En la clínica le advertían de que eso era imposible, porque el aborto sólo estaba permitido hasta los tres, por lo que se vio privada injustamente del derecho a decidir sobre su maternidad. Tal vez sin saberlo, los guionistas de esa serie gamberra dieron en el clavo, pues si el argumento ético esgrimido por los partidarios del aborto libre es que nadie puede obligar a una mujer a mantener con vida a otro ser humano que depende de ella, tan dependiente es un bebé de veinticuatro semanas como uno de veinte meses, que también moriría si no recibiera los cuidados de aquélla.
Superado el debate sobre la condición humana del feto (desde la concepción hasta la muerte natural, se trata de un individuo único de la especie Homo sapiens, con sus cromosomas definitorios, diferentes de los de sus padres), el razonamiento de los partidarios del aborto va justamente por ahí: el derecho de la madre a decidir si mantiene con vida o no a un ser humano distinto de ella.

Precisamente por eso, los progresistas que intentan modificar la sociedad de forma irreversible (ZP dixit) deberían llevar el razonamiento hasta sus últimas consecuencias y permitir a los padres suprimir la vida de sus hijos mientras dependan de ellos para su subsistencia. Es muy común hoy en día que a los treinta años los jóvenes permanezcan en casa de sus padres a la sopa boba. ¿Tenemos derecho a obligar a las madres de esos zanguangos a mantenerlos? Se trata, por lo demás, de tiarrones que no saben lavarse los gayumbos o freírse un huevo, de tal forma que sin los cuidados de sus madres tendrían serios problemas para sobrevivir, así que el derecho a abortarlos estaría perfectamente justificado.

Como, además, el Gobierno socialista quiere implantar la eutanasia más o menos voluntaria, podríamos asistir a interesantes conflictos éticos sustanciados en los tribunales. Así, un hijo podría solicitar permiso para eutanasizar a sus viejos, mientras estos últimos intentarían ver reconocido su derecho a abortar al chaval. En ambos casos tendrían a la ley de su lado, por lo que, aplicando la dialéctica hegeliana, con la resolución de estos embrollos la sociedad no haría sino avanzar más y más por la luminosa senda del derecho a matar al prójimo, en la que tanto se ha distinguido el socialismo a lo largo de su penosa historia.

Y a todo esto, ¿tiene algo que decir el partido al que votan mayoritariamente quienes están en contra del aborto? Pues sí. Con esa contundencia que exhibe cuando se cuestiona alguno de los valores de la tradición occidental que su adversario pretende demoler, el PP dice que lo de la ampliación del aborto es un debate extemporáneo, porque lo que verdaderamente importa a los ciudadanos es el precio de la barra de pan y la tasa del Euribor. Sus dirigentes ni siquiera tienen la gallardía de ser consecuentes con su actual filosofía y manifestar su total aprobación a todo lo que hieda a progresismo, incluido el asesinato de niños no nacidos.

En torno a cien mil veces al año se produce en nuestro país ese alarde de progreso y derechos cívicos llamado aborto. Cien mil seres humanos privados de su derecho a la vida en beneficio de ese otro invento progresista denominado «derecho de la mujer a decidir sobre su proceso reproductivo». Y mientras tanto, las parejas con problemas para concebir, viajando a lugares remotos para adoptar niños. Es lo que tiene el progreso.


 
    Opciones

 Versión Imprimible Versión Imprimible

 Enviar a un Amigo Enviar a un Amigo

Disculpa, los comentarios no están activados para esta noticia.