Bienvenido a la Hermandad del Valle

    Búsqueda


    Menú
· Altar Mayor
· El Risco de la Nava
· El Brocal
· Cuestiones sobre la
Memoria

· Notas sobre el
Valle de los Caídos

El Risco de la Nava: El Risco de la Nava Nº - 525
Friday, 10 September a las 15:23:18

El Risco de la Nava

GACETA SEMANAL DE LA HERMANDAD DEL VALLE DE LOS CAÍDOS
Nº 525 –  23 de agosto de 2010

SUMARIO

  1. [Carlos] Hugo de Borbón Parma, César Alcalá
  2. Zapatero ante el precipicio, Carlos Fonseca
  3. Las principales teorías económicas explicadas con dos vacas, El Manifiesto
  4. El tema de los aeropuertos y Aena, …@…
  5. Apuntaciones sobre el rey y la monarquía, Antonio Castro Villacañas


[CARLOS] HUGO DE BORBÓN-PARMA
César Alcalá


Una esperanza frustrada. Esto es lo que fue Carlos Hugo de Borbón-Parma. Nacido en París en 1931, el nombre Carlos se lo puso en la década de los cincuenta del siglo pasado cuando aspiró al trono de España. Algunos vieron claro que el tal Hugo de Borbón no era un pájaro de fiar. Y más cuando se presentó en Montejurra en 1957 al lado de la princesa Irene de Holanda. Entre ellos Mauricio de Sivatte y los que le siguieron en la Regencia Nacional y Carlista de Estella.

Que los Borbón-Parma asumieran los derechos legítimos de los reyes carlistas fue una imposición de Doña María de las Nieves de Braganza con la ayuda de Fal Conde. Los derechos dinásticos estaban en otra rama familiar. Históricamente es importante. A efectos reales el heredero falleció en 1954. Don Javier de Borbón a tenor de comentarios fue un santo. Alguien comentó que el Carlismo no necesitaba un santo, sino un rey. Nunca se creyó poder ser rey de España o tal vez nunca lo quiso ser. En todos los manifiestos se presentaba como rey de los carlistas y de España. Sólo en Puccheim, en 1965, se le convenció para que se proclamara así. Ya era tarde.

[Carlos] Hugo de Borbón fue una campaña de marketing ideada por Ramón Massó. Este creó un personaje, un príncipe heredero. Hasta ese momento Hugo de Borbón no tenía ni idea de lo que era el Carlismo. No lo sentía y, por eso, nunca ha sido carlista. Tampoco sus hermanas. Lo educaron históricamente y vendieron su imagen para el agrado de los españoles. Sólo había un fallo: Franco no se fiaba de los Borbón-Parma.

En la década de los sesenta, influenciado por la llamada camarilla, empezó a evolucionar su pensamiento político. La camarilla estaba formada, entre otros, por Josep Carles Clemente, Carlos Carnicero, el jesuita Arturo Juncosa, José María Zavala, entre otros. Todos juntos idearon algo que lo denominaron socialismo autogestionario. La camarilla, para poder justificar el cambio ideológico que sufriría el Carlismo, tuvo que volver a escribir el pasado. Esta decisión resulta lógica si se tiene en cuenta que el Carlismo tenía que evolucionar hacia un socialismo autogestionario, creándose, a su vez, un nuevo partido, el Carlista. Por lo tanto, para poder justificar sus actos, la camarilla rescribió la historia del Carlismo.

Luego vino la verdad. Hugo de Borbón fue desautorizado por su padre, asumiendo los derechos su hermano Don Sixto de Borbón. Toda esta polémica se produjo por una entrevista y unas fotografías aparecidas en 1977 en el semanario Actualidad Económica. El año anterior se produjeron los sucesos de Montejurra. Don Javier de Borbón-Parma murió en 1977. Hugo de Borbón no pudo asistir al entierro de su padre. Tampoco sus hermanas María Teresa, Cecilia y María de las Nieves. Su propia madre les vetó la entrada. Existe la fotografía donde se aprecia al ahora finado viendo pasar el féretro de su padre en plena calle. Sólo así, en la calle, se pudo despedir de él.

Luego vinieron las primeras elecciones democráticas. El Partido Carlista no se pudo presentar. A las siguientes no obtuvo representación parlamentaria. Ante tal debacle, Hugo de Borbón decidió dimitir como presidente del Partido Carlista y afirmó que no tenía pretensiones al trono de España. Ahí radica su traición. Un rey no puede ser presidente de un partido político y, si en verdad tiene derechos dinásticos, siempre ha de luchar por ellos o proclamarse pretendiente en el exilio. Nada de esto hizo el ahora finado.

Después se marchó a los EE.UU. donde fue profesor durante 20 años. Últimamente un grupo residual de seguidores le han dado cancha. A pesar de su ilegitimación, le gustaba conceder condecoraciones, seguía manifestándose socialista y laico. Todo un descrédito para aquellos carlistas auténticos que habían muerto bajo el lema de: Dios, Patria y Rey.

Se presentaba como duque de Parma –aunque no le correspondía–, conde de Montemolín –no le gustaba el de duque de Madrid– y otros títulos. Sobre el particular nada a decir si así era feliz. Hugo de Borbón fue un traidor a la causa carlista, a su padre, y a todos aquellos que lo siguieron en 1957. Sólo unos pocos, aquellos que nunca han sido carlistas, no estarán de acuerdo con estas palabras. Hugo de Borbón nunca representó el Carlismo de los reyes legítimos. Esta es la verdad. Roma no paga traidores. El Carlismo tampoco.




ZAPATERO ANTE EL PRECIPICIO
Carlos Fonseca

(El Confidencial)

El presidente Zapatero ha inaugurado al tran tran el nuevo curso político con un primer consejo de ministros extraordinario tras las vacaciones de verano. Un curso que se lo puede llevar por delante si no gestiona con acierto los problemas que se acumulan en su mesa de trabajo. Para empezar, debe sacar adelante la Reforma Laboral, tramitada con alevosía y nocturnidad en el tramo final del pasado periodo de sesiones, que ha colmado la paciencia de los sindicatos y los empresarios consideran insuficiente. Le espera una huelga general el próximo 29 de septiembre, que formalizará la ruptura del idilio que mantenía con Cándido Méndez (UGT) e Ignacio Fernández Toxo (CC.OO), aunque no parece que vaya a tener problemas para sacarla adelante con el apoyo fundamental de CiU. Con reforma o sin ella, el paro sigue creciendo, y la última Encuesta de Población Activa (EPA) del pasado 30 de julio sitúa la tasa de desempleo en el 20,09%, lo que ha obligado a prorrogar por tercera vez consecutiva la ayuda de 426 euros durante seis meses a los parados que hayan agotado la prestación por desempleo.

Sin prisas, pero sin pausa, el Ejecutivo abordará a continuación la anunciada Reforma de las Pensiones que, grosso modo, va a alargar la vida laboral de los españoles hasta los 67 años. La cuenta es sencilla: dos años menos de prestaciones y otros tantos más de cotización. Menos gasto y más ingresos a costa de las espaldas de los trabajadores. ¿Convocarán los sindicatos otra huelga general?

La papeleta de los Presupuestos Generales del Estado

Sin solución de continuidad, el Gobierno debe buscar apoyos para aprobar los Presupuestos Generales del Estado para 2011, con los que quiere dar ejemplo de austeridad tras haber hurgado en el bolsillo de los ciudadanos (subida del IVA, rebaja salarial de los funcionarios, retirada de ayudas a la natalidad, y el globo sonda de la subida de impuestos). Política social, vamos. El presidente tiene aquí más difícil hacer valer la «geometría variable» que tan buenos resultados le ha dado hasta ahora, con pactos a derecha e izquierda que han permitido al Gobierno sacar adelante prácticamente todos sus proyectos legislativos. Ayer con el PP, hoy con IU, ERC y BNG, y mañana con PNV o CiU. Pragmatismo político.

PP y CiU anunciaron antes de las vacaciones que no van a apoyar las cuentas –excluyo del debate a los partidos minoritarios, que por sí solos no pueden tumbarlos–, y el PNV mantiene la ambigüedad que le caracteriza. No es previsible que el PP cambie de opinión (su política es que al Gobierno, ni agua), y CiU tiene en el horizonte las elecciones autonómicas del próximo octubre. Los convergentes han sido la fuerza mayoritaria en las dos últimas convocatorias electorales, pero la alianza de los socialistas con ICV y ERC les ha condenado a una travesía en el desierto de la oposición que dura ya siete años. Anunciar su apoyo al Gobierno en este momento le costaría una sangría de votos, de manera que, como el PP, también ni agua.

Tras las autonómicas catalanas será el momento de plantearse una nueva estrategia política, según el mapa político resultante, que puede abrir la puerta a nuevos pactos. Si CiU es la fuerza más votada, como es previsible, el PSOE podría ceder a Artur Mas la presidencia de la Generalitat a cambio del apoyo de los convergentes a los presupuestos. Puede ser, pero los socialistas catalanes no están por la labor de hacerse el haraquiri, y menos aún tras los enfrentamientos con Madrid por la sentencia del Estatut, que declaró inconstitucionales 14 preceptos y sometió otros 27 a interpretación jurídica. El president José Montilla pretende recuperar íntegramente su contenido con un pacto político con Zapatero.

Artur Mas no está dispuesto a pasar cuatro años más en la oposición, porque erosionaría definitivamente su liderazgo, y si el PSOE no le da lo que quiere no hay que descartar una alianza con el PP. La política hace extraños compañeros de cama y, pese al culebrón de cuatro años que ha sido la tramitación del recurso de inconstitucionalidad del Estatut presentado por el PP (impugnó 126 artículos de la norma), Mariano Rajoy y Mas pueden hacer de la necesidad virtud. El líder del PP está convencido de que si todo sigue como está, o sea, mal, ganará las elecciones del 2012 sin necesidad de grandes alardes, y tal vez entonces necesite el apoyo del nacionalismo catalán o del vasco, a los que lleva años denostando por «romper» España. Ya saben, lo que no mata, engorda. Tú gobiernas en Cataluña con mi apoyo, y yo en el Estado con el tuyo. La alternancia política que tanto se ensalza, siempre que me toque a mí el turno.

El PNV, aliado imprescindible

Descartados pues, salvo sorpresa, PP y CiU, Zapatero necesita al PNV para sacar adelante los presupuestos. Si no lo consigue podría prorrogar los de este año, pero no parece de recibo en la actual situación de crisis. El presidente se vería obligado a dar por finalizada la legislatura y convocar elecciones anticipadas. Con el PNV tiene un problema pendiente serio: que le mandó a la oposición en el País Vasco hace año y medio pese a que los peneuvistas fueron, con diferencia, el partido más votado (5 escaños más que los socialistas). Un vuelco que vino de la mano de un pacto con el PP, enemigo acérrimo durante el frustrado proceso de paz, que mantiene a Patxi López en Ajuria Enea atado de pies y manos.

Íñigo Urkullu, presidente del PNV, tendría muy complicado explicar a su militancia el apoyo a Zapatero en Madrid, salvo que pueda justificarlo con contrapartidas para Euskadi. Una, la transferencia de competencias pendientes, que podría capitalizar como un logro frente a un Ejecutivo incapaz; y dos, y más importante, lograr el compromiso de Zapatero de que la alianza PSE-PP no se extenderá a los ayuntamientos y diputaciones tras las municipares y forales de la próxima primavera, como ambos partidos pretenden. Si el presidente accede a las exigencias del PNV, Patxi López, que no termina de afianzar su liderazgo en la sociedad vasca, quedaría a los pies de los caballos. ¿Cómo justificar que le hagan la agenda política desde Madrid? Difícil, difícil. ¿Cómo respondería el PP, que aún no ha recibido contrapartidas a su apoyo y lleva tiempo reclamando la diputación de Álava? Complicado, complicado.

Si el presidente consigue salvar los muebles y sacar adelante los presupuestos se encontrará en la primavera con las municipales y autonómicas, un primer test para valorar con datos reales, y no sólo con encuestas, el efecto electoral que tiene su gestión de la crisis. La papeleta es también para Mariano Rajoy, que sabe que si ni en las actuales circunstancias es capaz de derrotar a Zapatero no faltarán voces en el PP que cuestionen su liderazgo para las generales de 2012. La unidad funciona en la victoria, no en la derrota.

Zapatero tiene que sofocar también el incendio interno que ha provocado Tomás Gómez, líder de los socialistas madrileños, al negarse a retirar su candidatura a la presidencia de la Comunidad de Madrid para cederle el paso a Trinidad Jiménez, la elegida del presidente. El conflicto que se ha generado es tal que los aspirantes llevan semanas tirándose los trastos a la cabeza –con educación, eso sí– cuando ni siquiera ha comenzado el plazo de presentación de candidaturas (del 1 al 22 de septiembre). El pulso se dirimirá en las primarias del próximo 3 de octubre. Si Gómez vence a Trinidad será una derrota de Zapatero, que sólo podría «lavar» la afrenta con una debacle electoral del líder del PSM en las autonómicas. Sus detractores podrían entonar aquello de «con Trinidad no hubiera pasado». Si la elegida por los militantes es Trinidad, el presidente se verá obligado a hacer una remodelación de Gobierno, como mínimo en Sanidad, y, tal vez, remozar su gabinete para el último tramo de la legislatura.

¿Qué va a hacer ETA?

ETA, aparentemente al margen de la actualidad política por su prolongada inactividad, puede también complicar aún más el escenario en el corto y medio plazo. El Gobierno maneja la hipótesis, apuntada por sus servicios de información aunque no reconocida oficialmente, de que la banda anunciará un «alto el fuego» a finales del mes de septiembre, tal vez coincidiendo con la celebración del Gudari Eguna (el día del soldado vasco). ETA se comprometió hace ya 5 meses a responder a la Declaración de Bruselas, impulsada por cuatro premios Nobel y veinte líderes internacionales en la resolución de conflictos, que reclama el fin de la violencia para dar paso a la política, y que cuenta con el apoyo de la izquierda abertzale. Aún no lo ha hecho. La ausencia de una «campaña de verano», habitual cada año, es una señal en la buena dirección, aunque con ETA nada es seguro. El rebrote de la kale borroka (lucha callejera) en las últimas semanas genera preocupación, aunque Batasuna se ha desmarcado y reprochado los incidentes.

El presidente Zapatero, el lendakari Patxi López, el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, y su homólogo del Gobierno vasco, Rodolfo Ares, llevan meses curándose en salud y restando relevancia a una hipotética tregua, que consideran ya insuficiente tras la ruptura en diciembre de 2006 del «alto el fuego permanente» decretado por ETA en marzo del año anterior. El Gobierno exige ahora el cese definitivo de la violencia, a partir del cual estaría dispuesto a abordar medidas de reinserción. Este es el guión, y no es previsible que se vaya a salir de él, ni aunque finalmente se confirmara la tregua. Bastante tiene con la crisis económica como para darle al PP otra baza electoral.

isto de otra manera, lo que en un principio es una patata caliente puede convertirse en una oportunidad si ETA y la izquierda abertzale siguen dando pasos de manera unilateral, al margen de lo que haga el Gobierno. Zapatero no podría entonces mirar para otro lado de manera indefinida y, por responsabilidad, estaría obligado a explorar la nueva situación. Y el final de ETA sí que sería una victoria, tal vez suficiente para superar cuatro años de errores y desafecto ciudadano. La baraka del presidente.




LAS PRINCIPALES TEORÍAS ECONÓMICAS EXPLICADAS POR DOS VACAS
elmanifiesto.com


Socialismo: Tú tienes 2 vacas. El Estado te obliga a darle 1 a tu vecino.

Comunismo: Tú tienes 2 vacas. El Estado te las quita y te da algo de leche.

Fascismo: Tú tienes 2 vacas. El Estado las afilia a la Corporación Nacional de Vacas y te vende algo de leche. Las ganancias las ahorra para comprar armamento.

Nazismo: Tú tienes 2 vacas. El Estado te las quita y edifica un monumento a su pérdida heroica.

Burocratismo: Tú tienes 2 vacas. El Estado te pierde una, ordeña la otra y luego tira la leche al suelo.

Capitalismo tradicional: Tú tienes 2 vacas. Vendes una y te compras un toro. Haces más vacas. Vendes las vacas y ganas dinero. Luego te jubilas rico.

Capitalismo moderno: Tú tienes 2 vacas. Vendes 3 de tus vacas a tu empresa que cotiza en bolsa mediante letras de crédito abiertas por tu cuñado en el banco. Luego ejecutas un intercambio de participación de deuda con una oferta general asociada con lo que ya tienes las 4 vacas de vuelta, con exención de impuestos por 5 vacas. La leche que hacen tus 6 vacas es transferida mediante intermediario a una empresa con sede en las Islas Caimán que vuelve a vender los derechos de las 7 vacas a tu compañía. El informe anual afirma que tu tienes 8 vacas con opción a una más. Coges tus 9 vacas y las cortas en trocitos. Luego vendes a la gente tus 10 vacas troceadas. Curiosamente, durante todo el proceso nadie parece darse cuenta que, en realidad, tú sólo tienes 2 vacas.

Economía japonesa: Tú tienes 2 vacas. Las rediseñas a escala 1:10 y que te produzcan el doble de leche. Pero no te haces rico. Luego ruedas todo el proceso en dibujos animados. Los llamas «Vakimon»’ e incomprensiblemente, te haces millonario.

Economía alemana: Tú tienes 2 vacas. Mediante un proceso de reingeniería consigues que vivan 100 años, coman una vez al mes y se ordeñen solas. Nadie cree que tenga ningún mérito.

Economía rusa: Tú tienes 2 vacas. Cuentas y tienes 5 vacas. Vuelves a contar y te salen 257 vacas Vuelves a contar y te salen 3 vacas. Dejas de contar vacas y abres otra botella de vodka.

Economía china: Tú tienes 2 vacas. Tienes a 300 chinos ordeñándolas. Explicas al mundo tu increíble ratio de productividad lechera. Disparas a un periodista que se dispone a contar la verdad.

Capitalismo americano: Tienes dos vacas. Vendes una y fuerzas a la otra a producir la leche de cuatro vacas. Te quedas sorprendido cuando ella muere.

Economía iraquí: Tú no tienes vacas. Nadie cree que no tengas vacas, te bombardean y te invaden el país. Tú sigues sin tener vacas.

Economía india: Tú tienes 2 vacas. Las pones en un altar para adorarlas. Después sigues comiendo arroz al curry.

Economía suiza: Hay 5.000.000.000 de vacas Es obvio que tienen dueño pero nadie parece saber quién es.

Economía francesa: Tú tienes 2 vacas. Entonces te declaras en huelga, organizas una revuelta violenta y cortas todas las carreteras del país, porque tú lo que quieres son 3 vacas.

Economía neozelandesa: Tú tienes 2 vacas. La de la izquierda te parece cada día más atractiva.

Capitalismo italiano: Tienes dos vacas. Una de ellas es tu madre, la otra tu suegra, ¡maledetto!

Capitalismo británico: Tienes dos vacas. Las dos están locas.

Economía española: Tú tienes 2 vacas, pero no tienes ni idea de donde están. Pero como ya es viernes, te bajas a desayunar al bar que tienen el Marca. Si acaso, ya te pondrás a buscarlas el miércoles después del puente de San Aniceto.

Economía mexicana: Tú tienes dos vacas. Una está llena de marihuana en sus ubres y su panza. La otra aparece en una narcofosa descabezada y acribillada. El ejército resguarda el sitio del hallazgo, y deja libre a la vaca que portaba la marihuana por falta de pruebas. Días después, esta vaca aparece muerta (sin la marihuana, desde luego) en el desierto de Arizona por cruzar ilegalmente la frontera hacia Estados Unidos. El dinero producto de la venta de la hierba es blanqueado en bancos mexicanos, de Estados Unidos y del Caribe, y un rico prestanombres compra un rancho mexicano con diez mil cabezas de ganado. Sin duda, ésta fue la opción más productiva.
 

EL TEMA DE LOS AEROPUERTOS Y AENA
[email protected]

¿Sabías que aena tiene un «agujero negro» por inversiones en infraestructuras de 12.000 millones de euros? Parece mucho, ¿verdad? Pues son más: son casi 13.000.

¿Sabías que sólo los intereses de esa deuda ya alcanzan los 800.000 euros diarios?

¿Sabías que, antes de la llegada de este gobierno al poder, no sólo no había tenido nunca déficit alguno, sino que siempre había generado grandes beneficios?

¿Sabías que las inversiones en infraestructuras de este gobierno han correspondido a obras adjudicadas siempre a las mismas tres empresas afines al PSOE, una de ellas del ministro Blanco («Grupo San José»)?
Esto último no creo que extrañe a nadie. Lo que sigue, en cambio, sí que debería preocuparnos (y mucho):

¿Sabías que, a consecuencia del abultado déficit, y por primera vez en su historia, este año –2010– Aena no tiene dinero para pagar a sus acreedores extranjeros, y que la banca extranjera puede ejercer su derecho de embargo sobre nuestra red de aeropuertos nacionales?

¿Sabías que –del montante de la deuda– 9.000 millones fueron financiados por bancos españoles y 3.000 millones directamente por bancos extranjeros; pero que los bancos españoles –para mantener su liquidez– al ver que el montante aumentaba, fueron emitiendo deuda y obligaciones que vendieron en el mercado internacional (lo cual es una práctica habitual en banca)?

¿Sabías que apoderarse de la red de aeropuertos de un país turístico es un negociazo muy apetitoso, y que poderosas corporaciones estadounidenses y del Reino Unido ya han iniciado acciones para asumir la deuda de Aena (so pena de que sus bancos ejerzan apremio de embargo) y quedarse así con la mayor tajada que puedan sacar?

¿Sabías que –probablemente por eso– empresas americanas «de consultores» (como las que trabajan en Irak haciendo el trabajo más sucio) trabajan con Fomento y con Aena (McKinley), y que han diseñado sus «Planes de Actuación», obligándoles a una hoja de ruta para quedarse con la gestión de nuestros aeropuertos «legalmente», a cambio de evitar el escándalo público de un embargo internacional que acabaría con este gobierno?

¿Qué seguridades y promesas dio Salgado en secreto en Londres (a los representantes de qué empresas) para que el Financial Times dejase de tildar a España como «país con riesgo de insolvencia»? ¿Te suena ahora a cuál de las más jugosas «insolvencias» se refería? ¿Y por qué precisamente el Reino Unido estaba tan interesado en hacer pública nuestra «insolvencia» (si no nos doblegábamos a las pretensiones de sus empresas sobre nuestro patrimonio, claro)?

¿Por qué crees que –entre otros motivos– tuvo que intervenir el Rey para pedir a las fuerzas políticas un consenso «ante la gravedad de la situación»?

¿Sabías que la red de aeropuertos nacionales es una propiedad pública, patrimonio de todos los españoles, y que ahora (con el «Plan de Privatización») la vamos a perder?

¿Sabías que nuestros aeropuertos no nos habían costado a los ciudadanos españoles ni un céntimo porque se pagaban en su totalidad con las ganancias de Aena (que, a su vez, provenían de las compañías aéreas que vuelan a –y sobrevuelan– nuestro país)?

¿Sabías que el sueldo de los controladores –por escandaloso que sea– tampoco le ha costado un céntimo al contribuyente porque se paga en su totalidad también con esas ganancias?

¿Sabías que los propios controladores habían ofrecido a la comisión «negociadora» de Aena, en abril de 2009, reducir sus retribuciones un 25% (y así consta en acta) y Aena lo rechazó «por no considerarlo interesante» (y nueve meses después, el Sr. Blanco se pavonea diciendo que va a bajarles el sueldo un 25%, como si fuese idea suya)?

¿Sabías que el plan de privatización de Fomento incluye a las Comunidades Autónomas, para que –salvo Madrid y Barcelona– se queden con los aeropuertos pequeños (no rentables), que tendrán que ser financiados a partir de ahora con dinero de los contribuyentes (cuando hasta ahora ningún aeropuerto –grande ni pequeño– nos costaba dinero a los contribuyentes)?

¿Sabías que para los grandes aeropuertos rentables el paquete accionarial reservado a las corporaciones locales es ridículamente pequeño (ni siquiera da para satisfacer a los «poderes económicos» locales) y los inversores extranjeros se llevan «la parte del león»?

¿Sabías que Fomento pretende tranquilizar a la opinión pública declarando que conservará «en todo momento» la titularidad de los aeropuertos, cuando tal cosa no sirve a efectos prácticos para nada y lo que hace es perder –total y absolutamente– cualquier capacidad de gestión sobre los mismos, ahora y para siempre?

¿Sabías que el gobierno tiene «intimidado» al Partido Popular en todo este asunto porque la política de fuertes inversiones en infraestructuras comenzó cuando Álvarez Cascos era ministro?

¿Sabías que, en realidad, dicho argumento no tiene ningún peso porque, cuando el PP perdió las elecciones, dejó en Aena las cuentas claras y había superávit contable en Caja?

¿Sabías que el gobierno tiene de su lado a los nacionalistas catalanes en todo este proceso porque les tiene prometida una jugosa parte en el reparto de la «tarta» de El Prat?

¿Sabías que cuando el ministro de Fomento dice que «no tiene nada en contra de los controladores» está diciendo la verdad porque –en realidad– sólo los está utilizando como pantalla de humo para que la opinión pública no se percate de lo que está sucediendo entre bambalinas hasta que sea demasiado tarde?

¿Sabías que, por eso, Aena necesita que los controladores se pongan en huelga o que, cuando menos, parezca que lo están (huelga «encubierta») para que el foco mediático siga sobre ellos y toda su arriesgada campaña de distracción siga funcionando?

¿Sabías que, por eso, en el departamento de RR.HH. de Aena nos obligan a programar los turnos de los controladores –sobre todo para Semana Sant– intencionadamente mal para que falte personal, o se saturen los sectores, y haya que poner demoras y se cree un caos?

¿Te explicas ahora cómo es posible que al frente de Fomento, en vez de poner a un ingeniero de carrera –que hubiese sido lo normal–, hayan puesto a un hombre sin estudios pero que ha sido durante años el portavoz del PSOE, «ingeniero» de la comunicación, experto en ocultar y manipular información a su conveniencia, maestro en campañas de prensa, en campañas de difamación, en campañas de «acoso y derribo» mediático?

Ya sé que todo esto te puede parecer uno de esos típicos mensajes «en cadena», pero comprenderás que en realidad la situación es mucho más seria:

Si no lo reenvías a todas aquellas personas que –a tu juicio– deberían conocer esta información, es que te importa un bledo el futuro de tu país.

Si no lo reenvías a todas aquellas personas a las que quieres, es que no te importa que –sin necesidad alguna– nosotros (y nuestros hijos) vivamos en un país aún más esclavizado por los intereses extranjeros.

Si no lo reenvías, nunca faltará un millonario, inglés o americano (en las Bahamas o en su mansión de la «City »), riéndose cada vez que se acuerde de lo listo que fue al apoderarse, con un potente paquete de acciones, de los rentables aeropuertos de un país de los «PIGS», gracias a que la opinión pública de ese país estaba manipulada y aborregada.

Ah, por cierto: ya lo hizo Angela Merkel en su día, ahora lo acaba de anunciar el Reino Unido: suben el IVA (al 19% y al 20%) para «hacer frente al déficit público».

Si el Estado va a tener que pagar los aeropuertos «no rentables» (mientras los inmensos beneficios que generan los rentables van a parar a manos privadas), ¿cuánto crees que falta para que nos suban el IVA a nosotros también?

Para nuestra principal industria nacional, el turismo, la red de aeropuertos es un sector estratégico de interés nacional: en ningún caso deberá permitirse que la controlen intereses privados. ¡menos aún, intereses extranjeros!

Si el turismo es cosa de todos los españoles, nuestros aeropuertos también.



APUNTACIONES SOBRE EL REY Y LA MONARQUÍA
Antonio Castro Villacañas

Los dos grandes partidos nacionales, que juntos suman el 90% de los diputados del Congreso, apoyan en líneas generales la función del Rey y la Monarquía. Los partidos minoritarios tienen, también en términos amplios, una posición distinta. Para el PSOE y el PP la institución monárquica goza de buena salud, es eficaz, útil y ha sabido adoptarse a las exigencias de estos tiempos. Ambos califican a don Juan Carlos como ejemplo de persona que ha sabido evolucionar. Los socialistas señalan el papel del Monarca: servir al interés general de los españoles. Para los populares se debe acabar cuanto antes con la preferencia del varón en la línea sucesoria. Izquierda Unida recuerda la raíz republicana de su formación y asegura que no es descabellado pensar en un Estado de ese tipo. El PNV desea que la monarquía se comprometa claramente con los usos, costumbres e intereses propios del País Vasco. CiU valora sobre todo la aportación que la institución puede dar a la estabilidad de su Estatuto. Coalición Canaria señala que antes o después habrá que resolver el problema de la sucesión. Esquerra Republicana, por último, denuncia directamente que la Monarquía es algo sin sentido en la Europa que se está construyendo.

En los últimos tiempos del franquismo, conviene recordar ahora, la frase tópica en los círculos de la oposición democrática o «democrática» y en muchos núcleos del franquismo era la de calificar al entonces Príncipe de España, sucesor y heredero de Franco, como Juan Carlos «El Breve», ya que se consideraba prácticamente imposible la consolidación de su reinado pocos años después de que subiera al trono tras la muerte del Generalísimo. Treinta y cinco años después, el rey Juan Carlos, lejos de la pronosticada fugacidad, es una de las figuras públicas más valorada y respetada por los españoles, según nos informan de vez en cuando las encuestas que se dedican a esta clase de temas. Juan Carlos, una vez convertido en Rey, superó muy pronto los tiempos de adulación y afecto que había dedicado a Franco, y supo ganarse un amplio crédito personal democrático y moderno, que logró superar, ampliar y consolidar sobre el de los que le consideraban sucesor del Caudillo, y ese crédito supo extenderlo sobre la familia y la institución que encabeza. Apoyándose en franquistas caudillistas como Torcuato Fernández Miranda, Adolfo Suárez, Rodolfo Martín Villa y Manuel Fraga Iribarne consiguió que no fuera la institución monárquica la que confiriera legitimidad al Rey, sino que fuera el Rey franquista quien dotara de crédito y legitimidad social a la Corona instaurada por Franco mediante el sencillo procedimiento consistente en dar la vuelta a sus principios y sustituirlos por otros totalmente contrarios.

En el momento actual casi nadie se define en España como ferviente monárquico, pero también casi nadie cuestiona la actual Monarquía. Ocho de cada diez españoles consideran que sin la presencia y la actuación de Juan Carlos la implantación en España de la actual democracia no hubiera sido posible, y también de forma mayoritaria opinan que el Rey ha sabido mostrar que la Monarquía no es una institución obsoleta, sino que está suficientemente arraigada y aporta estabilidad y serenidad a la vida política. Ello no impide que uno de cada dos españoles considere al mismo tiempo que la Monarquía irá teniendo cada vez menos sentido a medida que los problemas suscitados por la ilusa Constitución que le sirve de base vaya demostrando cómo sirve y ha servido para desintegrar la Patria. No se da por garantizada su estabilidad y mucho menos el que vaya a perdurar mucho tiempo.

En todo caso, y al menos por el momento, el 69 por 100 de los españoles dice preferir una Monarquía parlamentaria reformada a una República semejante a ella, pero sin la estabilidad que le dan a aquella la Corona y la Dinastía. Esta preferencia es casi unánime entre los votantes del PP, pero también es ampliamente mayoritaria entre los votantes del PSOE, y la expresan en mayor medida que el resto las personas de mayor edad, sea cual sea su ideología, y las de clase social mediana y baja. Las minorías ilustradas piensan de otra forma.

Todo cuanto antecede se ha extraído de las recientes consultas populares efectuadas a encargo de tirios y troyanos, interesados en el gobierno de esta España. Someto a la consideración de mis lectores lo expuesto, y les pregunto: ¿puede considerarse válida, absolutamente verdadera y eficaz, una descripción del pueblo español que defina a éste como del todo desligado del pasado y el futuro?

 
    Opciones

 Enviar a un Amigo Enviar a un Amigo

Disculpa, los comentarios no están activados para esta noticia.