Bienvenido a la Hermandad del Valle

    Búsqueda


    Menú
· Altar Mayor
· El Risco de la Nava
· El Brocal
· Cuestiones sobre la
Memoria

· Notas sobre el
Valle de los Caídos

El Risco de la Nava: El Risco de la Nava Nº - 528
Wednesday, 15 September a las 16:09:31

El Risco de la Nava

GACETA SEMANAL DE LA HERMANDAD DEL VALLE DE LOS CAÍDOS
Nº 528 –  13 de septiembre de 2010

SUMARIO

  1. Movimientos políticos en «Euskal Herria», ETA
  2. Del gran español llamado Casanova, Luis Antequera
  3. La popularidad de Zapatero, José Mª Carrascal
  4. Historias de la verdadera historia, José Mª García de Tuñón
  5. Job Wars III: El sindicato contraataca, Pablo Molina
  6. Los bancos salvan a Mediapro, el grupo de Zapatero, Eulogio López



MOVIMIENTOS POLÍTICOS EN «EUSKAL HERRIA»
 
 
No es novedad lo que aparece en el panfleto que los etarras y proetarras estarán difundiendo o vayan a distribuir por Navarra en estos días.

Nos llegó por Internet el domingo día 11 y aprovechamos para publicarlo como introito de lo que se nos avecina, fundamentalmente a los navarros. Ha empezado la campaña etarra para acudir a las próximas elecciones autonómicas y municipales, y van tomando posiciones en tanto los partidos sestean, el gobierno canta su palinodia con las acciones que realmente se están sucediendo respecto a la detención de miembros de la banda al tiempo que todo el país sospecha de otras acciones encubiertas, y los propios navarros no reaccionan ante esta lacra que empieza a implantarse en su sociedad y en su territorio.

Conviene que España tome decididamente una postura definitiva y única para terminar con la banda etarra, sin paliativos, dejando el Gobierno paso a quienes estén en mejor situación para emprender la ofensiva.
 
Decálogo : Principios para el cambio político y social en Nafarroa

1. EUSKAL HERRIA

«Euskal Herria es una nación que a lo largo de la historia ha reafirmado de forma permanente su identidad propia y voluntad de ser dueña de su destino. Nafarroa Garaia es parte de una realidad conformada por vínculos sociales, lingüísticos, históricos, económicos y culturales llamada Euskal Herria, junto a Araba, Bizkaia, Gipuzkoa, Lapurdi, Nafarroa Beherea y Zuberoa».

2. AMEJORAMIENTO

«El ordenamiento jurídico-político actual limita y coarta la capacidad de decisiones de la ciudadanía navarra e impide su libre desarrollo. El Amejoramiento del Fuero es una norma lastrada por la exclusión intencionada del nacionalismo vasco de su negociación y por la falta de refrendo popular. Contiene, por tanto, graves déficits políticos y democráticos por lo que es necesario un cambio sustancial político e institucional para que la ciudadanía pueda establecer libremente su condición política y su desarrollo económico, social y cultural. Todos los proyectos políticos (autonomista, federalista e independentista) deben poder ser defendidos y, si ése es el deseo de la mayoría de la ciudadanía, materalizados en igualdad de condiciones, todo ello en ausencia de violencia y de injerencias externas, por vías exclusivamente pacíficas, políticas y democráticas (....)».

3. EUSKARA

«El euskara es la lengua nacional del país y elemento de la identidad propia de Nafarroa, así como patrimonio cultural común para las generaciones venideras y aportación a la cultura universal. Es necesario el reconocimiento de la oficialidad del euskara en todo Nafarroa, así como la puesta en marcha de una nueva normativa (...), la euskaldunización de las futuras generaciones y de la administración y servicios públicos, y la normalización social de su uso: medios de comunicación, mundo laboral y comercial...».

4. MODELO SOCIOECONÓMICO Y SOCIAL

«(...) Es necesario otro modelo económico y social más justo, transparente, equitativo, solidario y democrático, sustentado en el reparto del trabajo y la riqueza, así como la articulación de un marco propio de relaciones laborales, como instrumento para que las decisiones se tomen aquí y en base a nuestras necesidades y realidad social, económica y laboral. Apostamos por el fortalecimiento del sector público (...), la reforma en profundidad del sistema impositivo, el incremento sustancial de la inversión social para servicios públicos de calidad (...)».

5. DESARROLLO SOSTENIBLE

«(...) Creemos en un modelo de desarrollo sostenible ligado y subordinado a criterios sociales y ecológicos, y sometido democráticamente a unos procesos de información, debate y participación públicos, abiertos y transparentes, y a la decisión de las poblaciones afectadas y sus instituciones (...)».

6. SANIDAD

«Nafarroa necesita un sistema sanitario público solvente, equitativo y de calidad. Para ello es necesario invertir el sentido de la gestión política de los últimos años, corregir la tendencia privatizadora y poner fin al recorte indiscriminado, desarrollar adecuadamente la Atención Primaria (...)».

7. EDUCACIÓN

«Apostamos por un sistema público, participativo, laico y de calidad que respete la pluralidad de Nafarroa y pivotado en un currículum vasco propio. Debemos transformar las situaciones de privilegio a determinados centros privados (...) El sistema de educación debe garantizar la euskaldunización del estudiante en todas las etapas, incluida la Universidad, la Formación Profesional y la educación no formal».

8. IGUALDAD DE GÉNERO

«Debe garantizarse jurídica y socialmente el derecho de las mujeres a realizar su proyecto de vida en libertad e igualdad de oportunidades, sin que éste sea interrumpido, obstaculizado o quede subordinado a los derechos de la familia o de la unidad familiar (...), a vivir libremente su sexualidad sea cual sea su identidad sexual, a elegir y decidir libremente sobre su cuerpo, a tener un empleo en condiciones dignas (...)».

9. INMIGRACIÓN

«Debemos lograr y ejercitar los derechos políticos, económicos y culturales que nos corresponden como pueblo, incluidas por supuesto las personas inmigrantes. Debemos ser soberanos/as para desarrollar nuestra propia política migratoria y de diversidad, entendiendo que todas las personas residentes en Euskal Herria tienen plenos derechos políticos y de ciudadanía (...)».

10. JUVENTUD

«La juventud es el futuro de nuestro pueblo. La realidad social e institucional actual margina la opinión de este sector social. Defendemos el derecho de la juventud a opinar y a tomar decisiones de forma autónoma. Tienen derecho a participar en todos los aspectos de la vida social e institucional, opinar y formar parte de la toma de decisiones. Su fuerza, compromiso transformador y capacidad de iniciativa creativa y constructiva, y de organización es un activo para la transformación constante de la sociedad desde todos los ámbitos (...)».

En Nafarroa,

10 de setiembre de 2010



DEL GRAN ESPAÑOL LLAMADO CASANOVA
Luis Antequera
(
Religión en Libertad)

Hoy día 11 de septiembre, se celebran los tradicionales actos de la Diada o día de Cataluña, una jornada en la que algunos catalanes –ni muchísimo menos todos– aprovecharán la ocasión, como ya viene siendo costumbre, para hacer un poco más de ruido de lo normal y realizar sus habituales actos antiespañoles (a lo mejor era más acorde al momento llamarlos españofóbicos), contribuyendo a hacernos creer que en todo Cataluña atruena un deseo de independencia y secesión incompatible con un sano sentimiento de españolidad.

Ahora bien, ¿qué es lo que realmente celebra la famosa Diada que se celebra el 11 de septiembre en Cataluña? Hora es de realizar un somero repaso de la historia para conocerlo.

Como es bien sabido, el reinado de Carlos II el Hechizado termina el 1 de noviembre de 1700 con una grave crisis dinástica derivada del hecho de que el citado rey no deja descendencia ni masculina ni femenina, situación que es inmediatamente aprovechada por las potencias para intentar colocar en el trono español, todavía el más importante del mundo o casi, al pretendiente de sus preferencias. Dos de ellos acaparan los apoyos más importantes: el candidato francés Felipe de Anjou, nieto del Rey Sol Luis XIV, y el candidato austríaco Archiduque Carlos, hijo del Emperador Leopoldo de Austria.

En aplicación del testamento del rey hechizado, y gracias al apoyo que le brinda en España el hombre fuerte de la situación, el Cardenal Portocarrero, es proclamado rey de España y éste acepta, Felipe de Anjou, Felipe V, cosa que acontece el mes de abril de 1701. Pero el partido austracista (los partidarios del Archiduque) no pierde el tiempo, y en septiembre del mismo año, Austria, Inglaterra y Holanda, a las que luego se unirá Portugal, han firmado ya una alianza antifrancesa cuyo objetivo es levantar del trono español al rey Borbón y colocar en él al Archiduque. Se inicia una larga guerra y tan importante, que se va a disputar no sólo en suelo español, sino en los campos de batalla de toda Europa.

Tras intentar entrar en España por Portugal y por Vigo sin conseguirlo, los austracistas entran finalmente por el este, y el 9 de octubre de 1705 toman Barcelona, donde precisamente el mal recuerdo del período francés –el que pasa Cataluña fuera de la Corona española y sometida a Francia entre 1640 y 1652– le gana al Archiduque austríaco algunas simpatías. En noviembre es proclamado Rey de España (no de Cataluña) como Carlos III.

La guerra se va a alargar varios años y va a pasar por varias alternativas, si bien desde abril de 1707 en que se produce la victoria borbónica de Almansa, y sobre todo después de las batallas de Brihuega y Villaviciosa con parecido resultado, la balanza se inclina definitivamente del lado borbónico, y la única resistencia austracista queda reducida a algunas partes de Cataluña, y notablemente, Barcelona.

En tal situación nos encontramos cuando el deceso en 1711 del Emperador José I, hermano mayor de Carlos que había sucedido a su padre Leopoldo a su muerte en 1705, convierte al Archiduque, inesperadamente, en emperador, por lo que abandona el escenario español y vuelve a Viena, dejando en Cataluña como regente a su esposa Isabel de Brunswick. Pero entonces las potencias aliadas de Austria, temerosas de que alguien pudiera portar a la vez el cetro imperial y la poderosísima corona española como ya lo hiciera en su tiempo Carlos V, se desdicen de su alianza con Austria. En abril de 1713 la Regente Isabel ha de abandonar Barcelona, y en julio de 1713 las potencias firman el Tratado de Utrecht, en el que reconocen rey de España a Felipe V con la única condición de que renuncie a todo derecho al trono francés y no una ambas coronas en su cabeza.

Y en Cataluña, ¿qué pasa en Cataluña? Aunque muchos de los austracistas catalanes son partidarios de rendirse y acomodarse a los acuerdos alcanzados en Utrecht, se impone el partido de los que quieren llevar la resistencia hasta el final. Los dirige el jefe de las fuerzas austracistas en Cataluña Antonio de Villarroel y Peláez, por cierto, de padre toledano y madre asturiana. Y es conseller en cap de Barcelona, máxima autoridad de la ciudad, Rafael de Casanova y Comes.

Resta saber ahora en nombre de qué o quién dirigen la resistencia tan heroicos señores, si lo hicieron en aras de la sacrosanta independencia de la nación catalana, o lo hicieron en nombre de algún otro principio menos sacrosanto. Lo mejor será que nos lo digan ellos mismos.

Lo que sigue es parte de la arenga realizada por el defensor militar de la ciudad, Antonio Villarroel:

Señores, hijos y hermanos: hoy es el día en el que se han de acordar del valor y gloriosas acciones que en todos tiempos ha ejecutado nuestra nación. No diga la malicia o la envidia que no somos dignos de ser catalanes e hijos legítimos de nuestros amores. Por nosotros y por la nación española peleamos. Hoy es el día de morir o vencer.

Por su parte, Casanova, Villarroel y demás gobernantes de la ciudad emiten un bando en el que convocan a los barceloneses a la postrer defensa de la ciudad frente a las tropas borbónicas. Las que siguen son algunas de las palabras contenidas en el mismo:

Se hace también saber que siendo la esclavitud cierta y forzosa en obligación de sus empleos explican declaran y protestan a los presentes y dan testimonio a los venideros, de que han ejecutado las últimas exhortaciones y esfuerzos, protestando de los males, ruinas y desolaciones que sobrevengan a nuestra común y afligida patria, y dele exterminio de todos los honores y privilegios, quedando esclavos con los demás españoles engañados y todos en esclavitud del dominio francés; pero se confía con todo que como verdaderos hijos de la patria y amantes de la libertad acudirán todos a los lugares señalados a fin de derramar gloriosamente su sangre y su vida por su rey por su honor, por la patria y por la libertad de toda España.

La historia será como «ellos» quieran que sea. Al fin y al cabo, ¡quien necesita estudiarla cuando se tiene el BOE para escribirla! Pero los hechos también son los que son... ¡qué se le va a hacer!

(Los discursos a los que se hace alusión se encuentran en la obra de Jesús Lainz La nación falsificada. El de Villarroel en la página 124-125. El bando del ayuntamiento en la página 127).




LA POPULARIDAD DE ZAPATERO
José Mª Carrascal

(abc)

Uno de los mayores misterios de la política española ha sido la popularidad que Zapatero ha conservado a lo largo de estos años pese a lo desastroso de su gestión.

Si nos ponemos a examinar su primer mandato y lo que lleva del segundo, nos damos cuenta de que nada de lo que pretendía lo ha conseguido, y lo que ha conseguido fue al elevado precio de dividir a los españoles.

Ni la negociación con ETA trajo la paz al País Vasco, ni los nuevos estatutos han articulado mejor España, ni las reformas educativas han mejorado la enseñanza, ni la Ley de la Memoria Histórica ha enterrado definitivamente a los muertos de la guerra civil, ni los matrimonios homosexuales, por no hablar de la nueva normativa para el aborto, encuentran el respaldo de la mayoría de la población.

Sin embargo, Zapatero ha sido el político mejor evaluado y no sabemos si sigue siéndolo. O sabe venderse mejor que gobernar o esa población es incapaz de evaluar a sus gobernantes. Pues en cualquier país democrático, Zapatero estaría catalogado, como Bush lo estaba a las mismas alturas en el suyo: como uno de los peores que había tenido el país a lo largo de su historia.

Como no creo que los españoles seamos más tontos que los demás pueblos –podemos ser más ignorantes, pero se trata de cosas distintas, hay ignorantes listísimos–, me he puesto a reflexionar sobre el caso llegando a una conclusión penosa, pero que explica perfectamente la situación en que nos encontramos: Zapatero nos gobierna apoyado en nuestros vicios, en vez de en nuestras virtudes, aunque no lo reconozcamos, porque tampoco es cosa como para enorgullecerse.

Mientras los gobernantes de los países punteros se apoyan en las mejores cualidades de su pueblo, Zapatero se apoya en las peores del nuestro: el resentimiento, la envidia, el tribalismo, la picardía, el dogmatismo, la soberbia, el no aceptar nunca que podemos habernos equivocado, el yo hago lo que me da la gana y el que venga detrás que arree, el no reconocer otros méritos que los propios o, todo, lo más, de los que piensan como uno y el disparar contra todo el que destaca constituyen los cimientos de la política de Zapatero desde que llegó a la Moncloa. Y los españoles, o al menos una buena cantidad de ellos, nos sentimos a gusto con él, aunque en nuestro fuero interno reconozcamos que no es la mejor. No voy a decir con ello que nos falten buenas cualidades. Pero el vicio es siempre más fácil de practicar que la virtud y si nos gobierna alguien que nos marca ese camino, no tenemos el menor inconveniente en seguirle. Durante los últimos cinco años, en España se han juntado el hambre con las ganas de comer, o más exactamente, la peor política con nuestros peores instintos.

Todo cuanto ha hecho el gobierno ha sido para fomentar éstos: El derroche, la holgazanería, la irresponsabilidad, la chapuza, y a castigar el ahorro, la frugalidad, el esfuerzo, el trabajo o el estudio concienzudos. Desde las jubilaciones anticipadas a facilitar el pase de un curso a otro con un montón de asignaturas pendientes, pasando por las peonadas falsas, los permisos múltiples y bien remunerados –que se lo pregunten a Garzón–, la multiplicación de fiestas, el dispararse del gasto a todos los niveles, con el consiguiente endeudamiento. Un PER extendido a toda España ha sido la política de Zapatero. El subsidio como vehículo de la «calidad de vida» tanto en pueblos como en ciudades, en la vida laboral como en la jubilación, en las aulas como en los negocios, haciéndolo todo más fácil, menos trabajoso. ¿Cómo no íbamos a estar de acuerdo con ello? ¿Cómo no íbamos a aprobar la gestión del hombre que nos ofrecía un país donde se ataban los perros con longanizas?

Lo malo es que tal país no existe. Mejor dicho, puede existir durante un periodo de tiempo, pero cuando se acaban las longanizas, se acaba todo. Y a nosotros se nos ha acabado con la crisis económica que ha dejado al descubierto el mundo falso en el que hemos vivido durante los últimos años, la escasa preparación que tenemos, tanto a nivel personal como gubernamental, para afrontar los desafíos que tenemos delante.

Los españoles y los muy diversos gobiernos que tenemos sabemos muy bien gastar, pero no sabemos economizar. Nos hemos olvidado de qué es eso. Como nos hemos olvidado del esfuerzo, de la laboriosidad, de la obra bien hecha y del afán de superación, completamente ignorados durante la última etapa, en la que la forma de ganar dinero era comprar –a crédito– un piso y venderlo dentro de dos años por el doble precio. Más grave todavía ha sido el ataque sistemático que ha sufrido la excelencia en nuestro país de un tiempo a esta parte. No era ya la mofa habitual al empollón de la clase por parte de sus condiscípulos. Era una política metódica, perfectamente planeada contra el que destacaba en cualquier profesión o actividad.

El mérito se ha convertido entre nosotros en un estigma, mientras la mediocridad es un valor social. España es hoy el país más vulgar, más cutre, más ramplón de todo nuestro entorno, como se comprueba abriendo la televisión, no importa el canal, o escuchando cualquier debate político, sea en el Congreso, sea en el último ayuntamiento. Y esto ocurre precisamente cuando se necesita más que nunca gente preparada, gente emprendedora, gente con ideas, gente capaz de competir en un mercado mundial donde han surgido países que se han plantado en la más sofisticada tecnología de un salto, como Corea del Sur o Finlandia. Y ya verán ustedes cuando los del Este de Europa se quiten de encima la mugre que les queda de cuarenta años de comunismo.

¿Qué ha hecho nuestro gobierno ante ello? Pues este gobierno que no fue capaz de prever la crisis, o no quiso verla, se encuentra paralizado ante ella. Fíjense ustedes que la única respuesta que Zapatero sabe dar cuando sus medidas no surten efecto es decirnos «No se reducirá la protección social». O sea, lo de siempre. De decirnos lo que realmente hay, de llamamientos al sacrificio, a la laboriosidad y tomar el toro por los cuernos, nada de nada. Su última remodelación de Gobierno no hace más que abundar en lo existente. No hay figuras que destaquen en él, sino fieles seguidores de la voluntad del jefe.

No se nos anuncia un cambio de línea, sino un cambio de ritmo. No se reconocen los errores cometidos, sino que se insiste en la bondad de lo hecho hasta ahora. Y sin esas tres cosas, la introducción de independientes en el gabinete, el echar mano de gente capacitada en vez de meros clones del jefe y el reconocimiento de lo que se ha hecho mal, con propósito de enmienda, no hay enmienda posible. O sea, que seguiremos empeorando.

Esto es lo que hay. Mejor dicho, lo que no hay. Suele decirse como consuelo que una crisis es una oportunidad para desprenderse de todo lo inservible y renovarse a fondo. Aquí, la única renovación que hemos tenido es la del vestuario extravagante de la Vicepresidenta Primera por el más discreto de la segunda. Por lo demás, las mismas caras, los mismos gestos, los mismos eslogan, los mismos planes y las mismas promesas de que la recuperación está más o menos próxima. Desde esta perspectiva, incluso la galbana de Solbes nos parece menos peligrosa que el activismo de su sucesora, por lo que puede multiplicar el gasto sin arreglar las cosas. En el resto, todo lo mismo, excepto que a Pepiño Blanco se le llama José y se pone ahora corbata.

Lo único que puede cambiar es la actitud de los españoles. El cómodo estilo de gobernar de Zapatero está ya dañando a bastantes de nosotros y amenaza con dañar a cada vez más. ¿Vamos a seguir considerándole el mejor de nuestros gobernantes posibles? Las encuestas, esos espejos, nos lo dirán. Aunque no serán un espejo de él, que conocemos de sobra. Será nuestro espejo: ¿Preferimos seguir la senda de nuestros vicios o de nuestras virtudes?




HISTORIAS DE LA VERDADERA HISTORIA
José Mª García de Tuñón


Un buen amigo mío me ha dejado hojear un libro de texto que este curso, y anteriores también, van a estudiar los alumnos de bachillerato que han comenzado sus clases en un colegio dirigido por jesuitas. Referirme a todas las historias de la Historia que sus autores Carmen Cortés Salinas y Juan Fernández-Mayorales nos cuenta ocuparía, lógicamente, demasiado espacio del que no dispongo, por eso voy a referirme a un par de muestras de nuestra Historia siguiendo los pasos que nos ha marcado el inoperante Zapatero con su memoria histórica, que, en parte, es la que les falta a los autores del libro que no dicen toda la verdad, solamente la que a ellos les interesa.

Cuando a los futuros estudiantes les explican cómo llegó a la II República a España, se limitan a escribir: «El 14 de abril de 1931 se proclamó la Segunda República en medio del entusiasmo popular y se formó un gobierno provisional que convocó elecciones a Cortes constituyentes». Pero lo que no dicen, tergiversando así la verdadera Historia, es que dos días antes se habían celebrado unas elecciones municipales –en ningún momento hablaban de cambio de régimen– y ganaron claramente las candidaturas monárquicas por un amplio margen, sin embargo los republicanos y socialistas victoriosos en las principales ciudades, consideraron que el único voto válido era el suyo dando motivo a que el rey Alfonso XIII abandonara España para siempre.

Los autores del libro dan un salto en la Historia y dicen a continuación que «las elecciones de junio dieron el triunfo a los partidos de centro izquierda», pero bien que vuelven a callarse, es decir, a no escribir ni una sola línea, de lo que ocurrió con la quema de conventos, en mayo de ese mismo año, donde, además, el primer incendio se produjo en la Residencia de los hijos de San Ignacio de la calle de la Flor de Madrid, como ha dejado escrito Miguel Maura, entonces ministro de la Gobernación. La famosa justicia inmanente ensalzada por Azaña ya estaba ahí. Así, pues, en ese colegio dirigido por jesuitas, como ya he dicho, no parece importarles mucho que en el libro de Historia que estudian sus alumnos se oculten hechos históricos como el que acabo de citar.

A la revolución de octubre de 1934 le dedican no más de media docena de líneas para terminar diciendo que «el levantamiento de Asturias fue sofocado por el Ejército de forma sangrienta». Aunque nada dicen en qué consistió esa forma sangrienta para poder juzgar con objetividad, se callan lo ocurrido a los 34 sacerdotes, frailes y seminaristas que asesinaron en Asturias, además de la voladura de la Cámara Santa y la quema de la Universidad, etc. etc.

En fin, ahora sólo queda espacio para decir que esto es lo que hoy no enseñan a los alumnos de bachillerato y otros consienten que así sea. Tan responsables son los que no cuentan toda la verdadera Historia, como los que consienten que no se cuente.



JOB WARS IIII: EL SINDICATO CONTRAATACA
Pablo Molina

(Libertad Digital)

El agravio se centra en el trabajador, tanto en paro como en activo, al que ofrecen como justificación de una huelga argumentos de una zafiedad excesiva incluso para los informativos de La Secta.

Cuando pensábamos que los dos primeros videos realizados por la UGT eran insuperables, van nuestros funcionarios sindicales y nos regalan una tercera entrega que nos saca del error. Durante unos días tendimos a pensar que el insulto a la inteligencia de los trabajadores españoles había llegado al límite del decoro con los dos primeros capítulos. Con éste tercero, el último por el momento, queda acreditado que cualquier previsión siempre se quedará corta cuando se trata de un organismo dirigido por Cándido Méndez.

la UGT le pasa lo que al cine español, por otra parte lo más natural dado que los cineastas son también empleados públicos financiados con dinero de los ciudadanos: en ambos casos los prejuicios ideológicos no les permiten ver la realidad. Igual que el cine patrio es incapaz de producir una película sobre la Guerra Civil o la sociedad actual que sea mínimamente reconocible en los hechos que relata, los sindicatos se niegan a admitir que la realidad social opera de forma no ya distinta, sino exactamente contraria a como pretenden presentarla con el supuesto objetivo de animar al proletariado a acudir a la huelga.

Son tan torpes que llegan a presentar al empresario del tercer episodio de la saga como miembro de una absurda ONG, excentricidad sólo al alcance de los progres a la violeta. Como no han trabajado jamás, y si lo hicieron ya no recuerdan la sensación dado el tiempo transcurrido, ignoran hasta los rudimentos más elementales sobre los que se construye un negocio o se crea un puesto de trabajo.

En todo caso, el insulto no va dirigido a los auténticos empresarios, que tienen actualmente mayores preocupaciones que atender a las idioteces fílmicas de unos señores cuya labor ignoran tanto como desprecian. El agravio se centra en el trabajador, tanto en paro como en activo, al que ofrecen como justificación de una huelga argumentos de una zafiedad excesiva incluso para los informativos de La Secta. Como dice la actriz que interpreta a una de las trabajadoras de la empresa ficticia que sirve de marco a la serie (probablemente una sede de UGT): «Para mearse en las bragas».




LOS BANCOS SALVAN A MEDIAPRO, EL GRUPO DE ZAPATERO
Eulogio López

(Hispanidad)

Los bancos españoles, en aquel momento capitaneados por Santander-Banesto salvaron al grupo socialista PRISA a finales de 2009, al refinanciar su deuda –de hecho una condonación parcial– hasta 2013. No se debía molestar al Gobierno. Luego le han vuelto a salvar con la operación Liberty, donde Emilio Botín ha aceptado incluso entrar en el accionariado de PRISA con tal de mantener el grupo en pie.

Pues bien, ahora la banca le vuelve a hacer un favor a ZP con su otro grupo Mediapro, asimismo al borde del abismo (con Mediaproducción S.L., tenedora de todos los derechos de retrasmisión deportiva en concurso de acreedores), han decidido refinanciar la deuda de Mediapro, accionista de referencia de La Sexta, controlador de los contenidos de Radio Televisión Española, su mejor cliente y donde hacen lo que les viene en gana, y del diario Público. Mediapro-La Sexta es un grupo menos poderoso que PRISA pero más leal a los principios progresistas de Zapatero, más conforme con la figura de Jaume Roures, quien se define como comunista y anticlerical.

Esta vez no ha habido condonación parcial de intereses, sin refinanciación. Con el dinero obtenido, Mediapro ha pagado a los clubes de fútbol hasta enero y se ha asegurado capacidad financiera para el resto del campeonato de Liga, hasta junio. La intención es levantar de inmediato el concurso de acreedores de Mediaproducción. Estamos hablando de compromisos de pago por 2.500 millones de euros y una deuda a corto de 120 millones. Ojo, que aún está pendiente el acuerdo con PRISA, pues Sogecable reclama, con fallo judicial por medio, algo más de 100 millones de euros. Por los derechos del fútbol. En cualquier caso, Mediapro se ha salvado.

Los bonancibles acreedores de Mediapro son La Caixa, Popular, Sabadell, y en menos medida, Caixa Catalunya, Santander, BBVA y Banesto. Entre los extranjeros, destacan Espirito Santo y RBS. Y una nota de color, en el listado aparece como financiador el Instituto Catalán de Crédito, es decir la Generalitat catalana.

Ahora le toca el turno a La Sexta, que también está al borde del abismo, porque los mexicanos de Televisa, primer accionista sin mando en plaza, aseguran que no están dispuestos a pagar un duro. No se preocupen, para eso está la banca.

Con ello, los dos más fieles aparatos de propaganda del Gobierno, PRISA y Mediapro continúan en pie. Se les necesita para las próximas elecciones, cada vez más.


 
    Opciones

 Enviar a un Amigo Enviar a un Amigo

Disculpa, los comentarios no están activados para esta noticia.