El Risco de la Nava - Nº 139
Fecha Miércoles, 06 noviembre a las 10:03:25
Tema El Risco de la Nava


GACETA SEMANAL DE LA HERMANDAD DEL VALLE DE LOS CAÍDOS
Nº 139 – 5 de noviembre de 2002

SUMARIO

  1. El Cortijo: Impertérritos. Cinismo unido, por Ángel Palomino
  2. Universitarios borrikos, por Miguel Ángel Loma
  3. ¡Qué cinñema!, por Aquilino Duque
  4. Los pies en el suelo, por Ignacio Menéndez González-Palenzuela
  5. Galería de pendejos: Francisco Frutos, por Alvarfrías
  6. Carta de Argentina, F.
  7. El Papa expresa a Giscard d’Estaing su preocupación sobre Europa, de Zenit


EL CORTIJO
Por Ángel Palomino

IMPERTÉRRITOS

No tienen miedo a la verdad, ni a la memoria colectiva, ni a las hemerotecas, las fonotecas y las videotecas. Tienen la faz del Comendador de Zorrilla: piedra. Y la mano del Comendador: piedra. Y la leche del Comendador que con esa mano tiraba de don Juan para llevarlo al infierno; él sabía el camino.

El Secretario de Libertades y Desarrollo del PS(o)E, entrevistado para ABC, se ha puesto la máscara de piedra dura, mármol sin pulir. El dicho responsable socialista compañero Fernando López Aguilar dice que el Gobierno ha fracasado; le reprocha un comportamiento imperdonable: »no cumple sus programas».

El periodista razona: oiga, mire usted, los gobiernos socialistas nunca cumplieron sus programas. Pero el compañero López Aguilar pasa por encima de la historia, ignora los diarios de sesiones y el OTAN, DE ENTRADA, NO, borra las huellas del paso de su partido por el Poder, y aplica a la entrevista el lenguaje de los diálogos de besugos habituales en La Codorniz. No ha oído lo de los incumplimientos de su partido; no contesta: habla, habla, habla…

-Apostamos a fondo por mejorar la calidad de la democracia, porque hay manipulación goebelesiana en los informativos y contenidos basura que amenazan con rebajar la estatura moral de la sociedad.

Todo ese barullo, debidamente analizado conduce a ciertas conclusiones.

a) Cumplimiento de programas. González programó creación de 800.000 puestos de trabajo. Resultado: 800.000 parados más.

El «pérfido profesor» Tierno (preconizado presidente de la proyectada 3ª República) afirmó -sin animus jocandi- que los programas electorales se hacen para no cumplirlos.

b) Manipulación goebelesiana de los informativos. El mefistofélico Director señor Calviño declaró que, naturalmente, su Televisión, su Radio no daban información en contra del gobierno socialista. Y añadió -yo lo oí- que, mientras él estuviese en el cargo, el señor Fraga no ganaría unas elecciones. Llenó los pasillos de represaliados sin lugar donde trabajar y ni siquiera de sentarse; en los despachos se vetaban, sin necesidad de listas negras (que las había) la presencia de quien no fuese «de los suyos».

c) Rebajar la estatura moral de la sociedad. (Esto si que es fuerte, Aguilar, tío).

Recordamos imágenes de la elevación moral de la sociedad: carreras de camas, con parejas en camisón, por el Paseo de la Castellana. Cristinita Almeida, como una diosa farotona y obesa, enarbolando ante su escaño un ejemplar del Libro Rojo del Cole, auténtico catecismo editado por técnicos en ética para la mejora progresiva de la estatura moral de los pequeñuelos enanizados por otros catecismos.

Y como estrella permanente de aquella era de progreso democrático y crecimiento moral, otra vez don Tierno Galván, brillantísimo político, fecundo pensador, paternal alcalde e inverecundo tribuno cuando exhortó a crecer en dignidad a miles de jóvenes con esta frase en puro dialecto cheli:

-Y ahora, a colocarse y al loro.

Fue, en fin, la época de aquel feliz eslogan dirigido a los adolescentes: «Póntelo, pónselo»; las niñas andaban preocupadísimas buscando a quien ponérselo.

Ahora andan compitiendo izquierda y centro (derecha no hay en las Cortes) por el voto que dicen gay. ¡Ay!
 

CINISMO UNIDO

IU exige honrar la memoria de los «esclavos» del franquismo (El País 20-octubre-2002)

Hasta el inesperado suceso de la caída del imperio soviético, el Partido Comunista español recibió, en la persona del dirigente Ignacio Gallego, español predilecto del eminentísimo Politburó, ayuda mensual en dólares, moneda con la que el comunismo combatía al capitalismo. Desde 1976, el dinero que antes llegaba a través del partido comunista francés, pasa directamente al camarada Gallego encargado de mantener la trama soviética que nos traería ese futuro que Gallego, Dolores y Carrillo conocían y deseaban para los españoles tan contentos con la democracia que nos habíamos dado sin mover un dedo. Ellos, los viejos comunistas sabían lo de Paracuellos, lo de las chekas, lo del chekista Alberti, lo de la caza de troskistas… y sabían lo de las purgas estalinianas, lo del Gulag… Y ahora vienen estos socios del horror hablando de los «esclavos del franquismo». Estos masturbadores del cadáver soviético, activos panegiristas del terror rojo. Todavía en 1984, el diputado democrático camarada Gallego recibió, además de la cuota habitual (20.000 dólares fijos más gastos) una dotación extraordinaria de 50.000 dólares para sanear el partido, viciado por la corriente eurocomunista, con la invención del Partido Comunista de los Pueblos de España, «parte integrante del movimiento comunista internacional» según estimulante comentario de Pravda.

La desvergüenza comunista impone el terror propagandístico mediante estos trucos. La organización que más esclavos creó en el siglo XX (la que, por poner un ejemplo, desterró de sus pueblos a 500.000 chechenos condenados a trabajar y a morir en Siberia) busca esclavos franquistas y pide monumentos que los recuerden… Y lo piden «en honor a la memoria colectiva y a la verdadera historia de nuestro país». Y nadie les sacará a relucir su pasado. Al contrario, todo «progresista» votará que «vale, compañero, leña a esos anticomunistas que tuvieron la desvergüenza de vencer a Líster, a Zhukov…». Los conservadores suelen abstenerse, aunque cada vez se lo ponen más difícil.

La historia apaleada; eso es práctica habitual entre los comunistas.
 

UNIVERSITARIOS BORRIKOS
Por Miguel Ángel Loma

Con motivo de las revueltas y manifestaciones montadas a principio de febrero contra la Ley Orgánica de Universidades (LOU), un grupo de matriculados universitarios, con apariencia y modos de kale borroka, asaltó el Rectorado de la Universidad de Sevilla. En el asalto destrozaron a golpes de barras de acero una puerta del siglo XVIII (¡abajo las antigüedades que obstruyen el camino de la libertad!), se llevaron por delante a los agentes de seguridad y accedieron hasta el despacho del rector, donde derribaron la bandera nacional e hicieron artísticas pintadas por las alfombras. Finalmente y valiéndose de bancos de madera irrumpieron violentamente en la sala de juntas de gobierno; el rector pudo escapar por una puerta trasera... Las imágenes de aquel espectáculo abrieron muchos telediarios nacionales (con perdón) y autonómicos.

A cinco de estos fogosos chicos y chicas se les abrió un expediente cuya fase de instrucción ha concluido ahora con la propuesta de expulsarles a perpetuidad de la Universidad de Sevilla.

Nada más conocerse esta resolución, las inocentes criaturitas se manifestaron ante el despacho del catedrático instructor exigiendo la readmisión inmediata y calificando la propuesta de desproporcionada, injusta, brutal, criminal e inquisitorial. Añaden además que no se ha probado que fueran ellos los causantes de los daños producidos, porque había muchos más, cerca de cincuenta (esto creo que se llama solidaridad universitaria). Como no podía ser de otra manera el Defensor del Pueblo Andaluz, don José Chamizo, ha solicitado que se reconsidere la gravedad de la sanción.

No sé si se merecen la contundente condena que propone el instructor, o si lo más procedente fuera hacer precisamente lo contrario: readmitirlos a todos pero con la condición de que permanezcan en la Universidad a perpetuidad. A perpetuidad o hasta que aprendan a defender sus ideas con el peso de sus argumentos y no con la violencia, o hasta que satisfagan de algún modo el cuantioso importe de los destrozos que produjeron. (A no ser que el grupo parlamentario de IU, que ha pedido por carta al rector que permita a los expedientados continuar sus estudios, vaya a hacerse cargo de dichos daños).

Lo que no hemos oído es que ninguno de los revoltosos serafines se haya disculpado por su heroica gesta. En esto de no pedir perdón, como en lo de destrozar lo que encuentran a su paso y en la inquina que les produce la presencia de una bandera española, se parecen demasiado estos chicos a otros chicos. Pero quizás sea mejor que permanezcan dentro de la universidad y no sueltos por la calle, aunque tengamos que acolchar las aulas donde se les instale no sea que se vayan a hacer daño al agitar sus revoltosas alitas.

Lo peor de este asunto es que mucha parte de la culpa no la tienen los expedientados, sino quienes envenenan sus sueños juveniles de justicia, haciéndoles creer que con sus torpes acciones luchaban por la recuperación de una enseñanza pública profundamente descompuesta desde hace veinte años. Lo peor es que la mayoría de «ideólogos» que calientan las cabezas de estas criaturitas tienen a sus retoños estudiando en universidades privadas.

Es similar a lo que sucede con los nacionalistas de boina y barretina que imponen el euskera, el catalán o el gallego para los niños y jóvenes de sus nacioncitas, mientras sus privilegiados hijos manejan con fluidez la lengua de Shakespeare en selectos centros educativos. También en esto unos agitan el árbol, las aulas o las jaulas, y otros recogen las nueces, las heces o los expedientes.
 

¡QUE CINÉMA!
Por Aquilino Duque

El auto judicial por el que Batasuna era condenada a una codornicesca cárcel de papel coincidió con la excarcelación en Sevilla de un «histórico» del GRAPO después de cumplir los primeros veinticinco años de una condena multicentenaria. Fue recibido por un grupo de personas que flameaban banderas, no sé si constitucionales, pero sí politicorrectas: la ikurriña, la roja con la hoz y el martillo y la tricolor de la II República. Los medios de confusión, como dice Marías, dieron amplia publicidad al acto. Esos medios en cambio procuraron airear lo menos posible la visita a Sevilla de la centenaria Leni Riefenstahl para inaugurar dos exposiciones de fotografías y asistir a la proyección de dos películas, a la vez que daban abundante cuenta de las exequias de su colega Bardem, entre puños en alto y cántico de La Internacional. Ambos cineastas de calidad tan desigual tenían una cosa en común, y es el haber visto sus carreras respectivas truncadas por la política: la Riefenstahl, después de cuatro años de cárcel, se tuvo que ir al África a retratar negros y filmar peces; Bardem, al desaparecer el pretexto político que le permitió crearse una reputación espuria con malas imitaciones de Visconti, no hizo más que un documental sobre la primera kermesse del Partido Comunista, algo inferior, digamos, al que Leni hizo sobre el congreso nazi de Nuremberg.
 

LOS PIES EN EL SUELO
Por Ignacio Menéndez González-Palenzuela.

Leo con tristeza la noticia de que la Dirección General de la Guardia Civil permitirá a las parejas homosexuales vivir en las Casas Cuartel.

Parece ser que la iniciativa parte de la intención de un agente de la Benemérita destinado en Mallorca de solicitar un pabellón para compartirlo con su pareja de hecho (homosexual), solicitud rápidamente amparada por colectivos de tan amplia representación e imparcial tendencia política como la Asociación Unificada de Guardias Civiles, que apoya la idea en un comunicado conjunto con la Federación Andaluza de Lesbianas y Gays o la Asociación de Simpatizantes de la Guardia Civil que considera que no puede excluirse a las personas «cuya orientación sexual no sea la más generalizada» del derecho reconocido por la Ley de las Reales Ordenanzas del disfrute de residencia oficial por los militares y guardias civiles. De lo que no se hacen eco estos colectivos es de otras disposiciones de esas mismas Leyes (por cierto, es la Ley 85/1978, de Reales Ordenanzas de las Fuerzas Armadas) que establecen principios como el contemplado en su artículo 15, que dice que «las Fuerzas Armadas darán primacía a los valores morales que, enraizados en nuestra secular tradición, responden a una profunda exigencia de la que sus miembros harán norma de vida», precepto que, que yo sepa, no ha sido derogado toda vez que no creo que sea un valor enraizado en nuestra secular tradición la homosexualidad reconocida al abrigo de un establecimiento sujeto a disciplina militar, máxime cuando todos sabemos en qué condiciones habitan los miembros del Benemérito Instituto a lo largo y ancho de esta maltratada España que tenemos (le aseguro al Sr. Director General de la Guardia Civil que empresas que conozco, y a las que asesoro profesionalmente, han contribuido a financiar las calderas de calefacción de un puesto cercano a mi domicilio profesional ante la continua negativa de la Dirección General de proceder a la reparación de las mismas, ya que «sólo» llevaban en servicio tres décadas).

Seamos serios, no podemos permanecer impasibles ante decisiones irrisorias, no podemos contemplar con impotencia cómo deberes constitucionales se incumplen sistemáticamente, como ese artículo 155 de la Carta Magna que establece que «si una Comunidad Autónoma no cumpliere las obligaciones que la Constitución u otras leyes le impongan, o actuare de forma que atente gravemente al interés general de España, el Gobierno [...] podrá adoptar las medidas necesarias para obligar a aquella al cumplimiento forzoso de dichas obligaciones o para la protección del mencionado interés general» y mientras tanto, el Gobierno español, a través de la Dirección General de la Guardia Civil, veja a aquellas familias que llevan años esperando una vivienda oficial, a aquellos que teniendo derecho preferente para ocuparla han renunciado a la misma en favor de familias más necesitadas, a aquellos que por respeto a la Institución de la que forman parte han renunciado a ocupar pabellones para convivir «extramuros» con su pareja de hecho (heterosexual). Le aseguro, Sr. Director General, que conozco personalmente casos de todas esas situaciones anteriores..., tengamos los pies en el suelo.
 

GALERÍA DE PENDEJOS
Por Alvarfrías

El secretario general del Partido Comunista de España, esa institución obsoleta, deplorable durante su existencia en los países que la tuvieron que padecer, que sumió a una importante población del orbe en la miseria, que ha asesinado a millones de seres, y que no tiene nada que ofrecer, digo que el secretario general del Partido Comunista de España, Francisco Frutos, hace unos días lanzó a los cuatro vientos que el PP

«no sería considerado un partido absolutamente democrático hasta que no condene el levantamiento del 18 de julio de 1936».

¡Si será cínico! Y lo dice, naturalmente, haciendo abstracción de que por culpa del partido que él representa en la actualidad tuvo que producirse el levantamiento del 18 de julio que condena, y gracias a ese levantamiento él vive tan ricamente hoy.

Francisco Frutos debería reflexionar, aunque sólo fuera durante un cuarto de hora, para darse cuenta de las sandeces que dice y que sería mejor dejara el PC y se pusiera a trabajar como un españolito cualquiera para ganarse el pan en vez de hacer recomendaciones desdichadas a diestro y siniestro.
 

CARTA DE ARGENTINA
Por F.

Estimado amigo:

Como Vd. habrá podido comprobar por mis ocasionales comentarios, leo siempre con interés el correo que tiene Vd. la amabilidad de enviarme y en el último de ellos [El Risco de la Nava nº 137 de 22 de octubre] he prestado especial atención al comentario sobre nuestra lamentable Legislatura. Comienzo por decirle que no es Vd. el que debe disculparse sino nosotros por tener legisladores de tal calaña.

No sería de extrañar que gente del FREPASO, u otros compañeros de ruta, hubieran tomado posiciones favorables a las organizaciones terroristas vascas, o como lo hace en cada oportunidad que se le presenta la Presidenta de «las madres de Plaza de Mayo». señora que tiene como asesor y «protegido» o como quiera Vd. Llamarle, a uno de los hermanos Schoclender, condenados en su oportunidad por el asesinato de sus padres y la que para el mayor desconcierto de la gente de bien fue recibida por Rodriguez Saa en el Casa de Gobierno el primero de sus seis días de presidente [octubre].

Le alarma a Vd. sin embargo el apoyo recibido a esa postura de parte de algunos legisladores peronistas y radicales, pero debo aclararle que muchos de esos icnotos representantes encaramados al poder por obra de maquinaciones políticas ajenas al conocimiento popular, por más democracia que se declame son o bien ex-terroristas, o bien de extracción izquierdista o en el mejor de los casos simple adeptos al populismo y clientelismo político.

Es muy cierta también su aseveración del trabajo que esos grupos vascos están realizando en el país, y así, por ejemplo, la FEVA (Federación Entidades Vasco Argentinas) ha enviado una circular a los centros vascos sugiriendo que en los actos que se realicen en la semana vasca no se coloque la bandera Nacional Española y en el Club LauratBak dan en estos días una conferencia funcionarios del Ministerio de Educación de Gobierno Vasco.

Por supuesto que ambas entidades tiene estrechos contactos con ese Gobierno y no dudo que con los demás grupos radicalizados.

Lo saluda atentamente.

F.
 

EL PAPA EXPRESA A GISCARD D'ESTAING SU PREOCUPACIÓN SOBRE EUROPA
De Zenit.org

CIUDAD DEL VATICANO, 31 octubre 2002.- Juan Pablo II recibió en audiencia este jueves a Valéry Giscard d'Estaing, actual presidente de la Convención Europea, y le expresó su preocupación de que los creyentes queden marginados en la futura Constitución.

En el encuentro, según revela Joaquín Navarro-Valls, portavoz de la Santa Sede, «se habló del proyecto de la futura constitución y del interés de la comunidad de creyentes en los países europeos, donde son mayoría, de ver respetada su identidad y su contribución específica a la vida de la sociedad europea».

El Papa pidió al ex presidente francés que la futura Constitución reconozca el «estatuto» de que gozan las comunidades de creyentes «en virtud de las legislaciones nacionales».

Tras la audiencia con el Papa, Giscard d'Estaing se entrevistó con el cardenal Angelo Sodano, secretario de Estado de Su Santidad, y con el arzobispo Jean-Louis Tauran, secretario para las Relaciones con los Estados, revela Navarro-Valls.

La exclusión de los representantes de las comunidades de creyentes de la Convención europea, que comenzó sus sesiones de trabajo a finales de febrero pasado, fue denunciada por Juan Pablo II el 10 de enero, en un discurso a todos los embajadores acreditados ante el Vaticano.

Desde entonces el Papa ha manifestado en varias ocasiones su «preocupación» y su «pesar» al constatar que ese foro político y civil cae en la «marginación de las religiones, que han contribuido y contribuyen todavía en la cultura y en el humanismo del que Europa se siente legítimamente orgullosa».

«Me parece que es al mismo tiempo una injusticia y un error de perspectiva», confesó el 2 de septiembre al recibir al nuevo embajador de Grecia ante la Santa Sede. «Reconocer un hecho histórico innegable -añadió- no significa ni mucho menos desconocer la exigencia de una justa laicidad de los Estados, y por tanto de Europa».

Giscard d'Estaing vino a Roma en una visita de dos días para presentar el primer proyecto genérico de una futura Constitución europea, presentado públicamente este lunes en Bruselas.

La Convención europea debería entregar su propuesta a los jefes de Gobierno de la Unión Europea a finales del primer semestre de 2003.







Este artículo proviene de Hermandad del Valle de los Caidos
http://hermandaddelvalle.org

La dirección de esta publicación es:
http://hermandaddelvalle.org/article.php?sid=4233