Altar Mayor - Nº 85 (20)
Fecha Lunes, 31 marzo a las 19:04:15
Tema Altar Mayor


REVISTA DE LA HERMANDAD DEL VALLE DE LOS CAÍDOS
Nº 85 – febrero-abril de 2003

COPLAS POR LAS MUERTES EN MI PATRIA
Por Francisco Gelonch

Aturde el blanco silencio
De un cortejo que camina
Suplicando
Respuestas al cruel misterio,
A la desidia argentina
Reprochando.

Ha muerto un fruto pequeño
Con la saliva reseca
Esperando
Despertar en algún sueño
Sentado al pan y a la mesa
Disfrutando.

No hay sangre que pague el precio
De una vida que se apaga
Sollozando
Por la comida que un necio
Con gula mastica y traga
Derrochando.

¡Bendita el alma del pobre
Que se emborracha de angustia
No pudiendo!
¡Maldito aquél que le sobre
Y olvide a las flores mustias
No queriendo!

¿Qué le pasó a mi Argentina
Que vive mieles y trigos
Cosechando
Y sin embargo termina
A su futuro, a sus niños
Sepultando?

Vendida está a un testaferro
Que es Parca y que, paso a paso,
Va segando
La ilusión de los guerreros
Y de la Patria el ocaso
Va sembrando.

Los políticos profetas,
Parásitos sempiternos,
Con falacias
Seducen huestes completas
Con paraísos de invierno
Democracia.

No hay sistema que garante
Traer justicia y trabajo
En sus manos
Si no coloca adelante
Al Hombre y muy por debajo
Lo mundano.

Y porque sin Dios no hay Hombre
Procure dar el Gobierno
A su gente
Cualquiera sea su nombre,
Un Nombre que sea Eterno,
Trascendente.

¿Qué será de ti, Argentina,
Por tanto corrupto suelto
Mancillada?
Vestida con medias finas,
¿Cómo pudiste haber vuelto
La mirada?

¿Dónde quedó tu memoria
De héroes criollos y españoles
Que negaste?
¿Quién tergiversó tu historia,
Quitándole tantos soles
Que alumbraste?

Una pléyade de artistas,
Periodistas y escritores
Zalameros
Te encandilaron la vista
Convertidos en traidores
Por dinero.

Malhaya quien te haya hecho
Padecer este presente
Tan extraño
Con la ambición en el pecho,
Con la lujuria en la frente,
Tanto daño.

Clama a Dios por tu pecado
La vergüenza de esos niños
Tucumanos
¡Abre tus ojos cegados
Y merécete un destino
Soberano!

Que tu pueblo se arrepienta
Que la Virgen nos proteja
Con su manto
Que paguemos tanta afrenta
Con el dolor que nos deja
Tanto llanto.

Noviembre de 2002









Este artículo proviene de Hermandad del Valle de los Caidos
http://hermandaddelvalle.org

La dirección de esta publicación es:
http://hermandaddelvalle.org/article.php?sid=4345