Altar Mayor - Nº 85 (19)
Fecha Lunes, 31 marzo a las 19:05:54
Tema Altar Mayor


REVISTA DE LA HERMANDAD DEL VALLE DE LOS CAÍDOS
Nº 85 – febrero-abril de 2003

FRANCO EN EL OLVIDO
Por Joaquín M. Pavón

Gracias al voluntarismo de don Enrique Moradiellos, falta un pelín para que Franco sea olvidado definitivamente de la memoria histórica de los españoles.

Enrique Moradiellos, Historiador, nacido en 1961 en Oviedo (Muy Noble, Muy Leal, Benemérita, Invicta, Heroica y Buena Ciudad de Oviedo) ha publicado un libro titulado Francisco Franco. Crónica de un Caudillo casi olvidado. En el subtítulo no ha sido muy afortunado. Y esto no sólo lo decimos nosotros. R. G. Cárcel, en ABC-Cultural del 22 junio 2002, dice: «Lo único que me suscita dudas es el subtítulo de su libro: caudillo casi olvidado. Moradiellos está obsesionado con la idea de la desmemoria o el olvido histórico. Es posible que los jóvenes españoles reflejen signos evidentes de olvido de Franco, pero la bibliografía que sigue publicándose año tras año es abrumadora». No es sólo Moradiellos, son muchos los que hablan del olvido de Franco, entre otros los edecanes de la cultura democrática que nos invade, empeñados en tergiversar la Historia ignorando deliberadamente los cuarenta años del régimen. Qué ilusos. En España todavía existen muchos miles de españoles que siguen recordando a Franco todos los días. Para bien o para mal, el nombre de Franco sale diariamente en la radio, en la televisión o en la prensa escrita.

Nosotros leemos habitualmente estos periódicos: ABC, El País, La Voz de Asturias, El Mundo, La Nueva España, más el Diario de León, La Razón y El Comercio en época estival. A la fecha en que escribimos esta nota no ha habido un solo día en que uno de estos periódicos deje de nombrar a Franco. El País, por ejemplo, hubo día de nombrarle hasta tres veces en sendos artículo. Raro es que Haro Tecglen no lo mencione en su columna. Recientemente se ha retirado de su ciudad natal la figura ecuestre, pero esto sólo ha servido para que se hable de él mucho más, cosa que por otra parte se viene haciendo desde el día 23 de Febrero de 1926 en que ascendió a General de Brigada y la ciudad de El Ferrol le rindió un homenaje junto a su hermano Ramón, colocando una placa en la casa donde nacieron que dice textualmente:

«En esta casa nacieron los hermanos Francisco y Ramón Franco Bahamonde valientes militares que, al frente del Tercio de África y cruzando el Atlántico en el avión Plus Ultra, realizaron brillantes hazañas que constituyen gloriosas páginas de la Historia nacional. El pueblo de Ferrol hónrase con los esclarecidos hijos, a los que dedica este homenaje de admiración y cariño».

Quizás el hecho de haber sido don Francisco Franco uno de los hijos más famosos de la ciudad de Ferrol, junto con don Pablo Iglesias, pueda explicar tanto el ardor polémico como el celo de la prensa en reflejarlo.

Hay más que suficientes motivos por los que deliberadamente se omite mencionar a Franco. Por ejemplo, hace pocos meses se celebró el 75 aniversario de la Academia General Militar y se mencionaron varios nombres excepto el de Franco; en el desfile de las Fuerzas Armadas el día 12 de Octubre se explicaron el origen de las unidades, de los estandartes y de las banderas que participaban en la parada militar, y cuando pasó la Legión se dijo solamente la fecha de su fundación.

Según parece, es el signo de los tiempos y de una cierta falta de respeto a la historia que ya es algo tradicional en esta querida España nuestra.

En honor a la verdad hemos de decir que hay algunas personas antifranquistas que le tratan con respeto. Un ejemplo es lo que vamos a relatar seguidamente.

El pasado mes de Octubre, en la prensa regional de Asturias, se suscitó una polémica entre dos personas de ideología comunista; una de ellas le dijo a la otra: «Verá, hay un tópico por parte de la izquierda que consiste en calificar de facha o franquista a todo aquel que no es ni comunista ni socialista. Y a mí el que me califiquen de franquista, además de no ser muy riguroso, tampoco es cierto, entendido obviamente el término como una ideología. Mi trayectoria política es clara y diáfana en defensa de las libertades (desarrollada totalmente en Oviedo), desde repartir aquel clandestino Mundo Obrero hasta la organización de "espichas políticas" y semiclandestinas, para conseguir las libertades que hoy disfrutamos.

»Ahora bien, yo no niego ni negaré la Historia de España. Y me consta que ha habido monarcas malos, gobiernos pésimos y épocas gloriosas. Como eso ha existido, Franco también, ¡lo siento!».

A pesar de todo Franco sigue cabalgando y no precisamente por motivos políticos. Hay otras facetas de Franco como son el deporte, la cultura (aficionado a la pintura, escritor, etc.), con comentarios interesantes. Hemos recogido algunas referencias que se publicaron en la prensa recientemente.

La Nueva España, 7 de junio de 2002.- Maria Rosario Fernández de Grado, posee una valiosa colección de filatelia. Entre los que le quedan por tener, dice, hay uno muy valioso de la época de Franco, demasiado caro para comprarlo.

La Nueva España, 14 de agosto 2002.- Con motivo de la instalación en el Museo de Bellas Artes de Oviedo, del Apostolado de El Greco, el comentarista dice: «Llegó a mis oídos que Franco, que alguna vez vivió como invitado en el palacio (se refiere al palacio del Marqués de San Feliz), cuando los contemplaba se extasiaba ante San Juan Evangelista, el Apóstol barbilampiño de la serie».

La Nueva España, 18 de agosto 2002.- Juan Tomás Martínez, guía cabraliego: «También conocí al anterior Jefe del Estado, Francisco Franco. Le gustaban los picos de Europa y le gustaba la caza. Dejaba todo su séquito en Aliva y se iba por los Picos sólo con nosotros, los guardas. No quería a nadie más a su lado», recuerda.

La Nueva España, 14 de septiembre de 2002.- Con motivo del fallecimiento de Blanca de Silos, actriz de la película «Raza», se recuerda que José Luis Sáenz de Heredia dirigió en 1942 la película, con guión escrito y firmado por Jaime de Andrade, seudónimo utilizado por el general Francisco Franco Bahamonde. entonces Jefe del Estado.

Creemos oportuno reseñar aquí y ahora un párrafo del artículo de Martín Ferrand, dedicado Daniel Barenboim «un ciudadano ejemplar capaz de dedicar su tiempo a la concordia», con motivo de haberle concedido el Consejo de Ministros el día 25 de Octubre pasado la ciudadanía española. «Sólo cabe temer que ahora, ya con los papeles que le acreditan como uno de nosotros, deje de sentirse como tal, porque tengo visto que a la grandeza de lo hispano, que no es poca, tiende a unirse la miseria inexorable de la destrucción».









Este artículo proviene de Hermandad del Valle de los Caidos
http://hermandaddelvalle.org

La dirección de esta publicación es:
http://hermandaddelvalle.org/article.php?sid=4346