El Risco de la Nava - Nº 177
Fecha Miércoles, 30 julio a las 17:23:52
Tema El Risco de la Nava


GACETA SEMANAL DE LA HERMANDAD DEL VALLE DE LOS CAÍDOS
Nº 177 – 29 de julio de 2003

SUMARIO

  1. Gibraltar y Andalucía, por Miguel Ángel Loma
  2. Teología antipapista, por Aquilino Duque
  3. Paisajes fundamentales, por Eulogio López
  4. Veinticinco preguntas al lehendakari sobre el «Plan Ibarretxe», Foro de Ermua


GIBRALTAR Y ANDALUCÍA
Por Miguel Ángel Loma

D. Alfonso Perales, Consejero de Gobernación de la Junta de Andalucía, ha publicado en ABC de Sevilla un artículo titulado «Gibraltar y Andalucía», donde ponía a parir al Gobierno del PP y abogaba por «una política de proximidad y buena vecindad similar a la realizada por la Junta de Andalucía en los últimos años», concluyendo que «Los gibraltareños necesitan guiños que posibiliten un acercamiento real..., que animen a los habitantes de la Roca a sentirse cada vez más cerca de quienes estamos al otro lado de la verja». No digo yo que debamos llevarnos mal con los gibraltareños, pero me gustaría conocer cuáles son los frutos que Andalucía ha obtenido de esa política de guiños y buena vecindad que invocaba el señor. Perales; porque da la impresión de que sólo ha servido para el exclusivo beneficio de los oscuros negocios gibraltareños que, además de encastillarse en sus privilegiadas posiciones, se sienten tan cercanos que nos «aparcaron» hace poco un submarino atómico averiado en nuestras aguas (claro que, a lo peor, no supimos interpretarlo y aquello se trató en realidad de una muestra de confianza muy vecinal). Y a propósito: ¿formará parte de esa política de guiños los anuncios que emite Canal Sur TV fomentando el turismo a Gibraltar? (Esto de darle publicidad a los negocios del que padeces en tu suelo sí que es un buen guiño, es del libro Guiness de los guiños). Lo próximo: la medalla de oro de Andalucía al Yosua Hassán de turno. Por favor, ¡que a guiños no nos gane nadie!, y este verano los andaluces y andaluzas a comprar a Gibraltar, y a hacerle muchos guiños a los monos del peñón, no sea cosa que los animalitos se depriman y encima nos echen la culpa de la mala cara que tienen. Arsa, arsa, toma, toma, dale, dale, y vivan esos vecinos que te meten submarinos en aguas territoriales.
 

TEOLOGÍA ANTIPAPISTA
Por Aquilino Duque

Uno de los grandes medios de confusión de la nación reunió a cinco sedicentes teólogos para comentar la última visita del Papa y todos, en grado diverso, vinieron a coincidir en censurarlo por su postura en punto a la jerarquía y la moral. Unos más, otros menos, daban en reprocharle que hubiese taponado aquella brecha por la que, según su antecesor en el Solio, había entrado en la Iglesia «el humo de Satanás». A este respecto se invocó la opinión, por supuesto adversa, de un ilustre jesuita desaparecido, el P. Miguel Batllori, a quien ahora llaman Miquel como a Casals llaman Pau. Batllori era tan progresista como los susodichos sedicentes y me imagino que, como alguno de ellos –el «honorable» Bono-, se indignara cuando la Iglesia consideraba la homosexualidad como una enfermedad o, digámoslo eufemísticamente, como una «minusvalía».

Es curioso que en unos tiempos en que, como dice Jiménez Lozano, más «teólogo» que cualquiera de los susodichos, el hombre tiende al Neandertal, haya gente que base sus argumentos en la noción de progreso. Y es que el progreso es como la libertad: un medio, no un fin. La libertad es buena o es mala según el uso que se haga de ella, por ejemplo, cuando se aplica a un progreso ascendente que dignifique al ser humano y no, como en esta triste hora, a un progreso decadente que no hace más que envilecerlo.
 

PAISAJES FUNDAMENTALES
Por Eulogio López

Tomado de Hispanidad 16.07.03

Espléndido el reportaje de Fe Y Razón, el suplemento de los miércoles en el diario La Razón. Nos explica cómo Libia, Marruecos, Malasia y Emiratos Árabes Unidos, cuatro países islámicos donde te pueden matar por confesarte cristiano, han financiado la construcción de una mezquita en Granada, en pleno barrio del Albaicín. La progresía española, medio lela ella, ha saludado con vítores esta expresión de multiculturalidad (siempre he sospechado de las palabras largas), pero ahora me entero, por Fe y Razón de que, detrás de esta apasionante muestra de tolerancia, se encuentra un movimiento islámico fundamentalista, de nombre «Al Murabitun». Y basta con escuchar alguna de las manifestaciones de sus representantes para colegir que La Razón anda en lo cierto: La sombra del fanatismo ronda sus cabezas y me temo que sus corazones.

Es verdad, lo menos que podría exigirse a los países que financian la mezquita, que quiere volar más alto que La Alhambra, es reciprocidad. Pero, mucho me temo que el avance islámico por Europa y la regresión cristiana en Oriente tienen más que ver con la gente que con los gobiernos.

Verán, el lenguaje nunca engaña. Fundamentalista es el que busca los fundamentos de las cosas, e integrista el hombre íntegro. Históricamente, ni uno ni otro término se han interpretado como se interpretan hoy: fanatismo. Dicho de otra forma, el problema del fundamentalismo islámico no es que sea fundamentalismo, sino que es islámico. Y el Islam predica y ejecuta unas barbaridades, que sólo los progre-lelos pueden contemplar sin dar un respingo.

Ahora bien, la manifestación anterior no resulta políticamente correcta en Occidente. Occidente no cree en nada, ni en Cristo ni en Alá. La verdad es que no tiene claro ni la certeza ni la falsedad de una y otra religión, ni de religión alguna. Occidente está lánguido, en decir, está tonto, y viene a concluir lo del viejo chiste: «Dios ha muerto, Marx ha muerto y yo mismo no me encuentro muy bien de salud». A Occidente le da igual ocho que ochenta, porque considera que ninguna idea vale nada. Se sitúa en el frontispicio mental de la sociedad y religiones, doctrinas y filosofías se convierten en un museo, al que acuden los escolares por obligación y del que huyen los adultos.

No. La lucha de civilizaciones no existe, porque el Occidente cristiano se rinde antes de presentar batalla. Y lo de las mezquitas en Europa no es un problema de fanatismo, es un problema de convicciones y de coherencia. Los musulmanes sí creen, los cristianos se empeñan en no creer: el resultado es predecible.

«El tiempo y el paisaje eran cristianos», decía François Furet, el gran historiador francés, miembro del Partido Comunista que, en 1956, se dio la vuelta, precisamente cuando los comunistas franceses de postguerra andaban emocionados con la Revolución francesa, cuando consideraban a aquel periodo tétrico de la historia humana como la separación entre las tinieblas y la luz, oh sí.

La verdad es que la sociedad del Antiguo Régimen era una sociedad cristiana. No era «la» sociedad cristiana, pero sí una de las posibles. El tiempo y el paisaje eran cristianos. Las fiestas populares eran cristianas (sospechosa está obsesión por quitarle el carácter festivo, por ejemplo a la Virgen del Carmen, que celebramos hoy miércoles, por ejemplo a Santiago Apóstol, patrón de España, por ejemplo al Jueves Santo, antes Sagrado, por ejemplo al Hábeas, traspasado a domingo). Y también el paisaje era cristiano: uno miraba el horizonte y veía la torre de una iglesia o la aguja de una catedral. Ahora, en muchos lugares de España, lo que ves es el minarete de las mezquitas.

¿Cómo se llega a esto? Pues, de la forma más natural del mundo: con convicciones personales, esas a las que ninguna estrategia política o económica puede sustituir. Al final, los musulmanes mantienen su forma de vestir (bastante más decente en sus mujeres que las de las cristianas occidentales), construyen sus mezquitas, sus escuelas y sus lugares de ocio. Defienden su viernes festivo y luchan por mantener sus costumbres. Frente a ellos, los cristianos parecemos empeñados en renegar de nuestras costumbres. Esto es, ¿quiénes están tiñendo hoy el tiempo y el paisaje de su color?: los musulmanes, sencillamente porque creen en lo que hacen.

Y no tiene por qué ser fanatismo (aunque, en el caso islámico, lo es muchas veces), sino convicción y coherencia. Es decir, las que nos falta a los cristianos.
 

VEINTICINCO PREGUNTAS AL LEHENDAKARI SOBRE EL «PLAN IBARRETXE»
Foro de Ermua

El Lehendakari ha animado a todos los vascos (y, por supuesto, vascas) a realizar cuantas preguntas consideren en relación con su propuesta de Estatuto de Libre Asociación. FORO ERMUA ha considerado conveniente formular tan sólo veinticinco preguntas básicas, del millón que podrían haber sido, con la intención de dar la oportunidad al Sr. Ibarretxe para que nos explique algunos de los puntos oscuros que surgen en relación con un proyecto tan arriesgado como es la ruptura del marco de convivencia que habíamos consensuado todos los vascos. Un proyecto que ha decidido poner en marcha de manera unilateral, a pesar de que una gran parte de la población no podamos participar libre y democráticamente en la discusión por causa de la coacción de ETA.

1.- En estas últimas elecciones municipales del 2003, el nacionalismo (PNV-EA, Aralar y voto nulo menos un 0,55 %), ha obtenido un 35,53 % de votos en relación con el censo electoral.

En Bilbao, PP y PSE han sumado el 44,55 % del voto emitido, por un 41,41 % de la coalición PNV-EA. En San Sebastián la citada coalición PNV-EA ha obtenido un 24,42 % del voto, frente a un 48,75 % de la suma PSE-PP y en Vitoria, los constitucionalistas han obtenido un 53,93 % del voto, frente a un 26,90 % del PNV.

En las Juntas Generales de Álava, el constitucionalismo ha sumado el 50,34 % de los votos, frente al 33,24 % de los votos obtenidos por PNV-EA y el 40,96 % del voto nacionalista (PNV-EA, Aralar y voto nulo menos 0,55 %).

¿Nos podría explicar cómo piensa sacar adelante «su plan», con un apoyo inferior al 35,53 % del censo, con las tres capitales del País Vasco en contra y con una de las tres provincias vascas radicalmente en contra?

2.- En las citadas elecciones municipales de 2003, en el cómputo en toda España, el nacionalismo vasco (PNV-EA, Aralar y voto nulo vasco y navarro menos 0,55 %) ha obtenido un 2,89 % del voto. Por el contrario, el PP y el PSOE, contrarios a su propuesta de Estatuto de Libre Asociación (ELA), han obtenido un 67,82 % del voto.

¿Nos podría explicar cómo piensa conseguir que nos «asociemos libremente» con quien de manera tan categórica ha dicho que no quiere ni oír hablar de dicha «asociación»?

3.- ¿No le parece evidente que tratar de sacar adelante un plan de «asociación libre con España» en contra de las tres capitales del País Vasco, en contra de una de sus tres provincias, con el apoyo de menos del 35,53 % del censo y con una abrumadora mayoría del resto de España en contra, nos va a traer más división, más conflicto y graves perjuicios para los vascos?

4.- Como sin duda sabe, para poder modificar el Estatuto de Autonomía del País Vasco, según su artículo 46, aprobado por todos los vascos, se requiere entre otros muchos requisitos, la autorización de la mayoría absoluta de las Cortes Generales.

¿Qué estrategia tiene diseñada para el caso de que, como parece evidente, las Cortes Generales no acepten la modificación del Estatuto que requeriría su Estatuto de Libre Asociación?

5.- Usted, en la presentación de su propuesta, señaló expresamente que ésta está amparada por el Derecho Internacional que reconoce el derecho de autodeterminación de los pueblos.

¿Ignora acaso que el Derecho de Autodeterminación de los pueblos en el Derecho Internacional, como es unánimemente reconocido por la doctrina, se refiere exclusivamente a los pueblos colonizados y a los que sufren represión y no a los pueblos que forman parte de un Estado y que, por tanto, ningún apoyo en el Derecho Internacional puede existir para su propuesta?

6.- En la presentación de su propuesta de Estatuto Libre Asociado, también dijo expresamente: «No planteamos nada que no esté previsto en el Tratado de la Unión Europea».

Sin embargo, la Comisión Europea ha dicho expresamente: "No, el Tratado de la Unión no puede en ningún caso constituir la base jurídica que ampare la iniciativa del Sr. Ibarretxe planteada en el Parlamento regional el 27 de septiembre pasado»

¿Siendo esto así, cómo piensa basar jurídicamente en el ámbito europeo un proyecto que es rechazado por una gran parte de los vascos, una inmensa mayoría del resto de los españoles y por el Estado español?

7.- Al presentar su ELA ha afirmado que el modelo propuesto encaja con una interpretación abierta de la Constitución. Sin embargo, según sus propias palabras, su propuesta trata de establecer «un modelo de cosoberanía libre y voluntariamente compartida».

¿Podría explicar cómo encaja esa cosoberanía con el artículo 1.2 de la Constitución que taxativamente señala que «La soberanía nacional reside en el pueblo español, del que emanan los poderes del Estado»?

8.- Asimismo, Usted propone un poder judicial vasco autónomo que supondría la sustitución del Estado en la Administración de justicia de nuestra Comunidad.

¿Podría explicar cómo encaja tal propuesta con lo dispuesto en el art. 117.5 de la Constitución que dice que «el principio de unidad jurisdiccional es la base de la organización y funcionamiento de los Tribunales», y con lo señalado por el Tribunal Constitucional sobre, por ejemplo, la determinación de la planta judicial en el sentido de que sobre ésta «las Comunidades Autónomas, ni siquiera mediante cláusulas subrogatorias, pueden asumir competencia alguna» (S. 62/1990)

9.- Ustedes se han manifestado abiertamente en contra de la resolución del Tribunal Supremo que ilegalizó HB/EH/BATASUNA.

Si hubiera un poder judicial autónomo vasco, según propone: ¿Volvería Batasuna a ser un partido legal, pese a que ha sido declarada asociación terrorista en EE.UU. y en la Unión Europea, y pese a que los Tribunales españoles con un acervo probatorio muy notable han considerado acreditado que es parte del entramado de ETA?

10.- ¿Cómo creen que sería considerada internacionalmente una Euskadi libremente asociada a España que legalizara un partido incluido en las listas de organizaciones terroristas en todo el mundo occidental?

11.- ¿Creen que este dato, sobre todo tras el 11 de septiembre, carecería de importancia y no acarrearía consecuencias directas y muy negativas al País Vasco?

12.- En el caso hipotético de que su plan saliera adelante y ETA siguiera asesinando.

¿Qué cree que se debería hacer para terminar con ETA y qué medidas tomaría el Gobierno Vasco para erradicar a los asesinos?

13.- En el caso anterior, ¿considera que habría que continuar dialogando con ETA para encontrar una solución al conflicto?

14.- En su propuesta ante el Parlamento vasco, expresamente señaló: «no vamos a admitir derechos de veto que nos encadenen al fondo del pozo».

¿Nos podría explicar a qué derechos de veto se refiere y cómo va a hacer para no «admitir» lo que Usted llama derechos de veto en el caso de que estuvieran recogidos en las leyes o en la normativa constitucional?

15.- Ha afirmado que por cada empresa que se marche del País Vasco por causa del Estatuto de Libre Asociación que propone, vendrán siete empresas más. Esa es una afirmación muy arriesgada y suponemos que un Presidente de una Comunidad Autónoma no realiza esas afirmaciones de manera gratuita e irresponsable.

¿Puede decir en qué se basa para hacer esa afirmación y si existe algún estudio o algún dato objetivo del que se pueda extraer tal conclusión?

16.- Durante el primer semestre del año 2002, la inversión extranjera en el País Vasco cayó un 90 %, subiendo en el resto de España. Según un estudio del Instituto de Estudios Económicos, el País Vasco es la segunda Comunidad Autónoma española con menos crecimiento desde el año 1975, estando las provincias de Vizcaya y Guipúzcoa entre las cuatro con menor crecimiento.

¿No cree que la ruptura unilateral del consenso sobre el Estatuto, proponer la modificación del marco jurídico-político básico de nuestra Comunidad Autónoma frente al Estado, frente a la mayoría de la población de las capitales del País Vasco, frente a una de las tres provincias de Euskadi y frente a un gran porcentaje de los vascos en general, generará enfrentamiento, división e inestabilidad que serán o están siendo ya un lastre de enorme importancia para el desarrollo económico de nuestra tierra?

17.- ¿Ha realizado algún estudio de cuál pueda ser el coste económico de lanzar una propuesta como la de su Estatuto de Libre Asociación o la ha lanzado sin prever en absoluto las consecuencias de tan arriesgada propuesta?

18.- Usted ha salido al extranjero para tratar de promocionar o explicar su propuesta de Estatuto de Libre Asociación. Todos sabemos que no ha tenido demasiado éxito y que, de hecho, ha despertado más bien una gran indiferencia en el ámbito internacional. Pero aún así:

¿Nos podría decir por qué Jefes de Estado o de Gobierno de qué países ha sido recibido y si ha obtenido el apoyo expreso de algún Estado a su «plan»?

19.- En su plan propone, entre otras cosas, la ruptura de la Caja Única de la Seguridad Social y la creación de un poder judicial propio en el País Vasco.

¿Qué razón podría haber para que el Estado español y el resto de los españoles aceptaran un pacto de «asociación» que tiene para sus aspiraciones todas las ventajas y ninguna de las desventajas y viceversa respecto al resto de España?

20.- El Estatuto de Autonomía fue consensuado por todas las fuerzas democráticas vascas y por las fuerzas del resto de España.

¿Cree posible conseguir un consenso siquiera similar en torno a «su plan»?

21.- Según parece, y su propuesta para un Estatuto de Libre Asociación así lo prueba, las cesiones realizadas en su día para alcanzar un marco en el que todos pudiéramos convivir, de donde nació el Estatuto, no han dado el fruto apetecido.

¿Le parecería legítimo que el Gobierno central, basándose en ese hecho, rompiera unilateralmente el consenso acordado y realizara una propuesta a la nación para reducir el autogobierno vasco?

22.-¿Le parecería legítimo que el Gobierno central realizara esa propuesta de reducción del autogobierno, en el caso de que Ustedes y todos los votantes nacionalistas no pudieran defender libremente sus ideas al encontrarse amenazados por un grupo terrorista que promoviera, precisamente, el fin del autogobierno vasco, utilizando como máximo argumento el asesinato de nacionalistas, empresarios y Ertzainas?

23.- Suponemos que le consta que los ciudadanos vascos no nacionalistas, si hacemos públicas nuestras discrepancias con su Plan y nuestro apoyo a la Constitución y el Estatuto, corremos serios riesgos de ser víctimas de la violencia y de sufrir amenazas, agresiones e incluso atentados terroristas.

¿Le parece que los ciudadanos vascos no nacionalistas estamos en igualdad de condiciones para debatir sobre su propuesta?

24.- Usted ha lanzado ya su propuesta de Estatuto de Libre Asociación, la discusión sobre el mismo ya ha comenzado, independientemente de que haya dicho que para lo que podemos llamar el último episodio tendría que haber «ausencia de violencia».

¿Le parece legítimo, honrado y sensato, lanzar una propuesta de ruptura del marco jurídico-político básico acordado por todos los vascos, cuando una gran parte de la población para la que Usted debería gobernar no puede defender en igualdad de condiciones y sin riesgo para su vida una posición contraria a dicha propuesta?

25.- En su discurso afirmó que su propuesta era un nuevo pacto para la Convivencia.

¿Nos podría explicar cómo diablos una propuesta que es rechazada por la mitad no nacionalista de la sociedad vasca, por las asociaciones más importantes de empresarios vascos, por las asociaciones no nacionalistas vascas, por el resto de España y por el Estado y que ha recibido en estas últimas elecciones un apoyo inferior al 28,09 % del censo vasco (apoyo recibido por PNV-EA, únicos partidos que la apoyan), puede ser un instrumento para la convivencia?







Este artículo proviene de Hermandad del Valle de los Caidos
http://hermandaddelvalle.org

La dirección de esta publicación es:
http://hermandaddelvalle.org/article.php?sid=4425