El Risco de la Nava - Nº 189
Fecha Martes, 21 octubre a las 15:46:51
Tema El Risco de la Nava


GACETA SEMANAL DE LA HERMANDAD DEL VALLE DE LOS CAÍDOS
Nº 189 – 21 de octubre de 2003

SUMARIO

  1. Al-Kanziyya: Los horteras del 68. Fusiones, por Aquilino Duque
  2. Los abogados y las parejas de hecho, por Miguel Ángel Loma
  3. La estatura del hombre, por Emilio Álvarez Frías
  4. Euskalherría frete a la Constitución, por Matías Cordón
  5. Comentarios, por Españoleto


AL-KANZIYYA
Por Aquilino Duque

LOS HORTERAS DEL 68

El primer canal de la televisión española anunció un buen día su propósito de iniciar una programación de calidad que reaccionase contra la llamada «telebasura». A los pocos minutos, en su boletín de noticias, entrevistaba a una «artista plástica» española, vecina de la Zona Cero de Manhattan, quien, al comentar las molestias y los ruidos de los trabajos de desescombro, soltó las blasfemias de rigor. La amenaza de la calidad quedaba conjurada, para alivio de la mayoría hortera. Esa mayoría teleadicta exige además por lo visto que, al evocar el aniversario de la muerte de Neruda y dar la noticia de la de Elia Kazan, se execre el anticomunismo de éste y se exalte el comunismo de aquél.

En la presentación de un libro en el Círculo de Bellas Artes, el poeta presentador evocó sus tiempos de lector en Oxford a comienzos de los 60, deplorando indignado el poco caso que se le hizo a Neruda y el mucho que se le hizo a Ana Ajmátova en sendos homenajes celebrados en tan prestigiosa universidad. Ambos llegaban de aquella Unión Soviética, paraíso del intelectual y del obrero: el uno, colmado de honores, regalos y recomendaciones para el Nobel; la otra, algo así como en libertad provisional y vigilada. Aún no se habían apoderado de Oxford los horteras del 68.
 

FUSIONES

La propuesta fusión de la Guardia Civil con la Policía Nacional no sería más que la culminación del proceso de «civilización» del benemérito instituto iniciado con la exaltación a su dirección general de un civil, de un paisano: el nunca bien ponderado Roldán. Si hay un órgano en el llamado «Estado de Derecho» que haga frente con alguna eficacia y mucho sacrificio al «nacionalismo radical», ése es la Guardia Civil, y no deja de ser chocante que esa propuesta salga de las filas del partido en el que Roldán hizo carrera en unas fechas en que al «nacionalismo democrático» se le sube el chacolí a la cabeza y amenaza gravemente a dicho «Estado de Derecho».

El autor material de esas amenazas ha dicho que España no tiene ya fuerzas armadas para mantener su unidad; tal vez, por eso, aprovechando que las pocas que tenga están en la Mesopotamia, vuelve este ciudadano a la carga contra unos políticos pusilánimes a los que sabe incapaz de tomar grandes decisiones, por ejemplo, la de, en lugar de pedir la fusión con la Policía Nacional de la Guardia Civil para desmilitarizarla, pedir la fusión con la Policía Nacional de la Erchancha y de los Mozos de Escuadra, y poner a las tres bajo un mando único.
 

LOS ABOGADOS Y LAS PAREJAS DE HECHO
Por Miguel Ángel Loma

Utilizar el titular de una noticia para atraer la atención del lector puede tener hasta su gracia cuando el asunto es frívolo, pero no parece técnica muy legítima cuando el tema es de enjundia e induce al lector a una conclusión errónea. El domingo 12 de octubre, podíamos leer en la página 2 de ABC, dentro del Sumario, la siguiente noticia: «Los abogados piden una ley nacional para las parejas de hecho», y en la página interior adonde nos remitía el desarrollo de la misma: «Los abogados se unen a los notarios y piden una ley de parejas de hecho». Esto enunciado así es incierto (o «insincero», que diría Pocholo), porque leyendo la información, quien ha solicitado tal ley es la Asociación de Abogados de Familia, una asociación de carácter voluntario que agrupa a abogados profesionalmente relacionados con el derecho de familia (o más bien, con los problemas derivados de la disolución del matrimonio y la familia). Por lo tanto, no son «los abogados» quienes genéricamente solicitamos una ley de parejas de hecho sino la citada asociación, cosa más o menos lógica en tanto que aparentemente dicha ley les facilitaría su trabajo. Aparte de esta inexactitud de tomar una parte por el todo, hay además una cuestión de fondo en este tema de la ley de parejas de hecho que no es menos importante: incluso en el hipotético caso de que tal medida la hubiese solicitado el Consejo General de la Abogacía, entiendo que estaría excediéndose de los límites de su representación, ya que es un órgano encargado de la defensa de los intereses profesionales de los abogados, y no para adoptar decisiones en cuestiones tan trascendentales como el concepto de matrimonio y familia, sobre las cuales cada abogado tendrá nuestra opinión particular, sin necesidad de que ningún ente colectivo nos represente, y menos aún cuando nadie nos ha consultado al respecto. Lo que más llama la atención de los titulares que inducen a una interpretación errónea, es que siempre están redactados para generar una opinión favorable hacia todo lo que hoy se presenta como progresista. Curiosa casualidad.
 

LA ESTATURA DEL HOMBRE
Por Emilio Álvarez Frías

Desde la observación, da apuro ver cómo se comportan los hombres, sobre todo cuando les domina la ambición, sea de poder, sea de tener, sea de mandar.

Si algún privilegiado consigue mantenerse al margen del devenir de cada día, y sube a un otero desde el que ver sin apasionamiento cómo se mueven sus semejantes, y en la pureza del ambiente que respira en el altozano escucha las palabras destempladas, chirriantes, taimadas, incluso obscenas, que abajo se pronuncian, seguramente le invade la tentación de no bajar, de permanecer aislado en lo alto contemplando el lento navegar de las rapaces, gozándose en la admiración de la naturaleza, buscando y esperando la caricia de Dios que, a fin de cuentas, es lo que realmente vale, lo que impele al amor, ayuda al perdón, impulsa al encuentro con la paz y la tranquilidad.

Y si desde aquel hito privilegiado ha asistido al bochornoso espectáculo de los ambiciosos que quieren asaltar la Asamblea y el Gobierno de la Comunidad de Madrid valiéndose de cualquier marrullería, descalificación, insulto, incluso injuria; o a la conducta de los ediles del Ayuntamiento marbellí; o a las proclamas desde los más variados podios de elites aspirantes al Gobierno de la Nación; se sentirá inclinado a anclarse allí por los tiempos como un nuevo estilita, pues alcanzaría a ver cuán difícil es llevar a los hombres por la ruta que conduce al bien, a la justicia, a la comprensión, a la ayuda generosa a los demás, a la entrega a sus semejantes, pues lo único que en ellos aflora es la ambición de dominio o de dinero o de mando, y ello está insito en lo más indigno e innoble del ser creado por Dios, aunque una y otra vez, reiteradamente, machaconamente, diga que busca el bien de los demás, del «ciudadano» próximo al que evita llamar hombre por las connotaciones teológicas que la palabra tiene con los designios del Creador.

Y ese hombre, al que desde lo alto se ve pequeño en tamaño, por propia decisión se hace pequeño en cuanto a su mística interior, enano, apenas nada, pues su proceder, sus pautas de actuación, sus modos de presentarse ante los demás, sus maneras de decir no lo engrandecen, no lo elevan sobre la mediocridad, no trasciende, no ejemplifica. Visto desde arriba, ese hombre pequeño en lo físico y parvo en los caminos del espíritu que llevan a lo bello, no ofrece ninguna garantía de que ha de servir para los asuntos públicos. Pues da la sensación de estar carente de ideas nuevas, incapacitado para aportar proyectos frescos, y no genera claridad en su trayectoria, ni exhala pureza a la hora de confiar en su actuación y, para mayor duda, no manifiesta orden en sus filas.

Ante ese hombre que vemos desde la perspectiva del águila, ¿qué esperar? ¿Confiamos en él? ¿Es merecedor de que le otorguemos nuestra representación para los asuntos de estado? ¿Ejercerá con eficacia y honradez el compromiso que contrae con la sociedad, con quien le otorga su confianza? ¿Será capaz de no ejercer su sacerdocio con olvido de sus propios intereses, de los intereses de su grupo? ¿Acaso no usará el poder conseguido para turbios manejos, para influir perniciosamente sobre sus semejantes?

Todas esas dudas y otras muchas invaden al hombre aupado en la paz que impera en el alcor. Tiene la intención de ver a su prójimo revestido de los mejores ropajes, cubierto con las mayores virtudes, lleno de las más eminentes intenciones. Pero por su comportamiento duda.

Tengamos esperanza.
 

EUSKALHERRÍA FRENTE A LA CONSTITUCIÓN
Por Martín Quijano

El Plan Ibarreche de separación de lo que ellos llaman Euskalherria de España ha sido presentado al Parlamento vasco. El eco de esa presentación ha sido amplio y casi airado en medios periodísticos, pero escaso en el ámbito social. Es posible que esto último se deba a confianza de los españoles en el correcto funcionamiento de las instituciones. O a desdén por la nula viabilidad de una iniciativa alucinada de unos orates generadores de odio. No podemos hablar, por ello, de un rechazo público generalizado en España (a quien corresponde la última palabra, no lo olvidemos) sino a un desdén muy revelador.

El Plan sólo ha recibido el aplauso de comilitones nacionalistas, vascos, catalanes y gallegos. Y aún así, más emocional que racional. Artur Mas ha aventurado que Cataluña llegará al autogobierno antes que el País Vasco, lo que significa tanto una confesión de un horizonte propio como un desprecio par las posibilidades reales del Plan vasquista. Aparte de esos escasos fervores nacionalistas, algún sector de IU ha expresado un apoyo más genérico que concreto. En general se puede decir que el anuncio público ha provocado más silencio que ruido. Algo que no ha debido gustar demasiado a los protagonistas del PNV. Alguno de ellos, Eguibar; ha reaccionado al silencio advirtiendo que «ni leyes ni tanques impedirán a los vascos» llevar adelante sus propósitos, pero incluso eso se ha oído como una más de las bravatas a las que nos tiene acostumbrados el PNV. Las autoridades nacionales, que saben que no están autorizadas a castigar intenciones, sino actos, esperan, sin pronunciarse, a que éstos se produzcan, para actuar en consecuencia.

La presentación ha coincidido con el 25 aniversario de la redacción de la Constitución. En diversas reuniones de los ponentes, para conmemorar el aniversario, se ha aludido a la posibilidad de modificación de la misma, atendiendo a las reclamaciones de quienes opinan que se debe «regresar»a partir de ella, modificándola. Ello les ha llevado a advertir que la modificación debe realizarse sólo si hay consenso. Y ahí queda eso. Como si el significado de esa palabra, consenso, estuviera claramente establecido, y no fuera variable según lo exprese el que quiere separarse de España, o lo exprese el que la considera indivisible. Los políticos creen cumplida su labor con cualquier gran palabra, independientemente de la confusión que puedan crear.

De todos modos, debe destacarse que el nombre de España no se menciona ni en una parte ni en la otra. Para los separatistas es impronunciable, porque corren peligro de infarto. Y el otro bando se autocalifica como Constitucional, no como Español. Defienden la vigencia permanente de la Constitución, no la unidad de España. Procuran la continuación de la legalidad, no de la realidad cultural e histórica. Se ha desarrollado la mentalidad vergonzante de que se debe hablar de patriotismo sólo si uno se refiere al «constitucional». Cualquier otra acepción bordea el proceloso dominio de la «extrema derecha» y su empleo es, por tanto peligroso para la corrección política.

Así ocurre que la fiesta nacional y el desfile consiguiente son puestos en la picota, con la pretensión de que puede ser ocasión de una visión partidista de la Patria. Porque homenajean a símbolos de vigencia anterior a la Constitución y en consecuencia degradan la supremacía de ésta. Los políticos sueltan palabras sin sopesarlas, y sin tener en cuenta el significado de las mismas para los otros, y el resultado les sorprende. Recientemente, una muchacha se quejaba en un programa de radio porque un emigrante marroquí, al ver la pegatina con la bandera de España que ella llevaba en su casco de motorista, le espetaba: «¡Perra fascista, te vamos a matar!». El emigrante se consideraba autorizado para la amenaza por la opinión que él leía en editoriales y panfletos. E identificaba un sentimiento patriótico con un talante xenófobo, como le reiteran continuamente sus mentores españoles.

Esa omisión deliberada del nombre de España constituye un doble pecado contra la realidad. Por un lado ignora la vigencia popular del término en el pueblo español; pero por otra parte, pretende cambiar esa realidad que deliberadamente ignora, procurando erradicar esa vigencia para imponer su concepción ideológica. Y desarma a su entorno de cara a la pugna cultural a la que estamos abocados en la sociedad multinacional futura. Al denigrar las realidades históricas españolas que, según la clase política actual, no se ajustan a los conceptos constitucionales desarman a sus connacionales y arman a los extranjeros que quieren imponer su cultura. Colocarse en posición de subordinación es siempre perjudicial para la propia personalidad, pero más cuando se hace ante otro que quiere superponerse.

La consideración de la entidad real de España supera y debe mantenerse apartada de toda lucha partidista, pero más si ésta es enteca, y propugnada por personas acobardadas. Los impulsores de la separación del País Vasco tienen bien claro que quieren separarse de España, no de la Constitución, que les importa un bledo. No es adecuada defensa de la situación emplear otros términos, eludiendo afrontar su clara postura
 

COMENTARIOS
Por Españoleto

JAUREGUI, O LA CONFUSIÓN

Ramón Jáuregui, ¿presidente, o prócer? del PSE publica un artículo defendiendo la necesidad de que se hagan los cambios constitucionales necesarios para que los vascos se sientan a gusto dentro del marco constitucional y sean salvaguardadas sus peculiaridades. Echa una mano, una vez más, al PNV que apoya a los asesinos de sus compañeros. El partido socialista euzkadiano no parece tener remedio. Lo intentó Redondo Terreros, pero le encapsularon, para que no tuviera influencia en las bases.
 

UNA EFEMÉRIDE IGNORADA

En una emisión de Radio Nacional se conmemora las efemérides del 7 de octubre. Son capaces, incluso, de evocar la institución del Servicio Social, con palabras de Pilar Primo de Rivera en 1937. pero se les olvida Lepanto, «la más grande ocasión que vieron los siglos». Es sintomático de la mentalidad oficial de la España política. Que, ni se siente solidaria con la Historia, ni quiere destacar hechos que pudieran herir a «nuestros aliados», ni mucho menos, contribuir a un recuerdo de enfrentamiento entre Civilizaciones, que ahora está proscrito
 

ELIA KAZÁN

Ha muerto un genio del cine de autor. Ha muerto sin perdón de sus compañeros progres. Nunca le han perdonado que renunciase al comunismo juvenil y abominase del mismo, denunciando a sus compañeros que se mantenían en él. Su impresionante «Ley del silencio» denunció la soledad del luchador auténtico contra el pensamiento dominante. Imperdonable, cuando el pensamiento dominante es el «progre».
 

LA VIOLENCIA Y EL ENSAÑAMIENTO

Con motivo de la muerte del seguidor deportivista, tras un partido, se reincide torpemente en la confusión entre homicidio y asesinato, algo demasiado frecuente en las informaciones y comentarios periodísticos españoles. Y en este caso, se confunde violencia con ensañamiento. La violencia es algo anejo a la pasión, y desafío a cualquier veterano a recordar partidos de fútbol sin pasión y los esporádicos golpes consiguientes. No es grave que se repartan golpes entre quienes se meten en ese ambiente. Lo grave es la cobardía de pegar varios a uno, y el ensañamiento de pegar patadas al caído, y el empleo de métodos «marciales» para tratar a indefensos. No hay remedio posible de control a esas actuaciones. Lo preciso es desprestigiarlas y hacer que los protagonistas se enfrenten a las consecuencias de su propia irresponsabilidad. Aparte de ello, ¿no han desaparecido las vallas de algunos campos? Algo está mejorando.
 

VIOLACIONES COLECTIVAS

Los futbolistas del Leeds, inglés, son acusados de orgías en las que practican violaciones colectivas de chicas incautas, que creen estar teniendo una aventura «romántica» con alguno de ellos. Y la acusación se extiende a otros equipos y sectores, donde esa violencia no es «mal vista». Son manifestaciones breves de la brutalidad dominante en una sociedad que presume de no tener freno superior a ellos.

¿Qué cabe decir, que no esté ya dicho?
 

EL DESFILE NACIONAL

«El eurofighter no desfiló, por fallos en el tren de aterrizaje» «Menos espectadores que otros años». «Zapatero no se levantó para saludar a las banderas de países aliados». Esos son los titulares de El País, Tele 5 y El Mundo, respectivamente, para abrir la información referente al desfile militar, con motivo de la Fiesta Nacional. No hay como echarle alegría a la fiesta. Puede ser peligroso que el pueblo se alegre y esos tres órganos de oposición al gobierno eligen convenientemente sus titulares para que no ocurra tal cosa. ¡Hundámonos todos, si mi enemigo político se hunde conmigo!
 

ARZALLUS SE VA

Pero no quiere. Y además presume de que sólo él tiene la última palabra sobre el tema. Independientemente de las consecuencias políticas de su ida o de su permanencia, lo que es indudable es que considera al PNV como un dominio feudal propio, sin otra responsabilidad que la de acatar sus decisiones personales. Quien tenga cabeza, y le concierna, que entienda.
 

FORD REAJUSTA PLANTILLAS

La compañía automovilista anuncia un reajuste de plantilla. Es decir: despedir empleados. Y en una cuantía importante de casi dos decenas de millares. Y reestructuración de su programa de producción. Es consecuencia de los escasos beneficios y de las perspectivas no alentadoras. Nada que comentar aquí. Excepto que advierte que la Fábrica de Almusafes no se verá afectada por esos planes.

Tiene fama de ser la más eficiente de su red europea. Y las consecuencias son esas. Hace unos años hubo un conflicto serio con los sindicatos, pero alguien, del entorno de Zaplana, hizo un buen trabajo y aquello se serenó, como se ve.
 

EL AVE A ZAMARRAMALA

El programa anunciado de ciudades comunicadas por el AVE deja fuera a Ávila y Soria. El resto de las capitales de provincia estará conectado por diferentes líneas, algunas de ellas particularmente estúpidas, según el diagrama reseñado en los periódicos.. Sólo falta que el AVE, en una segunda fase, llegue a lugares tan conocidos como Zamarramala. En un país en que cualquier colectivo ¡exige! lo que sea, no parece haber sensatez a la hora de negar a alguien el mismo café para todos.
 

DETENCIONES MASIVAS DE ETA

29 de 34detenidos quedarán sometidos a sumario. Una demostración de la seriedad de Garzón al ordenar las detenciones. Cada vez se les detiene antes, y por delitos menos cruentos. Con lo que se demuestra que el acoso está siendo efectivo. Pueden ocasionar aún daños, como el incendio de camiones aparcados, pero ellos saben que están de capa caída. Por cierto, ¿qué porcentaje de la indemnización que la empresa Olloquiegui, propietaria de los camiones, debe recibir corre a cargo del Ibarreche? Es culpable, por alentar el terrorismo, colaborar en sus fines, beneficiarse del temor causado y no responsabilizarse de la seguridad en su territorio. ¿En qué medida paga?







Este artículo proviene de Hermandad del Valle de los Caidos
http://hermandaddelvalle.org

La dirección de esta publicación es:
http://hermandaddelvalle.org/article.php?sid=4455