El Risco de la Nava - Nº 197
Fecha Miércoles, 17 diciembre a las 16:17:53
Tema El Risco de la Nava


GACETA SEMANAL DE LA HERMANDAD DEL VALLE DE LOS CAÍDOS
Nº 197 – 16 de diciembre de 2003

SUMARIO

  1. Portada, por Emilio Álvarez Frías
  2. Emotivo testimonio: El comandante Baró y sus hombres murieron heroicamente, por el Comandante Lorenzo
  3. Carta de Argentina: 2003, uno de los años más difíciles de mi vida.
  4. Herencia de los años sesenta, por Antonio de Oarso
  5. Comentarios, por Espñoleto


PORTADA
Por Emilio Álvarez Frías

Algunos nos empeñamos en diferir de la opinión generalizada respecto a lo que hoy se considera normal de acuerdo con los cánones del tiempo que nos ha tocado vivir. ¡Qué tercos! Nos encerramos en conceptos que estimamos son inmutables; seguimos transmitiendo que el amor es un valor consistente frente al endeble sentido de la tolerancia; creemos que el honor es algo que el individuo ha de conservar como arma de primer orden; que el amor a la patria, al patrimonio común insito en los hombres desde el momento de nacer, es algo inmutable que merece sacrificio; que el hombre, por más que lo pretenda, no es nadie si se obtusa en rechazar de Dios la ayuda que precisa; juzgamos que el culto a la personalidad extrema es la dejación de los frutos de la trascendencia; consideramos que encerrarse en esa pretendida progresía que tanto se ensalza y valora hoy por los empecinados en romper con lo excelso no pasa de ser una vuelta casi a los más arcaicos orígenes del hombre. ¡Qué tercos somos!

Algunos nos empeñamos en no estar en la onda de lo circunstancialmente correcto porque entendemos, con la primera acepción que el diccionario de la RAE da a este término: «hecho según las normas o conforme al modelo que se tiene como perfecto», que lo correcto en la búsqueda de la perfección, de lo excelso, de la Verdad.

En este ejemplar de El Risco de la Nava traemos en primer lugar el testimonio de un hombre de honor en el recuerdo a un compañero muerto en acto de servicio en Irak, con el reflejo del sentimiento de una madre que quiere despedir al hijo acompañada de sus compañeros vestidos con el uniforme que formaba parte del ser del hijo y cantando la canción que tantas veces entonara en su acuartelamiento. ¡Qué diferencia con la actitud de los políticos que cantan la palinodia desde sus cómodos asientos!

Somos muy sensibles a los problemas que acucian a los países hispanos. Y en esta ocasión el desconsuelo nos ha venido una vez más de Argentina por medio de la carta de un profesor de universidad en la que hace un relato impresionante de la dramática situación del querido pueblo hermano. ¿Qué hacer para solucionar tan lamentable situación? Difícil respuesta que no está en nuestra mano dar, que tendrán que encontrar los propios argentinos hallando la solución más adecuada, lo menos traumática posible, pero plena de energía y sin titubeos. Ya se sabe que cuando los pueblos se empeñan en no sacar consecuencias de la Historia están abocados a repetirla.

A veces llegan cantos preñados de comportamientos incomprensibles y estúpidos por parte de algunas personas más o menos conocidas. Este es el caso que aprovecha Antonio de Oarso partiendo del libro del diplomático Máximo Cajal en el que recomienda la entrega de Ceuta y Melilla a Marruecos y de la ciudad de Olivenza a Portugal, ignorando la Historia, hecho incomprensible en un hombre de su formación, para hacer unas reflexiones muy a tener en cuenta.

Y terminamos este número, un poco más largo de lo normal, con las acertada gavilla de comentarios que nos ofrece Españoleto sobre temas de actualidad, no todos destacados en la prensa, pero sí importantes.
 

Emotivo testimonio:
EL COMANDANTE BARÓ Y SUS HOMBRES MURIERON HEROICAMENTE

Un compañero del comandante dirigió un mensaje particular a sus amigos sobre la heroica muerte de los militares españoles, que por su ejemplaridad, reproducimos a continuación:

Comandante Lorenzo

Como buen amigo y compañero del comandante Carlos Baró tengo el honor de relatar este mensaje a todos ustedes: el cómo murió un valiente en una acción de combate en el campo de batalla.

Creo que lo acontecido el sábado día 29 de noviembre es algo que no se ha de olvidar y es una obligación de todos ensalzar la gesta protagonizada por unos militares españoles.

Centrándome en la personalidad del comandante Baró, decir que era un hombre que vivía intensamente, todo lo que hacía era con especial entusiasmo y dedicación.

Que a nadie le quede la menor duda de que ha muerto como a él le hubiera gustado morir; como a muchos también nos gustaría, y no es de otra manera que en combate y no con ochenta años con pañales y una sonda para no irnos de vientre o de riñón. Ha muerto como debemos morir los militares: en el campo de batalla.

Los hechos ocurrieron de la siguiente manera (cualquier comentario de prensa o de barra de bar, es simplemente una opinión que no va a ningún lado):

Iban en dos vehículos todo terreno por una carretera; cuatro militares en cada uno. En el segundo iba el comandante Baró.

Un vehículo con iraquíes les adelanta y a la altura del primer vehículo disparan fusilería contra sus ocupantes. El que iba de conductor es herido de muerte. El vehículo queda parado en el arcén derecho.

El segundo vehículo se para delante de ellos y bajan sus ocupantes (entre ellos el comandante Baró) a ayudar a los heridos y posibles muertos. Espíritu de unión y socorro: a la voz de "A mí la Legión", sea donde sea, acudirán todos y con razón o sin ella, defenderán al legionario que pida auxilio.

En ese momento les hacen fuego y se parapetan, los cuatro ocupantes del segundo vehículo, en el arcén izquierdo. Momento en que lanzan una granada de RPG-7 contra el vehículo de los heridos.

Comienza el tiroteo desde la cuneta dirigido por el comandante Baró. Espíritu de acudir al fuego: la Legión, desde el hombre solo hasta la Legión entera, acudirá siempre donde oiga fuego, siempre, siempre, aunque no tenga orden para ello.

Se produce la primera llamada telefónica (vía satélite) al CNI; el comandante Baró llama por teléfono solicitando un medio de apoyo para sacar a los heridos y muertos de la zona. Creyendo que el enemigo ya se replegaría debido a que habían cumplido su objetivo.

El comandante Baró le dice al sargento primero: "Vete campo a través y trae refuerzos". Espíritu de combate: la Legión pedirá siempre siempre combatir sin turno, sin contar los días, ni los meses, ni los años.

Además añadió: "Yo te cubro". Espíritu de compañerismo: con el sagrado juramento de no abandonar jamás a un hombre en el campo hasta perecer todos.

Siete minutos después de la primera llamada, se produce la segunda llamada del comandante Baró, ya herido: estamos en coordenadas XXX. Espíritu del legionario: es único y sin igual; es de ciega y feroz acometividad, de buscar siempre acortar la distancia con el enemigo y llegar a la bayoneta.

El comandante Baró y los otros militares resisten hasta un total de 25 minutos el envite del enemigo, que concluye con la gloriosa muerte en el campo de batalla de todos ellos. Espíritu de la muerte: el morir en combate es el mayor honor. No se muere más que una vez. La muerte llega sin dolor, y el morir no es tan horrible como parece, lo más horrible es vivir siendo un cobarde.

Lo ocurrido el 29 de noviembre de 2003 en algún lugar en Irak ha de ser recordado por todos los españoles, sean de la condición que sean, como una gesta militar forjada en el campo de batalla y llevada a cabo por militares españoles. La bandera de la Legión: será la más gloriosa porque la teñirá sangre de sus legionarios.

El sargento primero que fue a por refuerzos, alcanzó un camino o carretera paralela, paró un taxi o vehículo, se dirigió al pueblo cercano, y con la policía local iraquí acudió a la zona de la emboscada, llegando a ella cuarenta y cinco minutos después del inicio de la acción de combate. Se encontró los cuerpos tiroteados y ardiendo; fuego provocado en los cadáveres de nuestros compatriotas no por un enemigo, sino por unos canallas, pertenecientes a la más baja escoria, que después de muertos remataron e incendiaron a nuestros compañeros.

El comandante Baró junto con su equipo (cuatro militares en total) desarrollaron en Irak una labor de inteligencia sobresaliente, no lo digo por ensalzarlos, lo digo porque es verdad. Levantaron todo el operativo enemigo iraquí en la zona, activaron la red de contactos (el comandante Baró en muchas familias iraquíes era considerado como un hijo), y desactivaron hasta en dos ocasiones la extensión de células enemigas iraquíes a la zona española. El espíritu de la disciplina: cumplirá su deber, obedecerá hasta morir.

En el funeral de Estado, el capellán militar ensalzó la labor de nuestros compañeros muertos. Pero en el entierro del comandante Baró (un par de horas después), en la capilla del crematorio después del responso del sacerdote, con la familia del comandante Baró y setenta compañeros de promoción y de otros destinos o cursos del comandante (Legión, Paracaidista y Operaciones Espaciales), y por expreso deseo de la madre, se acudió de uniforme, se puso un chapiri legionario presidiendo el ataúd junto al crucifijo, y se cantó el Novio de la muerte, himno que, entonado por todos los asistentes con lágrimas contenidas o ya brotadas, no cesó de sonar en las gargantas de ninguno mientras el alma de nuestro compañero alcanzaba el cielo.

Según se cantaba, la letra recordaba claramente lo que había sucedido:

...Cuando más rudo era el fuego / y la pelea más fiera / defendiendo a su bandera / el legionario avanzó, / y sin temer al empuje / del enemigo exaltado / quiso morir como un bravo / y la enseña rescató.

Que nadie olvide esta gesta, que nadie la olvide.

Aunque bien es verdad que en los últimos doce años en Bosnia, Kosovo, Irak, el Perejil o en el océano Índico las unidades de operaciones especiales, y en ocasiones las convencionales, de alguna manera u otra hemos entrado en combate, a veces sin hacer fuego y otras haciendo fuego intimidatorio o disuasorio, ésta es la primera vez en casi treinta años (más de una generación) que España tiene muertos en combate. Quizás por esto nos venga muy bien a todos recordar el motivo por el cual nos hicimos militares y por el cual mantenemos esta profesión, la cual no es otra sino de sacrificio y entrega sin esperar nada a cambio; lo único que nos debe quedar es la honrada satisfacción del deber cumplido.

Nos debe llenar de orgullo la gloriosa muerte de nuestros compañeros en Irak.

Particularmente tengo que decir que me siento orgulloso de tener el honor de haber conocido, trabajado y tener como amigo a un compañero que se sacrificó hasta el final defendiendo los intereses de España.

Esta acción de combate, tal y como sucedieron los hechos, es meritoria de la más alta condecoración militar. Todos los hombres legionarios son bravos; cada nación tiene fama de bravura: aquí es preciso demostrar qué pueblo es el más valiente.

Al comandante Carlos Baró Ollero:

Carlos: coincidimos en muchas facetas de personalidad y carácter; nuestros compañeros comunes lo saben; quiero vivir como tú, quiero morir como tú. Espíritu de amistad: de juramento entre cada dos hombres.

Comandante Carlos Baró Ollero: ¡Presente!».
 

Carta de Argentina:
2003, UNO DE LOS AÑOS MÁS DIFÍCILES DE MI VIDA

Estimado amigo:

Tengo que decirte que este año 2003 ha sido uno de los más difíciles de mi vida. Realmente no le deseo a nadie que viva, o para mejor expresarlo, que desarrolle sus actividades en un país en crisis. Donde las leyes no se cumplen, donde el tejido social se ha corrompido: no puedes contar con los amigos, porque quien más o menos se quiere salvar de esta maldición. No hay dinero, no hay trabajo, la gente deambula por las calles revolviendo los recipientes de la basura (esto en un país que puede darle de comer a 300.000.000 de personas). Los políticos siguen siendo los mismos (ha habido elecciones de presidente, de gobernadores, de diputados, de senadores, de concejales, y en un 90% han sido reelegidos los mismos políticos que llevaron a Argentina al caos). La inseguridad es un problema grave, la modalidad es secuestrar personas y exigir un rescate millonario. Como modalidad delictiva es normal en cualquier país, el problema se agrava porque los ladrones cuentan con la complicidad de las fuerzas policiales (les liberan zonas para que delincan tranquilos), de las fuerzas del servicio penitenciario (dejan salir de la cárcel a los presos de noche para que roben, y de paso le pasen a los oficiales penitenciarios un porcentaje del ilícito). El Ejercito nacional esta involucrado en el secuestro de camiones de carga, generalmente carga valiosa que después es vendida a los grandes mayoristas. Por una denuncia de un programa periodístico se descubrió que el jefe general de la Policía Federal (sería la Guardia Civil) tenía 333.000 dólares en un banco de las Bahamas. Lo siguieron investigando y ya le han encontrado más de 5.000.000 de dólares en diferentes cuentas en el exterior. Esto produjo investigaciones en cadena de otros jerarcas policiales. Ya han exonerado 130 jefes policiales porque no pueden justificar su abultado patrimonio, con el sueldo de policía que ganaban.

El Presidente que tenemos es un ex-guerrillero de la década de 1970, y ha manifestado que quiere volver a los 70. Te darás cuanta que la izquierda se regodea.

Nuestra facultad es un fiel reflejo de lo que pasa en la sociedad. No hay dinero y todo se hace a pulmón. Esto nos atrasa 15 años por lo menos. Las autoridades poco tienen para hacer y en nuestro medio no hay Congresos, ni Cursos de postgrados que te actualicen como es natural en cualquier país.

Nosotros hacemos lo imposible por estar al día, a través de internet y comprar, cuando se puede, los nuevos libros que van apareciendo sobre nuestra especialidad en España. El problema es que los precios en España no están al alcance de cualquiera, y el envío resulta muy oneroso. De todas maneras pensamos seguir luchando para no caer en la desidia.

Muchas veces le digo a mi esposa que me gustaría vivir en un país como Suiza, Suecia, Alemania, la misma España, donde todo funciona, donde puedes vivir de tu especialidad, donde puedes investigar, donde puede dedicarte a lo que realmente te gusta. Pero pasan los años y las esperanzas se desvanecen, el gran libro que uno habia soñado escribir, la gran conferencia que a uno le gustaria brindar queda de lado, porque antes hay que resolver los problemas de la jungla que se presentan dia a día.

Bueno, creo habértelo contado todo lo que ocurre en mi país, pasarán dos generaciones para que esto se encamine, espero que mis nietos puedan vivir en paz y sin tantos condicionamientos y obstáculos, para que desarrollen sus sueños.

Un fuerte abrazo,
 

HERENCIA DE LOS AÑOS SESENTA
Por Antonio de Oarso

El libro del diplomático Máximo Cajal (subvencionado por el Ministerio de Cultura, no lo olvidemos) en el que aconseja la entrega a Marruecos de las ciudades de Ceuta y Melilla, así como a Portugal de la ciudad de Olivenza, según he oído en comentario radiofónico, nos remite a un género de actitudes de ya fácil clasificación.

Un componente esencial del «progresismo» sesentayochista que rige la vida social, e incluso política, de Occidente en la actualidad, es el pacifismo. Éste, a su vez, encubre actitudes derrotistas, si bien no quieran reconocerse como tales, pues los términos peyorativos siempre molestan, por muy exactos que sean.

Estas posiciones se derivan de dos causas fundamentales: una, el temor al conflicto, y otra, la falta de confianza en la razón propia. Ambas causas, que se alimentan mutuamente, son ya antiguas, pero adquirieron notable consolidación en la revolución contracultural de los sesenta. «Haz el amor, no la guerra», era la consigna de aquellos años, y caló profundamente en los jóvenes de la generación que ahora gobierna el mundo. Traducida la consigna a la práctica, consistía en un dar rienda suelta a los instintos (revolución sexual) y en una condena sistemática de toda la historia de Occidente, que justificaba cualquier dejación en la defensa patria y cualquier concesión a fuerzas adversarias. El ideal de vida era la molicie en las conductas y el relativismo en las ideas o, por mejor decir, un rechazo de las ideas de Occidente y un gran respeto por las ideas ajenas. Esta filosofía de la vida sigue vigente y mucho más extendida que entonces, pues no hay que olvidar que los jóvenes de aquella época son ahora los que gobiernan las naciones y controlan los medios de comunicación, las Universidades, el clero, etc.

Es natural que esta orientación vital se exprese en un pacifismo en toda regla. Se trata de la ley del menor esfuerzo. Mucho más fácil es hacer concesiones que mostrarse firme ante las exigencias ajenas. Mediante el discurso pacifista y anti-occidental se justifica esta actitud, encubriendo bajo argumentaciones especiosas el derrotismo blando y decadente. La debilidad y el temor se recubren de inteligencia, y la actitud contraria es calificada de brutal, inepta e intolerante. Tal es el discurso sistemático de la izquierda «progresista». Así piensan. O, mejor dicho, así han decidido pensar impulsados por el afán de molicie.

La teoría de la entrega de Ceuta y Melilla no es sino una muestra más de esta disposición moral. No se tiene en cuenta que son ciudades españolas desde mucho antes que la constitución del reino de Marruecos. Se sobrevalora su situación geográfica y que sean causa de fricciones políticas. Y como se trata de evitar fricciones a toda costa, se concluye que la solución está en su entrega.

El pacifismo no es nuevo. Tiene una expresión modélica en la gestión del primer ministro inglés Neville Chamberlain en Munich en 1938. Y este ejemplo es paradigmático porque muestra tanto la posición pacifista como las consecuencias desastrosas de la misma. Chamberlain fue recibido como un héroe en Londres porque había llegado a un acuerdo con Hitler sobre los sudetes y había evitado una guerra. Eso es lo que creían las masas pacifistas. Pero era justamente al contrario. Hitler pensó, en buena lógica, que se le tenía miedo y que posteriores iniciativas serían soportadas con igual mansedumbre. Los hechos le dieron la razón cuando convirtió a toda Checoeslovaquia en un protectorado alemán, lo que provoco simples protestas verbales. En vista de lo cual, invadió Polonia. En esto se equivocó, pues la guerra general fue inevitable. Pero mayor fue la equivocación de Chamberlain y demás pacifistas cuando pensaron que una política de apaciguamiento evitaría la guerra. Esta política fue justamente la que la provocó, al espolear a Hitler a mayores audacias. Los causantes de la II Guerra Mundial fueron, por tanto, Hitler y los pacifistas.

«Si vis pacem, para bellum». Este sabio y antiguo axioma, suele ser interpretado por pacifistas y afines como un cínico desvelamiento de lo que ha sido la Historia. «Si quieres la paz, prepara la guerra», traducen interesadamente, pretendiendo que el dicho proviene de un descarnado belicismo. Pero no es así. De lo que se trata es de que si uno quiere la paz, debe «prepararse para la guerra». No para la guerra que tiene intención de hacer, sino para la guerra que inevitablemente «le van a hacer» por ser pacífico. Es una máxima defensiva, no ofensiva.

España es un país donde pacifistas entreguistas pululan en gran abundancia. Un país donde la banalidad y el hedonismo que subyugan a Occidente alcanzan una acusada expresión. Un país «para las vacaciones», donde predomina el progresismo decadente. Siendo así, no resulta extraño que las manifestaciones contra la guerra de Irak fuesen más multitudinarias que en cualquiera otra nación europea. Naturalmente, no hay por qué atribuir motivos éticos a tales movilizaciones. Lo desaforado de los ataques a las sedes del partido gobernante fue claro indicio de su condición sectaria. Y es que para la izquierda «progresista» española, para su evangelio progredecadente, conceptos tales como «España», «Derecha», «Estados Unidos» e «Iglesia» son evocadores de los cuatro jinetes del Apocalipsis: Orden, Moral, Patria y Religión. Y aunque en la guerra de Irak la Iglesia católica adoptó una postura crítica, los otros conceptos alcanzaron una íntima conjunción en defensa de la intervención. Esta circunstancia ocasionó una explosión de rabia de los «progresistas».

La forma en que éstos consideran el concepto de Orden es fundamentalmente negativa, pues lo asimilan al fascismo. Todo aquello que les obligue a conducirse de forma adecuada, les repele y lo llaman fascismo. Se puede decir que progresista es aquella persona que tiene siempre en la punta de la lengua las palabras «fascismo» y «fascista». Tienden al nihilismo y se rebelan contra lo que coarta sus impulsos y deseos.

Con la Moral ocurre otro tanto, ya que implica reglas y disciplina en la conducta. Por eso en los años sesenta se inventaron una contramoral aún vigente, que justamente afirma lo que la moral tradicional niega, y niega lo que afirma. La contracultura debía incluir necesariamente, y en primer término, la contramoral. Se trataba de romper todas las ataduras que impedían una conducta presuntamente libre, y, ciertamente, lo consiguieron. Claro que pagando el precio de mucho peores esclavitudes, pues la legalización y admisión social de las conductas antinaturales y criminales han disparado las plagas mortales del sida y el aborto a niveles masivos.

De la Patria acostumbran a burlarse. Odian este concepto, pues lo asocian con el ejército, y piensan que sin naciones y sin ejércitos se acabarían las guerras. Habiendo llegado a tan sabia conclusión, protestan airadamente cuando se habla de aumentar los gastos militares, y en España, por ejemplo, están satisfechos de tener un ejército esmirriado, aunque desearían que lo fuese aún más. En cuanto a la bandera, aseguran que es un simple trapo, pero este luminoso descubrimiento lo aplican preferentemente a la bandera de la nación propia. No dirán lo mismo de la bandera con la media luna, ni de la que lleva la hoz y el martillo, y si lo dicen será por simple coartada. Lo que tienen bien claro los progres españoles es que la bandera española, y también la estadounidense, son simples trapos. Y a la espera de los venturosos tiempos en que las patrias, los ejércitos y las banderas no existan y así se eviten las guerras, los progredecadentes serán los mayores provocadores de éstas, como lo demuestra el ejemplo revelador de Munich, y constituirán la mejor quinta columna con que pueda contar el enemigo.

No seré yo quien afirme que Cajal suscribe en toda su extensión la teoría «progresista». No conozco todas sus ideas. No he leído su libro, ni lo pienso leer pues deseo administrar bien mi tiempo. Lo único que constato es que su recomendación de la entrega de ciudades españolas se aviene muy bien con el orden de pensamiento reseñado; mejor dicho, coincide con él.
 

COMENTARIOS
Por Españoleto

CONDENADO, AL FIN, UN CÓMPLICE DE ASESINOS

Unos meses antes de que prescribiera su delito, ha sido condenado a 30 años el párroco de Salvatierra que alojó en su casa a los asesinos de tres guardias civiles que vigilaban una carrera ciclista en 1978 en esa localidad alavesa. Su juicio ha ido demorándose por diversas razones, pero al final se ha entrado en razón. Un crimen por el que ninguna jerarquía de la Iglesia vasca (hay que adjetivarla así) ha pedido nunca perdón.
 

LA FEMP Y EL PARTIDISMO

El PP y el PSOE anuncian un consenso encomiable para lograr que la presidencia de la Federación Española de Municipios y Provincias sea ocupada por F. Vázquez, el elogiado Alcalde de La Coruña. El PP procura, con ello, evitar la candidatura de Belloch, menos fiable a la hora de tratar con los nacionalistas.

Pero cuando el PP intenta que la FEMP adopte una postura contra el Plan Ibarreche, el PSOE recula, sintiendo que ello puede perjudicar sus negociaciones con ERC para formar gobierno en Cataluña.

El partidismo prevalece sobre las ideas básicas y fundamentales. Un partidista adopta como norte de comportamiento la idea de que perder el poder es la suma de todos los males.
 

GALLARDÓN DA QUÉ HABLAR

El Alcalde de Madrid, que ha condenado a su predecesor a la muerte civil del silencio, se ha enfadado con su sucesora en la Comunidad y no asistió a la toma de posesión de ésta. Debe estar enfadado porque la nueva Presidenta no guarda la misma consideración con él que la que él guardó con Joaquín Leguina. Y que a todos extrañó en su día.

Por alguna extraña razón, le preocupa aparecer como «lo más a la izquierda que se puede encontrar en el PP», como él mismo le dijo a Haro Tecglen, según escribe éste. Será que considera que la izquierda es la perfección. ¿Qué pinta en su partido, entonces?
 

LA ECONOMÍA ESPAÑOLA SUPERA LAS PREVISIONES

La economía española creció a un ritmo de 2,4% en el tercer trimestre del año, acelerando su ritmo respecto al de trimestres anteriores. El conjunto de Europa lo hizo al 0,4%. Alemania al 0,2%.

Para El País, que dedica cinco centímetro cuadrados de su portada a la noticia, eso está oscurecido porque se debe a «la demanda privada y a la construcción». ¡Prohibido celebrar algo! Sólo es bueno lo que celebre el Sr. Polanco.
 

EL FIASCO DEL ECOFIN

La reunión de ministros de finanzas de Europa vota no multar a Francia y Alemania por sus déficit excesivos. España y dos o tres países más vota en contra. El presidente, francés del BCE se irrita profundamente, augurando males como consecuencia de esa votación. Y no cabe duda de que esa tolerancia con los grandes va a traer malas consecuencias, particularmente para España. Si los Estados se convierten en deudores, el tipo de interés del dinero subirá, y lo notarán sobre sus espaldas los millones de españoles que soportan una hipoteca. La desfachatez de Francia y Alemania ha dado al traste con unos años de construcción europea.
 

GOBIERNO DE CONCENTRACIÓN, ¡ANTI PP!

En Cataluña han acabado, en principio, de deshacer la margarita, tras las resultados de las negociaciones de los partidos. CiU y PSC han rivalizado respecto a quién otorgaba más a ERC, y el segundo se ha llevado el gato al agua. Se ha colocado con ello al borde de la marginalización legal. Les atrae un gobierno de coalición hostil al PP. Cataluña, y con ella España, se ha metido en un buen fregado. Un legado envenenado de Jordi Pujol, responsable directo de este desenlace de sus veinticinco años de poder, mal que a él pueda pesarle. Y un triunfo de los que le gustan a Zapatero, dejándole a los pies de los caballos
 

LA DEMAGOGIA CON LAS PENSIONES

El PP anuncia una Ley prohibiendo la heterogeneidad de las pensiones no contributivas, para favorecer la homogeneidad entre las distintas Comunidades. Ya ha salido Chaves, presidente de la segunda Comunidad más endeudada de España, anunciando su propósito de apelarla, para poder seguir regalando a algunos de sus ciudadanos a costa de aumentar la deuda. Alguien pagará, después.
 

LA CANDIDATURA AL ITER, HUNDIDA

El triunfo de los independentistas catalanes, pues como tal hay que considerar su resultado minoritario que les coloca en situación de árbitro político, ha causado sensación en el resto de España, augurando situaciones conflictivas para Cataluña. Y ha dado la puntilla a la candidatura de Vandellós para sede del reactor experimental de fusión. El Gobierno había reaccionado aumentando su oferta de subvenciones en 900 Millones de euros. Pero Francia, la competidora europea, ni se molestó en reconsiderar su postura. La daba por ganada. Las inversiones huyen de los sitios conflictivos, en los que las incertidumbres se acentúan. Y parece lógico, por otra parte, no instalar tal propósito nuclear en un país que mantiene vigente la moratoria nuclear.

Con motivo de la pérdida de la candidatura para el ITER, Zapatero y Llamazares expresan su satisfacción (más zafiamente el segundo, por supuesto) porque supone un revés para Aznar. El primero, increíblemente, le reprocha a Aznar haberse enfrentado a Francia en Iraq. ¿Creerá de verdad que, sin ello, Francia se hubiera apartado cediendo la opción a España? ¡No puede ser tan tonto! El segundo ha dictaminado que es un revés que nos han dado por ponernos chulos aspirando a tanto. Se ve que para el PC, el papel de España ha de ser el servilismo humilde.
 

BAJAS ESPAÑOLAS EN IRAQ

Siete agentes de información españoles, entre ellos el jefe, con tres años de experiencia allí, muertos en un ataque terrorista. cerca de Bagdad. Como es lógico, se sabe poco del suceso. Resulta doloroso que unos agentes de información se dejen cazar así, pero sin información no se puede opinar.

Zapatero ha reaccionado cumplidamente, solidarizándose con las víctimas y las Fuerzas Armadas. Se ha contenido, y no ha soltado su cantinela de la ONU y la ilegitimidad de la acción española allí. Lo que es un acierto político. Por ahora.
 

EL HOMENAJE A LAS VÍCTIMAS DEL FRANQUISMO

El PP se ha apartado, inteligentemente del homenaje maniqueo a las víctimas del fascismo, convertido en un aquelarre republicano y estúpidamente revanchista por los escasos asistentes. No estaba Carrillo. Conserva un mínimo de sensatez o vergüenza. Incluso se aplaudió una gracia de Anasagasti trastocando el parte final de la Guerra. Aplaudir al portavoz del separatismo es la demostración palmaria de que los participantes comulgaban con las peores locuras de la República desaparecida.







Este artículo proviene de Hermandad del Valle de los Caidos
http://hermandaddelvalle.org

La dirección de esta publicación es:
http://hermandaddelvalle.org/article.php?sid=4483