Altar Mayor - Nº 96 (14)
Fecha Sábado, 06 noviembre a las 22:36:15
Tema Altar Mayor


REVISTA DE LA HERMANDAD DEL VALLE DE LOS CAÍDOS
Nº 96 – Noviembre-Diciembre de 2004

Filatelia 2004
¡Santiago y cierra España!
Por Joaquín M. Pavón [1]

Decía don Miguel de Unamuno: «Los devotos peregrinos venían, al venir a Santiago, a España, y cruzando España, y no a Galicia; venían a visitar el sepulcro del patrón de España y no de Galicia sólo. “Santiago y cierra España” fue nuestra divisa medieval española; pero el cerrar Santiago España abría y rompía sus barreras interiores, fundía a sus pueblos todos en la lucha común contra la morisma».

La mezquita de Córdoba, convertida en Catedral por Fernando III al finalizar su segunda campaña, la más importante (1231-1236), ayudado por órdenes militares, está de moda. El último día de abril del año en curso el Vaticano anuncia que se muestra contrario a que la comunidad musulmana celebre el rito islámico en la catedral cordobesa. No es conveniente que en una capilla católica donde está el Santísimo Sacramento, se celebre ninguna plegaria de otra tradición religiosa.

Juan Pablo II visitó en el año 2001 la mezquita de los Omeyas de Damasco, que antes fue una basílica bizantina, «y no pidió celebrar allí», solamente se limitó a rezar ante el mausoleo de San Juan Bautista. Es necesario aceptar la historia y mirar hacia adelante.

Fernando III (1201-1252) fue un decidido continuador de la Reconquista, la que llegó a consolidar casi por completo, no dejando un solo mahometano en España que no se reconociera vasallo suyo. Fue muy activo en disuadir de sus errores a los herejes. Las campanas que Almanzor robó en Santiago y llevó a hombros de cristianos para la famosa mezquita donde sirvieron de lámparas, fueron recuperadas más tarde por el Rey Santo y devueltas a Compostela, esta vez a hombros de moros.

Por iniciativa del Gobierno de Zapatero se promueve le enseñanza de la religión islámica en las escuelas públicas españolas. Cultura islámica la que se quiera. De cultura cristiana ni en la Constitución europea. Esta propuesta del Gobierno de subvencionar y promover la religión islámica se contradice con la petición de que se retirasen todos los símbolos religiosos de los colegios públicos, que el propio Zapatero hizo el pasado octubre. Vivir pera ver.

¿Qué está pasando aquí? O nosotros estamos locos o no entendemos nada. En este caos, en este totum revolutum es tal el cúmulo de despropósitos que no sabemos por dónde empezar.

Sin Dios, sin moral y a lo loco. Si Dios no existe ¿por qué se blasfema? ¿Por que se injuria a la Santísima Virgen? Si ofendemos a Dios, en el fondo estamos proclamando su existencia, le estamos glorificando, porque no se habla de lo que no existe. ¿No será más bien que lo que se pretende es borrar a Dios de la faz de la tierra? ¡Qué ingénuos los que así piensan!

¿Cómo es posible que en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, con subvención oficial, se represente una «obra teatral» que atenta contra la religión católica? ¿Cómo en una democracia no se respeta la creencia de una gran mayoría? ¿Dónde está la libertad? ¿Se imaginan qué pasaría si ese título se cambia por el Dios de cualquier otra religión?

«Nuestro Dios es solidario de nuestras penas y sufrimientos, de nuestros desastres, de nuestros seguimientos falsos, pero Él sabe que en ese arriesgarnos, en ese equivocarnos vamos depurando nuestros oídos y lo reconocemos, lo vamos viendo más claramente. Dios actúa teniendo una infinita paciencia con nosotros. Dios actúa iluminando nuestro camino. enseñándonos que hay que seguir buscando la Puerta, que la promesa de un pasto que garantiza vida abundante está ahí cerca. Somos capaces de reconocer a le Voz de nuestro Pastor: vayamos y busquémosle. Ánimo» [2] .

Ítem más:

Ya se habla incluso hasta de poner en la declaración de la renta una casilla para el Islam.

«¿Qué clase de irresponsables ha copado los resortes del poder de la nación? Lo he advertido en estas mismas páginas y lo repito: vamos a costear las ikastolas bis, a mucha mayor escala y fomentando un conflicto religioso desde la Administración del Estado» [3] .

En actos institucionales donde asisten altas magistraturas del Estado se omite el himno nacional y se esconde la bandera roja y gualda, como se ha comprobado muy recientemente. Pero proliferan las republicanas ¡incluso en el vestuario de alguna señora asistente a la ceremonia de la Catedral de la Almudena! Según parece también aparecieron estas banderas en alguna ciudad española.

En el plano jurídico, el gobierno de talante liberal, mediante decretos, deroga las leyes aprobadas en Cortes.

Los obispos recomiendan a los padres que pidan clase de religión para sus hijos. He aquí algunas de sus razones:

  1. Comprenderán que creer en Dios y en Jesucristo ilumina las preguntas más profundas de la vida.
  2. Entenderán los valores y experiencias artísticas de la cultura.
  3. Aprenderán a respetar la dignidad de todos los hombres.
  4. Adquirirán una visión armónica del mundo y de la vida.
  5. Se capacitarán para ser constructores de una sociedad en paz.

El noventa por ciento de los padres españoles piden clase de religión para sus hijos. El actual gobierno con talante democrático dice que no. Lo políticamente correcto es abrazar le fe del ateísmo y la laicidad, que es la nueva religión que niega la libertad de conciencia.

En la Constitución alemana se declara la religión asignatura oficial en los colegios públicos; en consecuencia, la religión se fija en el plan escolar y sus calificaciones tienen el mismo peso que otras asignaturas para poder pesar a los cursos siguientes. Esto no significa que la religión sea obligatoria.

Diez horas de alta tensión en la Catedral de Barcelona, agentes antidisturbios en el altar, algunas carreras y golpes en la nave central. Bancos caídos, desorden y griterío. Sobrecogedor. Fue el final del encierro protagonizado por 1.500 inmigrantes mahometanos. ¿Se imaginan esta invasión por parte de españoles en una mezquita de un país islámico?

Y ahora nos vamos a Europa. Cesar Vidal: Europa está en crisis e inerme frente el Islam. La guerra que ha declarado el terrorismo islámico a Occidente es tan peculiar que no se opta por la política de le paloma o la del halcón, sino por la del avestruz. El historiador subrayó la tensión con una tradición de catorce siglos entre España y el mundo musulmán [4] .

Esto son algunos botones de muestra.

Cuando estábamos en éstas viene el Cabildo de Santiago y ¡zas! el Matamoros fuera de la Catedral. Las reacciones no se hicieron esperar. Vamos a extractar las secuencias cronológicas de algunos columnistas habituales de la prensa diaria:

1 de Mayo 2004: «Los ecos del 11-M han acelerado el retiro de la talla de Santiago Matamoros, decisión que ha sido adoptada por el Cabildo de la Catedral compostelana, para evitar las iras del mundo árabe en un momento de gran tensión. No es la única imagen de Santiago Caballero que se encuentra en le Basílica, pero al Cabildo le perece una de las más visibles. La pieza de José Gambino será trasladada al Museo de la Catedral y en su lugar se instalará otra obra del mismo autor, el Santiago Peregrino que preside la Sala Capitular. La seguridad no es la única razón del retiro del Matamoros puesto que ya se consideraba desde hacía tiempo que la pieza no era la más adecuada para representar el actual espíritu de le Iglesia» [5] .

2 de Mayo de 2004: «Todo encaja: a las pocas semanas del 11-M y cuando fragua la Europa constitucional de “Giscar Bocasa”, el cabildo compostelano retira la imagen de Santiago en la Batalla de Clavijo -de Santiago Matamoros como popularmente se le conoce- que recuerda la afirmación del Occidente cristiano y del Reino de Asturias -la batalla librada en La Rioja la dio Ramiro I- frente al reino musulmán que exigía el tributo de las cien doncellas al que había accedido el cobarde Mauregato. El llamado Voto de Santiago que se legitimó en Clavijo enriqueció a aquella mitra y al Camino y no fue anulado hasta la Constitución de 1812, cerrando así un gran ciclo. Como se ve, todo cuadra. Incluida la liquidación del europeismo secular –cristiano- ahora sustituido por el “collage” que agitan los amigos de Bokasa [se refiere a Giscar]. Pero ¿se imaginan ahora a los griegos echando abajo mismamente lo que queda del Partenón o la geometría de Euclides para no ofender a los cretenses? ¡Ay España, país de Mauregatos» [6] .

7 de Mayo 2004: «Nunca pudo imaginar el jinete del blanco caballo que él también sería retirado por orden superior, aunque la Iglesia Católica es muy dueña de ubicar o desubicar las imágenes de sus altares como mejor le plazca. Son problemas de la Iglesia que ésta afronta como estime oportuno, si bien el poner la otra mejilla -hasta eso debe tener un límite-, porque entre el espíritu de Cruzada -que obviamente hoy nadie defiende- y meter el multiculturalismo zascandil en las sacristías, hay un largo trecho y un amplio abanico de posibilidades. El pretexto aducido -no herir la sensibilidad de los musulmanes- se sostiene muy malamente y no logra convencernos de nada. Es grave el desmerengamiento general del país, y las pocas instituciones serias que nos van quedando -la Iglesia es una de ellas, claro- no pueden favorecer el desmadre» [7] .

7 de Mayo 2004: «La, retirada de Santiago Matamoros. ¿Habrá que devolver el llamado pendón de Las Navas de Tolosa, que en realidad es la puerta de la tienda de "Miramamolín" y se exhibe en el Monasterio de las Huelgas como recuerdo de la decisiva victoria?  Pablo VI nos dejó un notable y en su día discutido antecedente: entregó a Turquía las banderas conquistadas en Lepanto por don Juan de Austria. Se argumentó entonces que tiene que ver poco o nada la Turquía actual con las de Selím II; y por otra parte cabe suponer que no se respetó la voluntad del donante. Menos mal que no se le ocurrió a ningún “monseñorino” abolir la fiesta del Rosario instituida en recuerdo de aquella batalla naval, “la más alta ocasión que los siglos vieron”, que dio cierta tranquilidad a Europa. Juan Pablo II no parece animado del mismo espíritu que Pablo VI; tiene acreditado carisma de intrepidez. Se ha publicado que ha negado el uso de la Catedral de Córdoba a los musulmanes y que les pide que respeten la historia. En los últimos años el Islam ha sembrado mezquitas en toda España; la principal en Madrid fue inaugurada con asistencia del Rey. ¿Ha sido autorizada la construcción de algún templo cristiano en los países árabes?» [8] . ¿En los tratados de España con el mundo islámico existe la misma reciprocidad de ser subvencionada la religión católica y de fomentar su presencia en los colegios y en los medios de comunicación?

11 de mayo 2004: «Alguien tendrá que explicarles a los señores canónigos de le Catedral de Compostela que si fuera cierto que Santiago Apóstol estuvo en Clavijo descargando mandobles sobre la crisma de los infieles, no habría quedado ningún soldado de Mahoma para contarlo. Claro está que lo de Santiago Matamoros, guerrero en las luchas de la Reconquista, con espada en alto, jinete en su caballo blanco, metiéndose bizarramente por entre la morisma y haciendo estragos en sus ejércitos fue una manera de alentar y dar ánimos y fuerza a las tropas cristianas. Por otra parte, no está mal conservar esa imagen y no desterrarla de la preciosa catedral. Hasta allí llegó Almanzor en busca de la tumba del Santo, y cuenta la historia o la leyenda, que en aquel tiempo andaban juntas y confundidas la una con la otra, que el propio Almanzor encontró a un viejo fraile que la guardaba. El moro ilustre ni mató al fraile ni robó la tumba, que es la de Santiago en la creencia más que en la realidad. Dicen que al terrible musulmán, azote de cristianos, le dio por pensar que el destrozo material de los símbolos, no desarraiga las creencias, sino todo lo contrario: las ensalza y eterniza. Y en eso bien pudiera ser que tuviese toda la razón» [9] .

13 de Mayo de 2004: «Parece que contra la representación conocida y divulgada  del Apóstol Santiago, el hijo de Zebedeo, se alían, desde hace años, el clero integrista y lo más granado del clero progresista; pues a una actitud integrista obedece la del párroco de cierta localidad asturiana que pretendió retirar a Santiago del templo porque no quería animales en la iglesia. La Iglesia, que tantas veces se pasó de conservadora, ahora se está pasando de “progresista”. Y todas las iras progresistoides van a caer sobre el pobre Santiago Matamoros. El cabildo compostelano quiere olvidar la Historia: no hubo ocho siglos de lucha contra el moro. No entiendo porqué últimamente han de ceder siempre los mismos: porqué en España sólo tienen “sensibilidad” los islamistas y los separatistas, y en cambio a nadie se le ocurre decir que un verso violento y brutal de “Los segadores”, el himno de los catalanes, constituye una amenaza y una ofensa contra los españoles. En la Edad Media, el sepulcro de Santiago era lo opuesto a La Meca. No podemos renunciar a él porque así lo exijan los convencionalismos de lo “políticamente correcto”. Sin Santiago ¿qué sentido van a tener las peregrinaciones? ¿Sólo turismo? El turismo también merece una cierta dignidad» [10] .

16 de Mayo de 2004: «El hecho neto es que la historia reunió profundamente a Santiago y a España y que así han estado siglos, siendo una y la misma cosa en realidad; y, de repente, y nada menos que en Santiago de Compostela, que venía siendo como recapitulación de lo que llevo diciendo, han deshinchado su imagen con las razones de que la representación clásica del Apóstol con el moro vencido entre las patas de su caballo podría herir la sensibilidad de los árabes que la vieran; lo que es una razón que, sin apurar mucho las cosas, podríamos decir que seguramente vale igualmente para prescindir de la granada en el escudo nacional de los Reyes Católicos y los que han venido detrás, porque significa, al fin y al cabo, lo mismo: la victoria final de los cristianos en su lucha por recuperar la España invadida. Cuando uno ya no sabe lo que se debe a sí mismo y a los demás, cuando se desvanece la noción de la cualidad humana y la fuerza para guardar las distancias, entonces el caos está ante la puerta. Cuando para salvaguardar unas comodidades materiales, toleramos que la insolencia se nos acerque demasiado, entonces ya hemos capitulado, ya hemos permitido que la marea del caos irrumpa por el lugar del dique en el que se nos había apostado, y nos hemos hecho culpables respecto de la totalidad» [11] .

Finalmente algunos párrafos de la ofrenda que hace al Apóstol Santiago el Rvdo. P. Manuel Folgar, de la Diócesis de Santiago de Compostela:

«Señor Santiago: No me causa ninguna extrañeza la decisión de retirar al museo cetedralicio de Santiago de Compostela tu imagen de Santiago Caballero. A estas alturas aquí abajo estamos totalmente inmunizados como para asombrarnos de cierto tipo de decisiones tomadas por determinadas elites intelectuales reinantes en la clarecía. Puedes creerme que hace ya dieciocho años comentábamos amigablemente algunos seminaristas ante la fechada del Obradoiro, que visto el rumbo tomado, tus paseos a caballo tenían los días contados. Varias veces he visitado el muro de las Lamentaciones en Jerusalén y jamás me sentí ofendido por tener que cubrirme con la kippah, otras tantas he visitado mezquitas en las que me he tenido que descalzar, tampoco me sentí herido por ello. No se me ocurriría montar una cruzada para que Santa Sofía de Constantinopla nos fuese inmediatamente devuelta, ni tampoco organizar un boicot contra las librerías que venden el Cortan hasta que los suras ofensivos hacia el cristianismo sean borrados de inmediato. No puedo menos que pedir el mismo respeto, compresión y tolerancia hacia lo mío. Dale gracias a Dios de mi parte querido Apóstol por estar y sentirme vivo. Espero no haberte importunado, aún subiendo que estás tan ocupado este año, pero tenía necesidad de presentarte mi ofrenda. Tampoco nadie se ofende, porque el final es sólo eso, la ofrenda de un pobre cura de aldea. Ah, y no te sorprendas si en breve también a los que así pensamos nos encierran como a ti en un museo, ganas seguro que no faltan».

El Islam es una amenaza evidente contra Europa. Occidente no puede bajar la guardia. Ciertamente el islamismo nos ha dejado, durante los siglos de su presencia aquí, arte, transmisión de otras culturas, etc., pero no es menos cierto que como tal creencia nunca tuvo arraigo en el solar hispano, ni tampoco como cultura socialmente asumible.

A pesar de todo lo expuesto, creemos que los valores cristianos van a coger una fuerza extraordinaria durante los próximos años en Europa, por razones históricas y también porque los ciudadanos que la componen son cristianos en su mayoría. Los valores más importantes de Occidente que aparecen en las declaraciones y convenciones internacionales se consolidan gracias al cristianismo.

Querido Patrón Santiago: Este Año Santo Jacobeo lo tienes crudo. El enemigo está dentro.

Cuando este artículo salga a la luz probablemente el Cabildo haya rectificado y, entonces, humildemente le pediremos perdón; caso contrario, con nuestro voto de censura, le dedicaremos el popular refrán asturiano que reza así: «Si el cura anda a cereces qué farán los feligreses», o dicho de otra forma más académica por el Cardenal Arzobispo de México monseñor Ernesto Corripio (hace 25 años), refiriéndose a los curas guerrilleros de Hispanoamérica: «Zapatero a tus zapatos. Sacerdote, a tus quehaceres ministeriales...».

Y punto final.
 


[1] Joaquín M. Pavón, cursó estudios en la Escuela Social y en la Facultad de Derecho de la Universidad de Oviedo y se diplomó en Derecho Comunitario Europeo en la Politécnica de Madrid. Ha colaborado en diferentes diarios y, siendo gran aficionado a la filatelia, con ocasión del Año Compostelano de 1999 publicó el libro La ruta jacobea en la filatelia

[2] ARNÁIZ ECKER, Juan José, s.c.j.: revista Alba Misionera. Abril-Mayo 2004.

[3] Fanjul serafín Catedrático de Literatura Árabe de la U.A.M. ABC 7-7-2004.

[4] La Nueva España, 18-6-2004.

[5] MartÍnez, Ana: ABC, pág. 54.

[6] Neira,Javier: La Nueva España, pág. 2.

[7] Fanjul, Serafín: ABC, pág. 3.

[8] Gamazo Rico,Rufo: La Nueva España, pág. 36.

[9] Campmany, Jaime:  ABC, pág. 7.

[10] García Noriega, J. I.: La Nueva España, pág. 7.

[11] Jiménez Lozano, José: ABC, pág. 3.









Este artículo proviene de Hermandad del Valle de los Caidos
http://hermandaddelvalle.org

La dirección de esta publicación es:
http://hermandaddelvalle.org/article.php?sid=4672